De silla a booster, ¿cuándo hacer el cambio?

De silla a booster, ¿cuándo hacer el cambio?

Hay cinco preguntas que debes contestar para saber si tu hijo ya es “niño grande” y puede dar el paso al booster.

Cuando entras al fascinante mundo de la paternidad, te das cuenta de un sinfín de aspectos que debes tomar en cuenta para que tu bebé viaje seguro. El primero es la elección de una buena silla, esta la usarás prácticamente desde el momento en el que salen del hospital.

Muchas carriolas vienen equipadas con el famoso “huevito” y la base para colocarlo en el carro, de ahí seguirá la segunda etapa, ya sin este huevito pero ojo siempre orientada hacia atrás. Esta posición debe mantenerse hasta que el bebé alcance la altura y el peso máximos establecidos por el fabricante del asiento.

Hasta hace no mucho tiempo los padres solían orientar la sillita mirando hacia adelante una vez que el retoño cumplía 1 año de edad, no obstante, en 2011, la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés), cambió su recomendación luego de realizar una investigación en la que se demostró que los niños menores de dos años que viajan en asientos orientados hacia la parte de atrás del auto, tienen 75% menos de posibilidades de fallecer o de resultar heridos en caso de un accidente automovilístico.

Los niños muy pequeños son más propensos a lesiones en la cabeza y la espina dorsal, porque sus huesos y ligamentos aún están en desarrollo. Sus cabezas son también proporcionalmente más grandes que sus cuellos, así que su sistema de soporte estructural es poco firme. Las sillas orientadas hacia atrás brindan la mejor protección para la cabeza, el cuello y la espina dorsal, y previene que la cabeza del bebé salga disparada hacia el frente en caso de un accidente.

¿Cuándo conviene cambiar?

En el momento en el que tu niño sobrepase el límite de peso y estatura de su asiento orientado hacia atrás, tienes la opción de cambiarlo a un asiento convertible, que permita un mayor peso y estatura.

Así que por más incómodo que parezca tu hijo en un asiento infantil orientado hacia atrás, esta es la posición más segura.

El paso al booster

Cuántas veces has oído el famoso “ya soy grande”. Aquí analizaremos si realmente lo es como para dar el paso hacia el uso de un booster.

Lo primero que debes saber es que la mayoría de los niños necesitan viajar en una silla booster aproximadamente a partir de los 4 años y hasta por lo menos los 8-10 años.

Si tu niño no está usando un booster, responde las siguientes preguntas así te darás cuenta de si está listo o no para usarlo.

A este cuestionario se le llama “La Prueba de 5 Pasos”

1.- ¿Se sienta el niño completamente contra el respaldo del asiento del carro?

2.- ¿Se doblan cómodamente las rodillas del niño a la orilla del asiento del carro?

  1. ¿Cruza el tirante de hombros entre el cuello y el brazo?
  2. ¿Está el cinturón de cadera colocado lo más bajo posible, tocando la parte superior de las piernas?
  3. ¿Puede mantenerse el niño sentado así durante todo el viaje?

Si respondes “no” a cualquiera de estas preguntas, tu hijo necesita un booster  que haga que los cinturones de cadera y hombro se ajusten bien para una mejor protección en caso de un choque. Además, viajará más cómodo.

Otras consideraciones

No olvides que el asiento trasero es la parte más segura del carro para todos los pasajeros.

Estudios recientes muestran que los niños deberían viajar en el asiento trasero hasta que cumplan 15 años.

Los niños que viajan usando los cinturones de seguridad del vehículo en lugar de hacerlo en boosters tienen 59% mayor probabilidad de sufrir lesiones devastadoras, incluyendo graves daños al cerebro, el hígado, el bazo y la columna.

Recuerda que los asientos y cinturones del auto son diseñados para cuerpos adultos. La ventaja del booster es que mantiene el cinturón de cadera en la parte superior de los muslos y el tirante del hombro centrado en el hombro y el pecho.

Otro punto importante a considerar es que si tu vehículo solo tiene cinturones de cadera en el asiento de atrás jamás debes usar un booster. Aunque se ha requerido desde 1989 que los autos tengan dos tirantes de hombro en el asiento trasero, muchas familias tienen autos con cinturones de cadera únicamente en el asiento del centro o autos más antiguos que no tienen cinturones de hombro en el asiento trasero.

Toma en cuenta estas recomendaciones antes de dar el paso tan importante para tu “niño grande”, recuerda que lo más importante desde que nace es su seguridad a bordo de un vehículo. Aprovechemos los avances que hay en esta época al respecto.

Rita Segura

Comunicóloga especializada –y apasionada– de los medios impresos y electrónicos.

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".

¿Qué opinas?