Cómo usar las luces en la noche de manera eficaz

Cómo usar las luces en la noche de manera eficaz

Está a punto de comenzar el Horario de Invierno, y aunque “recuperas” tu tan anhelada hora de sueño, lo cierto es que al salir del trabajo ahora ya será de noche. Dominar algunos aspectos de la conducción nocturna hará que tanto tú como los demás conductores lleguen con bien a casa, conoce los consejos que SEAT brinda al respecto.

Quizá eres de los que prefiere hacer tiempo en la oficina para evitar el tráfico así que prácticamente todos los días recorres importantes trayectos en la noche, a pesar de que hay menos cantidad de vehículos, también se producen accidentes automovilísticos. En situaciones de poca visibilidad, es importante saber utilizar la iluminación de nuestro vehículo. Maite París, responsable de Faros de SEAT, explica cómo usar las luces de forma eficaz:

  • Luces altas. Su uso se limita a vías interurbanas con poca visibilidad, pero “muchos conductores no utilizan estas luces por temor a deslumbrar a otro vehículo. Por eso es muy útil el asistente de luz de carretera”, explica la experta. Un sistema de este tipo detecta la presencia de vehículos en ambos sentidos y cambia de luces altas a bajas automáticamente según las circunstancias, ganando en comodidad y seguridad.

 

  • Imagina vivir seis meses en la oscuridad, pues así vive la población noruega de Rukan, el lugar del mundo con menos claridad. En zonas como ésta, utilizar las luces vehiculares es obligatorio las 24 horas. En cambio, en países como España, el uso de las luces bajas se limita a la noche o durante el día en situaciones de poca visibilidad. Por ejemplo, dentro de un túnel o bien con lluvia densa. También se deben emplear si se circula por un carril reversible. En estas situaciones, la opción ‘Auto’ “contribuye a una conducción de confort, ya que activa las luces de forma automática”, asegura esta ingeniera.

 

  • La incorporación de los LED en los autos ha sido uno de los avances más importantes de la industria en los últimos años, ya que son más rápidos y seguros, al usarlos no solo hemos ahorramos en consumo y ganado en confort, sino que también mejoramos la seguridad. Este tipo de iluminación se parece más a la luz diurna que la que emite una lámpara halógena. También responde 150 milisegundos más rápido que una lámpara de incandescencia. Esto significa que, circulando a 120km/h, el LED de un piloto de freno se activaría 5 metros antes. Además, están pensados para durar toda la vida del vehículo, sin que sea necesario cambiarlos.

  • ¿Cuándo encender las luces antiniebla. Activar las luces antiniebla traseras cuando llueve ligeramente es, sin duda, un error común, sin embargo, “solo se deben encender en una situación de poca visibilidad, con precipitaciones o niebla muy intensas”, aclara la experta de SEAT. Su mal uso puede provocar que deslumbremos a otros conductores. En caso de disponer de antiniebla delanteras, se podrán activar “en casos de poca visibilidad, como pueden ser lluvia intensa o muy intensa, niebla, nieve o nubes de polvo o humo. También en carreteras estrechas y con muchas curvas”.
  • La más discreta de todas: aunque la luz de cortesía no está prohibida, “es recomendable no usarla durante mucho tiempo para prestar la máxima atención a la carretera”, explica Maite París. “Es como cuando vamos al cine”, compara esta ingeniera: “Para estar concentrados en la película, necesitamos máxima oscuridad a nuestro alrededor”.

También es importante que revises si los faros de tu auto están bien alineados para que iluminen donde deben hacerlo, muchas veces vamos iluminando los árboles y no el camino. Pide que lo hagan en la agencia, ellos tienen las condiciones y herramientas necesarias para lograrlo.

Otra cosa, si tus faros están amarillentos o rayados, llévalos a pulir y a limpiar, no es muy caro hacerlo.

Siguiendo estas recomendaciones viajarás más seguro y la convivencia con los demás conductores será mucho más armoniosa. ¡Disfruta el manejo nocturno!

Sobre 

Comunicóloga especializada –y apasionada– de los medios impresos y electrónicos.

¿Qué opinas?