A prueba KIA SOUL SX, tan único como tú

A prueba KIA SOUL SX, tan único como tú

Estamos frente a un vehículo que sale de lo convencional en términos de diseño exterior, multipremiado por la seguridad que ofrece y reconocido como el mejor vehículo compacto en relación con su precio.

Definido por la marca como un Mini SUV, el SOUL es uno de los vehículos más icónicos de KIA. Desde su lanzamiento en nuestro país en 2016 ha logrado posicionarse en el mercado mexicano para ocupar una posición privilegiada. Inició con únicamente tres versiones, hoy en su segunda generación, está disponible en cinco, que varían por supuesto, en equipamiento no así en seguridad, dejando claro que éste es un tema prioritario para KIA.

A prueba

Uno de los aspectos más destacables del KIA SOUL sin duda es su versatilidad, igual puede ser el vehículo familiar que te permite colocar las sillas del bebé, o el preferido por un soltero con un estilo de vida deportivo y aventurero. La versión evaluada fue la tope de gama, es decir, la SX con motor turbo de cuatro cilindros y 1.6 litros que otorga 201 hp, lo que le permite responder adecuadamente cuando se requiere un arranque potente y controlado. El complemento ideal a esta motorización es la transmisión DCT de doble embrague y siete velocidades ya que ayuda a que no exista pérdida de potencia y a optimizar el consumo de combustible, que en ciudad fue de hasta 10.5 km/l.

Manejo y comodidad

El KIA SOUL es un vehículo cómodo, los asientos, forrados en piel y tela con pespuntes a tono de la carrocería, cuentan con soporte lumbar haciendo más cómodos los trayectos. La altura del asiento se puede regular, opción ideal para quienes gustamos de manejar un poco más elevados para lograr tener una mejor visibilidad del camino. Cuenta con un techo panorámico que definitivamente aporta a la experiencia de manejo. Su pantalla táctil multimedia de 8″ muestra la información requerida para conectar el smartphone ya sea mediante Android AutoTM o Apple CarplayTM con gran facilidad. Los controles del radio, llamadas, Cruise Control y modos de conducción (Normal, ECO) se encuentran en el volante forrado en piel, igualmente con pespuntes a tono de la carrocería, lo que le brinda el toque deportivo.

Cuenta con llave inteligente con sensor de proximidad que despliega los espejos laterales, y botón de arranque, que permite poner en marcha el vehículo rápidamente sin perder tiempo en buscar las llaves en el bolso.

Otra de las grandes sorpresas del KIA SOUL es su espacio interior, el adecuado para que tanto el conductor como los pasajeros viajen cómodamente, mientras que el espacio de la cajuela ha sido optimizado: cuenta con un organizador debajo de la tapa para llevar cosas más pequeñas y dejar el resto del espacio para objetos más grandes, además, en caso de requerirse, los asientos son abatibles aumentando considerablemente el espacio de carga.

 

Seguridad

Como comenté líneas arriba la seguridad es uno de los aspectos que más ha cuidado KIA en cada uno de sus vehículos y éste no es la excepción, cuenta con un sistema de 6 bolsas de aire para el conductor, pasajeros y de cortina, que además de ser efectivo ayuda a reducir daños en colisiones laterales.

También ha sido equipado con sensor de punto ciego, sensores y cámara de reversa –excelente auxiliar al momento de estacionar la unidad–, también cuenta con asistente de arranque en pendientes (HAC).

Conclusión

KIA SOUL es un vehículo que definitivamente rompe esquemas en su segmento, que sorprende por su nivel de equipamiento, comodidad y seguridad, algo que en definitiva nos permite comprobar por qué ha sido multipremiado y brinda un alto valor por tu dinero.

Otros aspectos destacables:

  • Rines de aluminio de 18”
  • Faros delanteros de xenón con ajuste automático de nivelación para conducción nocturna
  • Luces diurnas LED

Precios y versiones

LX T/M 1.6 l $262,900

LX T/A 1.6 l $282,900

EX T/A 2.0 l $327,900

EX PACK T/A 2.0 l $358,900

SX Turbo DCT 1.6 l 7V $407,900

 

 

 

Sobre 

Comunicóloga especializada –y apasionada– de los medios impresos y electrónicos.

¿Qué opinas?