Peel P50

Peel P50: un coche de récord Guinness

La década de los 60 en Europa continuó siendo un proceso de recuperación económica de los estragos de la Segunda Guerra Mundial. Muchos fabricantes por lo tanto partieron a producir sus vehículos lo más...

/julio 2, 2021

La década de los 60 en Europa continuó siendo un proceso de recuperación económica de los estragos de la Segunda Guerra Mundial. Muchos fabricantes por lo tanto partieron a producir sus vehículos lo más pequeños y baratos posibles. Y en cuanto a oferta, nadie cumplió esa hazaña mejor que el Peel P50. 

Originario de la Isla de Man al norte del Reino Unido, esta pequeña compañía se tomó muy literal el objetivo de fabricar un coche súper compacto. Al día de hoy se fabrica actualmente. ¿Pero cómo empezó todo? Conozcamos su historia en este #ViernesVintage

Una compañía contra todo

A pesar de su introducción en los sesenta, la historia del Peel P50 comienza desde una década atrás. Peel Engineering Limited, una compañía con apenas 40 empleados y una historia apenas en desarrollo, fue la que se aventuró por idear un coche completamente distinto. 

La empresa que antes se dedicaba a producir partes en fibra de vidrio para motocicletas y en algunas ocasiones motores para barcos, adquirió un motor de un solo cilindro proveniente de un a motocicleta DKW con 49cc. De ahí, el objetivo era producir un vehículo funcional. 

Reconociendo inmediatamente las limitaciones así como la experiencia adquirida en la construcción de un chasís ligero mediante fibra de vidrio, la decisión estaba clara. Para competir en el mercado demandante por vehículos ligeros y baratos así como lo que se tenía a la mano, la estrategia sería construir un coche tan ligero como fuera posible. 

La austeridad económica y la demanda por micro-coches ya existía. Ejemplos como el Mini clásico, el Fiat 500 o incluso absolutos miniaturas como el BMW Isetta, estaban en el mercado. Sin embargo, Peel quería llevar los límites más allá. Un coche que fuera incluso más pequeño que cualquiera en oferta. Y vaya que lo lograron. 

El más grande récord de los automóviles más pequeños

El Peel P50 con su introducción en el año de 1962 aún mantiene el récord Guinness del coche de producción más pequeño en la historia. Esta criatura mide tan sólo 1.3 metros en longitud y 991 milímetros de ancho. Con su peso de 59 kilogramos, un adulto era capaz de levantarlo como carrito de súper y llevarlo a donde quisiera. 

Y sinceramente, a veces no tenía opción. El coche contaba con una caja manual de apenas 3 velocidades. Entre ellas, no tenía reversa. Pero por su peso ligero, el conductor podía simplemente tomarlo por una agarradera en la parte trasera para jalarlo y acomodarlo correctamente. 

Fotografía de Wikipedia Commons

Equipado con una sola puerta del lado izquierdo del vehículo, naturalmente solo cabía en él un solo pasajero. Además, no existían comodidades interiores. No hay radio, no hay aire acondicionado, no hay sistemas de protección en ningún lado. Ni siquiera hay cinturones de seguridad. Lo máximo que se tenía era un solo faro al frente y un limpiador de parabrisas. 

Con un costo aproximado de 8,500 dólares americanos actuales, el P50 venía en tres colores solamente: blanco, rojo y azul. Como campaña publicitaria para promocionarlo, se llevó al tope de la Blackpool Tower en un elevador sin problema y manejo a lo largo del observatorio. 

Ficha técnica Peel P50:

  • Años de producción: (1962-1965)
  • Motor: DKW un cilindro de 49.2 cc
  • Potencia: 4.2 caballos de potencia. 
  • Velocidad máxima: 61 kilómetros por hora (aproximado)
  • Transmisión manual de 3 velocidades; sin reversa. 
  • Consumo medio de gasolina: 42 kilómetros por litro.

El Peel P50 con todas sus limitaciones permaneció unos años dentro de producción. Incluso se habló de un prototipo en forma de scooter con una sola rueda adelante y dos atrás que se planeaban a futuro. 

Interior del Peel P50

¿Fue exitoso toda esta planeación? Ustedes me dirán. Solamente 47 Peel P50 se vendieron en el Reino Unido antes de retirar la oferta. Sin embargo, de estos 47 ejemplares solamente quedan 27 en existencia y uno de ellos se vendió en subasta por una cifra sorprendente de 176,000 dólares. Sin duda, su legado en el mundo automotriz se ha preservado. 

Iteraciones modernas

Para el año de 2010, la compañía resucitó el Peel P50. En cuestiones externas, el coche es virtualmente idéntico al original. Se preservan las mismas dimensiones y equipamiento interno. 

Sin embargo, las mejorías vinieron en un nuevo motor de 49 cc pero ahora con 3.35 caballos de potencia. Se actualizaron la suspensión, el manejo, la suspensión y se adaptó esa tan necesitada velocidad de reversa en su caja manual. Por si fuera poco, la compañía ahora mismo produce también una versión eléctrica con 3.08 caballos de potencia que llevan al coche a 45 kilómetros por hora. 

Peel P50 moderno
Fotografía de Autocar.co.uk

El vehículo original continúa con su estatus como vehículo que puede usarse de forma legal en las calles de Inglaterra. Además, los coches han sido importados a lugares como Finlandia y Holanda para promover las nuevas formas de movilidad, sobre todo en su presentación eléctrica. 

Incluso llegaría la versión Trident con su distintivo vidrio redondo en forma de burbuja para complementar la demanda en los Estados Unidos. Al día de hoy, el interés sobre el coche original se preserva. Sin embargo, es posible pensar que más adelante otros fabricantes se unan a producir vehículos ultra compactos para las calles tan ocupadas de hoy en día. 

Continúa en #ViernesVintage para más historias de coches clásicos

Visita nuestro canal de Youtube para nuestras pruebas en video

Comentarios


Ir a la barra de herramientas