Fiat 500 1957
,

Fiat 500: desde Italia con amor

Podemos quedarnos a platicar horas acerca de cuál es el vehículo italiano por excelencia. No obstante, no creo que exista ningún modelo que haya superado expectativas a nivel global tanto como Fiat 500. El...

/abril 5, 2021

Podemos quedarnos a platicar horas acerca de cuál es el vehículo italiano por excelencia. No obstante, no creo que exista ningún modelo que haya superado expectativas a nivel global tanto como Fiat 500. El cinquecento representa simplemente uno de los rostros más reconocibles dentro de la industria automotriz. 

Este #ViernesVintage te contamos la historia del italianísimo coupé de dos puertas que después de sobrevivir un periodo complicado, gracias a su bello diseño y practicidad al día de hoy sigue siendo parte de la oferta en Fiat e incluso sirvió como base para modelos como Ford Ka

El antes y el después

Para entender Fiat 500 es necesario remontarse a 1936 con su principal predecesor: Fiat 500 Topolino. El nombre significa “ratoncito” y hace honor al principal propósito con el que fue pensado; es decir, crear un carrito lo más económico y pequeño posible. 

Fiat 500 Topolino 1936
Fotografía de Car and Driver

Los planes cambiaron de manera abrupta cuando la Segunda Guerra Mundial devastó gran parte de no solamente Italia sino el continente europeo. La situación crítica del país obligó a repensar el Topolino. Por lo tanto, con un cambio de nombre a 500C, el coche cumplía ahora con requisitos post guerra: un coupé de dos puertas súper práctico y con quemacocos además de una versión estilo vagoneta. 

Todo se mantuvo muy similar durante un tiempo hasta 1957 donde coincidió el arribo del famoso Vochito quien comenzó a popularizar la tendencia poco común de llevar el motor a la parte trasera. Entre las marcas que adoptaron este diseño, Fiat fue una de ellas (junto con Mini Clásico) y ese mismo año lanzaría el primer ejemplar de Fiat 500. 

Fiat 500C Topolino 1950
Fotografía de www.thornleykelham.com

Ficha técnica Fiat 500 (1957):

  • Años de fabricación: 1957 – 1975 (modelo original)
  • Motor: 2 cilindros de 479 cc
  • Potencia: 13 HP
  • Velocidad máxima: 85 kilómetros por hora
  • Transmisión manual de 4 velocidades
  • Consumo medio de gasolina: No especificado

A pesar de medir apenas 2.97 metros de largo y contar con un motor de apenas dos cilindros, los italianos se maravillaron de inmediato con el coche porque era sorprendentemente práctico y espacioso al interior. 

Con su diseño obra de Dante Giacosa, este pequeño vehículo no sólo era increíblemente barato de mantener sino que fue creado con los duros caminos italianos en mente. Se considera por lo tanto como el primer ejemplar que podía otorgar un manejo en ciudad confortable y además llevarlo a caminos de tierra sin mucho problema, todo mientras no fueras a cruzar los Alpes. 

Fiat 500 Anuncio

Principalmente vendido en una carrocería coupé de dos puertas, pronto llegarían más cuerpos para Fiat 500 incluyendo una versión semi convertible, una vagoneta de 8 puertas y una furgoneta de 3 puertas. 

Curiosamente las características de cinquecento siempre ubicadas dentro del espectro italiano, significaba que Fiat nunca se imaginó que el coche tendría resultados fuera de su país de origen. Pero vaya que estaban equivocados. A pesar de ser ensamblado exclusivamente en Turín, Desio y Termine Imerese; Fiat 500 pasaría a ofertarse dentro de la gran mayoría del continente europeo con éxito sobresaliente. 

Interior Fiat 500 1960

La evolución en los modelos de cinquecento

El primer ejemplar de Fiat 500 se le conoció como Nuova 500 y es el modelo que platicamos con el motor de dos cilindros. La particularidad de esta versión venía dentro de un techo de tela que podía doblarse.

Otro distintivo eran sus “puertas de suicidio”, que en realidad solo quiere decir puertas que abren en dirección opuesta a las convencionales. El nombre quizá alarmista de este estilo refleja el aumento de peligro de caída o succión del pasajero si la puerta llegase a abrirse con el coche en movimiento. 

De ahí, al año siguiente llegó el modelo Sport que ofrecía un motor ligeramente más potente, ahora de 499.5 cc de 21.2 caballos de potencia y una velocidad tope de 105 kilómetros por hora. 

El vehículo permaneció sin cambios hasta 1960, cuando llegó el 500D. Con una estética virtualmente idéntica, tenía dos diferencias claves. Primero que nada, aumenta el tamaño del motor nuevamente produciendo ahora 17 caballos como estándar. Y segundo, el techo era ligeramente distinto. 

Fue este mismo año que observamos la introducción de su versión estilo vagoneta apodada 500 Giardiniera que irónicamente es la versión de Fiat 500 más longeva en su historia con una producción total de 8 años ininterrumpidos. La diferencia estaba que el motor seguía en la parte trasera pero debajo de un panel para no estorbar la capacidad de cajuela. 

Fiat 500 Giardiniera
Fotografía de Wikipedia Commons

Derivaciones de 1965 en adelante

La siguiente iteración de Fiat 500 se le conoció como F o Berlina. Producida desde 1965 hasta 1973, esta versión parte directamente desde la versión D. Sin embargo puede distinguirse por sus parachoques y la posición de las manijas de las puertas para acomodar mejor a las puertas de suicidio. 

El 500L o Lusso, puesto en venta en 1968, consistía en una versión mejor terminada sobre todo en el interior de Fiat 500. Como resultado, el coche era 6 centímetros más largo y contaba con placas de Lusso al exterior así como un interior totalmente distinto. 

Fiat 500 Lusso 1971
Fotografía de Wikipedia Commons

La última encarnación como tal del cinquecento se le llamó el modelo R o Rinnovata. Contaba con el mismo motor de 596 cc del Fiat 126 pero con un poco de mayor torque que le daba una mejor entrega de poder. Además, era más cómodo y todavía mejor equipado que Lusso. 

Modelos deportivos, retirada y resurgimiento

Fiat 500 destacó a lo largo de su producción gracias a su asociación con Abarth y Giannini, dos compañías italianas dedicadas primordialmente a la producción de vehículos de pista. 

Todos los modelos fueron supervisados por Carlo Abarth y solamente de produjeron 1000 ejemplares de esta colaboración. Mientras que la versión súper exclusiva Fiat Abarth 695 SS se cree que solo quedan 150 ejemplares en existencia. 

Fiat Abarth 695 SS

Estos vehículos contaban con el distintivo en logos y emblemas así como la presencia evidente del logo Abarth en la parrilla así como a los lados. Por supuesto, procediendo de una firma deportiva, la potencia fue aumentada a 37 caballos de potencia y alcanzaba hasta los 140 kilómetros por hora en un coche de un peso poco mayor a 600 kilogramos. 

Fue con este icónico modelo especial que Fiat 500 eventualmente se despidió de la línea de producción en 1975. Sin embargo, en mayo de 2006 la marca anunció de manera sorpresiva la resurrección del icónico modelo preservando no sólo su minúsculo tamaño sino también su estética retro. 

El nuevo modelo pasó a fabricarse en Tychy en Polonia y más adelante también llegaría a Toluca en nuestro país. Al día de hoy, Fiat 500 continúa produciéndose y sigue siendo una de las mejores opciones en el mercado para cualquiera que busque un automóvil ultra compacto.  

Visita #ViernesVintage para más historias de coches clásicos

Continúa con nuestro canal de Youtube para nuestras pruebas en video

Comentarios


Ir a la barra de herramientas