Mini Clásico 1959
, ,

Mini Clásico: el sueño hecho realidad

Otro de los vehículos que tenemos tatuados en la mente es el Mini Clásico que es simplemente la mejor demostración de innovación en un paquete compacto. Fabricado desde sitios como España e Italia, hasta...

/febrero 11, 2021

Otro de los vehículos que tenemos tatuados en la mente es el Mini Clásico que es simplemente la mejor demostración de innovación en un paquete compacto. Fabricado desde sitios como España e Italia, hasta la extinta Yugoslavia y el continente americano, no es de sorprender su estatus tan codiciado a nivel mundial. 

Este #ViernesVintage damos un viaje en el tiempo a épocas de crisis que nos trajeron un vehículo amado por todos y, personalmente, otro de los coches que me encantaría tener en mi colección, aparte del modelo a escala que tengo en mi cuarto. 

Si vas a hacer algo, hazlo bien

Mini Clásico es obra del fabricante British Motor Corporation, quien durante la década de los 50, buscaba competir dentro del mercado subcompacto. Como todas las grandes invenciones, ésta nació gracias a la necesidad. 

La Gran Bretaña estaba sufriendo en esas épocas debido a la crisis petrolera de Suez, además de que la región apenas se estaba recuperando de la Segunda Guerra Mundial. 

El coche pequeño y económico era la preferencia de las familias. Durante esa época los coches burbuja fabricados por BMW así como el sensacional Fiat 500 estaban dominando el mercado. Sin embargo, al ser vehículos importados, no solo afectaba al precio para el público sino que traerlos a terreno británico probaba ser complicado. 

Sin embargo, Leonard Lord, el entonces jefe de BMC, no estaba impresionado. Supuestamente, detestaba los vehículos compactos de la competencia y por lo tanto, se puso la misión de reinventar el coche personal. 

Leonard Lord inspecciona un Mini Clásico
Fotografía de TheClassicCars.com

¿Las condiciones? El vehículo tendría que caber perfectamente dentro de una caja de dimensiones 3.0 x 1.2 x 1.2 metros, el área de pasajeros debería ocupar la mayor parte y el motor debería partir de un modelo ya existente para ahorrar costos.

Las diferencias de Mini y la competencia

Mini Clásico innovó al traer no solamente un gran diseño sino por aprovechar el 80% del espacio para el pasajero y área de carga gracias a un motor transversal y su tracción delantera. 

Fabricado en la planta de Longbridge en Inglaterra, el proyecto estaba a cargo de Sir Alec Issigonis, gracias a su éxito sobresaliente con el Morris Minor. 

Prototipos de Mini

La idea inicial era principalmente complementar la línea de BMC con tres vehículos concepto. Los dos primeros, prioridades del fabricante, eran carros familiares y por lo tanto más grandes. Sin embargo, el sueño de Issigonis estaba en el proyecto de menos prioridad, el XC9003, un coche compacto altamente llamativo para él. 

No fue hasta 1957 donde el equipo designado para trabajar en este automóvil concepto se puso a trabajar con tan solo 8 personas. El primer prototipo estuvo listo para julio de ese año y fue apodado “la caja naranja” debido a su color. El concepto fue presentado a Leonard Lord quien aprobó inmediatamente su diseño. Y ahora, a ponerse a chambear. 

Un compacto inglés como ningún otro

Mini Clásico fue presentado en abril de 1959, con mil vehículos ya fabricados y listos para su venta en Inglaterra; además de 2 mil coches destinados para el extranjero, distribuidos en 100 países.  El primer ejemplar fue bautizado Mini Morris Minor y al día de hoy se encuentra en exhibición en el Heritage Motor Centre en Warwickshire. 

Primer ejemplar de Mini Morris Minor 1959
Fotografía de Wikipedia Commons

Vendido bajo dos marcas dentro del grupo de BMC, Austin y Morris, no sería hasta 1969 donde el coche adoptaría el nombre Mini para evitar confusiones. En general, Morris era la versión más común del vehículo mientras que Austin era básicamente idéntico a excepción de algunas cuestiones estéticas.

Es importante resaltar que la visión original del señor Lord se mantuvo. El motor utilizado sería el ya existente ADO15 de la serie A de BMC. Este cuatro cilindros enfriado por agua sería punto de referencia más adelante para las marcas que buscaban ahorrar espacio interior sin aumentar las dimensiones del automóvil. 

Ficha técnica: Mini Cooper Clásico (1959)

  • Años de fabricación: 1959-2000 (en total)
  • Motor: 4 cilindros en línea ADO15
  • Potencia: 34 HP
  • Velocidad máxima: 116 km/h
  • Transmisión manual de 4 velocidades
  • Consumo medio de gasolina: 45 kilómetros por litro, combinado

Además de esto, la suspensión del vehículo, diseñada por Alex Moulton, utilizó conos compactos de goma en lugar de los tradicionales resortes. Esto no sólo proporcionó más aguante a la larga sino que con las llantas de tamaño muy pequeño, Mini daba una sensación de manejo estilo go-kart, tan legendaria que al día de hoy es pilar dentro de la marca. 

Interior de Mini Clásico 1959
Fotografía de Wikipedia

Las generaciones de Mini Clásico

Mini Clásico en su primera generación (1959-1967) estaba diseñado originalmente como un monocasco, donde las manijas de las puertas y la cajuela eran las únicas piezas agregadas por separado, manteniendo espacio interior y reduciendo costos. 

Tan personal fue la concepción de este carrito que el propio Issigonis dijo que los compartimentos interiores ubicados en la parte trasera fueron diseñados para cargar un martini, una botella de vermouth y una ginebra muy específica al ser sus bebidas favoritas. 

La segunda generación, apodada Mark II, estuvo a la venta entre 1967-1970, destacando cambios estéticos importantes como una parrilla totalmente rediseñada. Esta ocasión, British Leyland se encargaría de la construcción del vehículo y fue el primero en llegar al continente americano. Chile sería el afortunado al fabricarlo en su planta de Arica. 

Mini Clásico Mark II 1968
Fotografía de Ultimatecarpage.com

La tercera generación, Mark III, contendría sobre todo modificaciones en los materiales utilizados y algunas cuestiones en dimensiones ligeramente afectadas. De 1969 a 1976, este fue el primer modelo en que abandonó los nombres Morris y Austin para tomar la designación más simple de Mini. 

Además, fue más o menos cuando John Cooper reconoció al vehículo por su excelente desempeño en carreras de rally gracias a su manejo estilo go-kart. Ahí, la marca desarrollaría versiones sport llamadas Mini Cooper S, en honor al famoso conductor de carreras.  

La modernización de una leyenda

Finalmente, la última generación de Mini Clásico, el Mark IV, introducida por British Leyland en 1976 mantuvo básicamente la misma estética hasta el año 2000 donde sería descontinuado después de casi 41 años de producción ininterrumpida.

Fue también por esta época donde la marca celebró su vigésimo aniversario con la presentación del Mini 1100 Special, la primera edición limitada de a marca que contaba con parachoques negros y cambios en el interior. 

Mini 1100 Special de 1979

En este periodo de 24 años, Mini mantendría su presencia y competiría a nivel mundial con nombres como Ford Fiesta, Volkswagen Polo y Renault 5. Futuras ediciones recibieron designaciones especiales dependiendo de su equipamiento y mecánica. 

Ahora sabemos que BMW está cargo de la marca y le dio una nueva imagen que al día de hoy todos conocemos. Sin embargo, debo decir que a pesar de todo sigo esperando que uno de los vehículos más influyentes de toda la historia venga a nuestro país con esa misma estética sensacional pero modernizado en todos los aspectos. 

 Junto con Ford T, Citroën DS y Volkswagen Sedán, la importancia de este coche trasciende incluso a la época moderna. Y con el pasar del tiempo, su legendario diseño y sorprendentes capacidades simplemente contribuyen a aumentar la reverencia que al día de hoy goza entre los entusiastas. 

Visita #ViernesVintage para más historias de coches clásicos

Continúa en nuestro canal de Youtube para nuestras pruebas en video

Comentarios


Ir a la barra de herramientas