Mercedes-Benz 300 SL
,

Mercedes-Benz 300 SL: el hermoso campeón en México

El sinónimo para las puertas de ala de gaviota. Votado como el coche deportivo del siglo en 1999. Y aunque no lo crean, un campeón en México. El Mercedes-Benz 300 SL es mucho más que...

/abril 2, 2020

El sinónimo para las puertas de ala de gaviota. Votado como el coche deportivo del siglo en 1999. Y aunque no lo crean, un campeón en México. El Mercedes-Benz 300 SL es mucho más que una leyenda automotriz que al día de hoy es uno de los coches más demandados por coleccionistas en el mundo.

El amo de las pistas

Nuestro #ViernesVintage de hoy, como con Pontiac Firebird, nos lleva a un vehículo de pedigree totalmente deportivo. Para ello, tendremos que tomar un viaje en el tiempo a 1951. En ese entonces, las carreras del deporte motor comenzaban a ganar un seguimiento importante. Ninguna de las grandes marcas automotrices querían perderse de a oportunidad de someterse a prueba. El fabricante europeo decidió aparecer con la primera versión del Mercedes-Benz 300 SL. 

La primera versión del Mercedes-Benz 300 SL nace de un modelo previo de la marca alemana bautizado W194. Debido a su peso liviano y su gran uso de su poder este modelo sería nombrado bajo las siglas SL que en alemán significa “súper ligero”.

Daimler-Benz, en ese entonces el fabricante, optó por este diseño para participar en carreras exclusivamente al inicio. Y su desempeño fue sensacional desde el primer año donde obtuvo un primer lugar en las 24 horas de Le Mans.

Mercedes-Benz 300 SL en Le Mans

Mercedes-Benz 300 SL corriendo en Le Mans. Fotografía de Media Daimler.

El salto al coche de producción

La historia de éxito del Mercedes-Benz 300 SL no se quedó solamente en el deporte motor. Los entusiastas y fanáticos de la carrera no sólo quedaron impresionados por su increíble potencia sino por su belleza desde cualquier ángulo que lo vieras.

Pensando que estaban desaprovechando una oportunidad de oro, Maximilian Hoff, el importador a Estados Unidos de la marca, en 1953 convenció a la junta de Daimler-Benz (con algo de resistencia) de desarrollar este vehículo de manera comercial. Increíblemente, con sólo 5 meses de desarrollo para los ingenieros de la firma europea, en febrero de 1954, el 300 SL haría su debut en el Motor Sports Show en Nueva York.

Los entusiastas se volvieron locos. ¿Y por qué no lo harían? Se trataba de un vehículo dolorosamente bello y con victorias en las carreras más importantes y más difíciles del mundo. Y entre esas victorias, hay una en particular que nos otorgó un vínculo entre el mítico alas de gaviota y nuestro país.

Mercedes-Benz 300 SL en un túnel de viento

El efecto del túnel de viento en un 300 SL. Fotografía de Media Daimler.

El 300 SL y la Carrera Panamericana

Los años 50 fueron para el deporte motor una época de gloria, celebrándose carreras en todo el mundo. Pero hubo una que ganó fama a nivel mundial no sólo por la increíble demanda a los pilotos que la corrían sino por lo peligrosa que era.

La Carrera Panamericana, exclusiva para sedanes o vehículos deportivos, fue la versión en México de carreras al estilo de la Mille Miglia o la Targa Florio en Italia. Y uno de sus gloriosos participantes fue el Mercedes-Benz 300 SL.

No sólo se necesitaba velocidad para esta carrera sino que era necesario contar con un vehículo extremadamente robusto y confiable que aguantara el trato rudo que la ruta de Tuxtla Gutiérrez a Ciudad Juárez iba a demandar. Para el año 1952, la Carrera Panamericana había obtenido la atención de los manufactureros automotrices más importantes. Entre ellos, Mercedes-Benz, decidieron entrar a la carrera con su nuevo modelo y probar a todos que podían dominar la carrera más complicada en el mundo.

Fue así que los hermanos Klenk, los pilotos de Mercedes llevaron al límite al 300 SL en nuestro país. Sin embargo, el drama comenzaría casi de inmediato para los conductores.

Durante la fase inicial de la carrera, en una curva muy agresiva; Hans Klenk, el copiloto, no alcanzó a detectar a tiempo un grupo de buitres a un lado de la carrera. El ruido del motor asustó a los animales y uno de ellos al intentar levantar vuelo desgraciadamente se estrelló en el vidrio del coche, destruyéndolo de inmediato y dejando a Hans Klenk inconsciente en el impacto.

Accidente Mercedes-Benz 300 SL México

El accidente en la Carrera Panamericana. Fotografía de Media Daimler.

A pesar de estas dificultades, Mercedes-Benz ganaría la carrera con el modelo 300 SL en uno de los tiempos más cortos en la historia: 18 horas con 51 minutos. De ahí, estaba claro que el 300 SL era más que una cara bonita.

El coupé más deseado de todos

Las constantes victorias y el recibimiento tan positivo en Nueva York hizo que el Mercedes-Benz 300 SL iniciara en precio en su versión coupé en 6,820 dólares americanos, traducidos aproximadamente a 65,151 dólares en la actualidad.

El 300 SL contaba con un cuerpo extremadamente liviano para compensar su motor relativamente modesto. Aunque las partes principales estaban hechos de acero; su capó, las puertas y la cajuela estaban hechas de aluminio. El ancho bastante amplio del marco tubular a lo largo de la cabina permitió que la línea del techo se insertara considerablemente en ambos lados, ayudando aún más para reducir su peso.

Esto significó dos cosas. Primero, el coche llegó a pesar 3,400 libras, es decir, aproximadamente 1,542 kilos. Y segundo, debido a esta decisión donde el marco era tan alto en la versión coupé que puertas convencionales eran imposibles de adaptar.

Fue entonces que por necesidad y no por decisión estética se tomó la decisión que quizá contribuiría en hacer de este vehículo uno de los más icónicos en la historia del mundo automotriz: la adopción de sus puertas de alas de gaviota. Así, el 300 SL sería bautizado el Gullwing.

Publicidad Mercedes-Benz 300 SL

Ejemplo de la publicidad para el 300 SL. Fotografía de Media Daimler.

Como bien sabemos, Mercedes-Benz también ha sido pionero durante años. Los avances tecnológicos eran un must para la marca. En caso del 300 SL, fue el primer vehículo de la historia en utilizar inyección directa de combustible.

Ficha técnica: Mercedes-Benz 300 SL (W198)

•Años de fabricación: 1954-1957 (coupé)

•Motor: M198 de 6 cilindros de 3.0 litros.

•Potencia: 210 HP

•Velocidad máxima: 263 kilómetros por hora

•Transmisión: manual de 4 velocidades

•Consumo medio de gasolina: no especificado.

Nada mal para un motor que pronto cumple los 66 años, el M198 enfriado por agua el ser capaz de acelerar de 0-100 kilómetros por hora en 8 segundos.

Al interior del vehículo, la cabina era sobria pero elegante y funcional. La personalización se ofrecía en los asientos, porque la marca ofrecía la piel de manera opcional. Como pueden ver en la imagen, existían de entrada asientos con patrones cuadrados. Las combinaciones disponibles eran verde con gris, gris con azul o crema con rojo.

Otra particularidad del modelo era que sus puertas de ala de gaviota y el tamaño de su volante hacían de la entrada y salida al vehículo problemática. Para ello, el fabricante diseñó un pivote de 90 grados en el volante para inclinarlo y dar espacio para las piernas.

Interiores Mercedes-Benz 300 SL

Los interiores estándar de Mercedes-Benz 300 SL. Fotografía de Mr.Choppers en Wikipedia Commons.

Volante Mercedes-Benz 300 SL

El volante de un 300 SL. Fotografía de Akrasia25 en Wikipedia Commons.

De coupé a convertible

El Mercedes-Benz 300 SL disfrutó en el mercado unos cuantos años hasta que en 1956, la marca alemana evaluó debido a su éxito consideró una reinvención final para el vehículo. Atendiendo las demandas de entusiastas en territorio Californiano, nace la versión convertible del icónico 300 SL. Desaparecerían obviamente las icónicas puertas del coupé para favorecer unas tradicionales pero con algunos aditamentos particulares para compensar.

Entre ellos, la suspensión trasera fue mejorada y el motor aumentó en potencia a 240 HP para compensar el aumento de peso de 125 kilogramos en comparación al coupé. Todos estos cambios contribuyeron a un manejo y comodidad mejorados en esta versión que produjo 1,458 ejemplares. En esta versión sus precios iniciaban en 10,950 dólares que eran 104,604 dólares aproximadamente.

Mercedes-Benz 300 SL Convertible

La versión convertible de Mercedes-Benz 300 SL. Fotografía de Hydro en Wikipedia Commons.

Campeón en las pistas; dueño del camino

Mercedes-Benz 300 SL es un ícono automotriz en todo el sentido de la palabra. Ambos vehículos, tanto el coupé como el roadster, se tienen registrados solamente un total de 2,658 vehículos producidos en toda la historia desde 1957 a 1963.

Naturalmente, los precios de un vehículo como este se han disparado tremendamente. Por ejemplo, en 2014 Russo & Steele vendieron un ejemplar del 56 en 1.32 millones de dólares. Y hace muy poco Bonhams vendió otro del año 55 en 1.34 millones de dólares.

Dueños célebres como Sophia Loren, Clark Gable, Glenn Ford, Justin Trudeau y Paul Newman; nos hacen recordar que la clase e historia que exhibe Mercedes-Benz tienen mucho que ver con el 300 SL.

Muy pocos coches pueden decir que te pueden dejar con la boca abierta no con su su diseño, no con su potencia; sino simplemente con abrir la puerta frente a ti. Eso es ser legendario, no tonterías. 

Sigue con nosotros en nuestro canal de Youtube.

Comentarios


Ir a la barra de herramientas