Es “Hard Core”: la perfecta resistencia de la L200 de Mitsubishi

Es “Hard Core”: la perfecta resistencia de la L200 de Mitsubishi

Manejar la L200 de Mitsubishi ha sido una grata tarea, inesperada en algunos aspectos, pero en su conjunto impresionante ya tenerla en las manos

La L200 cumple como pick-up personal y de trabajo rudo, quizás siempre le ha llamado la atención la marca, si maneja una de estas se convencerá de que no hay tanta fortaleza como en un chasis como este desarrollado para dar características de estructura que bien permiten en 4×4 llevar al máximo los ejes delantero y trasero en su carrera contra el piso, y las puertas seguirán abriendo, como tener la capacidad de absorción de impactos por su construcción y así disipar la energía de un choque en la estructura y no en su cuerpo.

La ruda en su vida

Si usted quiere una camioneta que pueda con todo la L200 diésel de Mitsubishi, tiene 500 kg más de arrastre que la de gasolina y carga con más de una tonelada, así que si le gustan los deportes extremos para llevar remolque no tendrá problema, de hecho, es su característica de uso personal la flexibilidad de carga, por otro lado, si necesita llevar bienes, materiales o mercancía, sin duda podrá con el reto y más.

La diésel tiene un torque excepcional, la caja manual nos ha dejado impresionados pues a la vez que es suave en su engranaje al acelerar bien lleva un elevado torque a las llantas, y si hablamos de tracción, su segunda palanca manual, le permite seleccionar 4H, para llevar tracción a las cuatro ruedas a alta velocidad, la misma pero para salir de camino y mira que trepa montes, zanjas, arenas y piedras –su altura la piso y su carrera de amortiguadores y suspensión le permiten vivir en lo extremo de los más famosos 4×4– y el selector también permite la tracción solo al eje trasero. He de decir que esta palanca, aunque a primera vista se ve como un problema de fuerza para ejecutar cambios, es muy suave y la selección es con mucha facilidad.

También te puede interesar   Mitsubishi Motors Tailandia produce su unidad cinco millones

Al interior es básica en sus acabados, tal como si pidieran que cada ocho días la llenara de lodo, pero tiene todo lo esencial para la circulación en ciudad, desde el Bluetooth, conexión USB, vidrios eléctricos, cierre centralizado, volante con ajuste de altura y así hace un especial esfuerzo por ser personal y citadina, y uno mucho más marcado hacia la camioneta ruda de trabajo que puede con todo.

Conclusión, su capacidad 4×4 es asombrosa, la diésel es muy briosa, su diseño es uno de los mejor logrados en pick-ups, además de ser una ruda para el trabajo diario o para los caprichos de deportes que exigen llevar bicis, motos, material de acampar, etcétera.  El arquitecto, el atleta y hasta el padre de familia la disfrutarán muchísimo, en flotas de reparto sin duda será un costo por kilómetro menor y su alcance será hasta el rincón más remoto de nuestro país.

Mitsubishi L200 diésel

Motor 2.4 litros, 134 caballos, 232 lb/ft torque

Caja manual 5 velocidades,

Sistema Easy Select 4×4, 4L, 4H, 2H.

Capacidad de carga 1040 kilogramos

Capacidad de arrastre 2,300 kilogramos

Bolsas de aire conductor y pasajero

Inmovilizador

Sistemas de seguridad, ABS y EBD

 

Facebook Comments

Suscríbete a nuestro Newsletter

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".