Recordando el sex symbol de los 90: chicas en autos convertibles

Recordando el sex symbol de los 90: chicas en autos convertibles

Hace ya 24 años de ese emblemático video de Aerosmith protagonizado por Liv Tyler y Alicia Silverstone.

Tal como el nombre de la canción “Crazy”, la hija de Steven Tyler y Alicia – uno de los sex symbols favoritos de los noventas –, reafirmaron un estereotipo que al día de hoy sigue vigente en videos musicales y películas: chicas muy atractivas paseando en un descapotable con sus amigas, divirtiéndose como nunca.

La chicas generalmente traen el cabello suelto y lentes de sol. (Si no, ¿cómo movería el viento su cabello para alimentar el imaginario?).

Sus amigas tienen distintas características, por ejemplo, diferente color de cabello, ropa, piel y peinado.

Sin embargo, todas comparten complicidad, juventud (incluso, todavía en etapa escolar), travesura y rebeldía. Generalmente, bailan, ríen y platican con otros chicos en los semáforos.

Con personalidad “divertida” y “libre”, éste es un estereotipo americano por excelencia.

No por nada, Katy Perry lo utilizó en su video “Teenage Dream”, o el convertible de Volkswagen Beetle aparecía constantemente en películas como “The Girl Next Door” o “The Hot Chick”.

Sin embargo, ¿alguien ha visto este escenario en la vida real? Podría ser que este escenario se dé en lugares tropicales como California o Miami.

No importa. Al final, funciona con fines de mercadotecnia.

Un estereotipo de hombres para hombres

 

Sea como sea, lo interesante es que este imaginario surge como una herramienta publicitaria que atrae principalmente a los hombres.

Un estudio lo comprobó. En la mente de los hombres, las mujeres atractivas no conducen SUVs o compactos, tal como sucede en la vida real.

Insure.com realizó una encuesta a 2,000 hombres y mujeres.  ¿El objetivo?

Identificar qué autos manejan los hombres y mujeres más atractivos.

Los hombres opinan que las mujeres se ven más atractivas conduciendo autos deportivos. Más lejos de la realidad, imposible.

¿Por qué un convertible?

 

Un descapotable tiene muchos atractivos visuales. Primeramente, es símbolo de libertad y diversión.

Por ello, continuamente los vemos en filmes en donde los personajes emprenden un viaje tipo roadtrip.

El hecho de que el auto carezca de techo elimina la privacidad de los pasajeros, por lo que es más sencillo acceder a ellos.

Además, ¿de que otra forma se moverían las brillantes y frondosas melenas de estas chicas, si no es con el aire?

¿Cómo sería posible que alguna amiga rebelde decida subirse en la parte trasera del auto de un salto?

Definitivamente, un auto convertible está asociado con todos los elementos aspiracionales publicitarios por excelencia:  juventud, belleza y dinero.

¿Cuál es el imaginario de las mujeres?

La encuesta reveló que las mujeres prefieren a hombres que manejan trocas o pickups. Así es, no deportivos ni autos de lujo: trocas.

No tan divertidas

 

Lo que sí vamos a rebatir es que no creemos que las chicas que conducen convertibles sean las más divertidas, aunque quizá sí las más extrovertidas.

¿Mujeres divertidas? Las que conducen motos, todoterreno o autos con un buen caballaje y motor, incluso a expensas del lujo.

¿Qué opinas?

 

Sobre 

Futurista. Disfruto descubrir nuevas tendencias y descifrar los enigmas de la era tecnológica. Con experiencia en sustentabilidad, mi mundo se ha revolucionado desde que los autos tocaron a mi puerta, ¿porque acaso no es el automóvil el juguete del adulto?

¿Qué opinas?