Reglas que todo conductor debe saber y no enseñan en la escuela de manejo

Reglas que todo conductor debe saber y no enseñan en la escuela de manejo

Cuando uno no sabe manejar, puede recurrir a las escuelas de manejo, a menos que tengas algún familiar o amigo que tenga el tiempo, la paciencia y la dedicación para enseñarte a conducir. De hecho, el aprendizaje real ocurre, después de obtener la licencia y cuando agarras el auto para ir hacia algún destino. Algunos toman muy literal esto, y en lugar de tomar clases, simplemente agarran las llaves y empiezan a experimentar, de esto nos damos cuenta todos.

Aún así, la experiencia sigue siendo el mejor maestro, y los mejores conductores aprenden de su conducción diaria. Por supuesto, algunos hábitos de manejo se enseñan e inculcan. Pero, si no tuviste la oportunidad de que alguien lo hiciera, aquí hay una lista de algunos consejos que deberías saber.

1. Allá afuera, no estás compitiendo con nadie

La paciencia es una virtud importante cuando estás detrás del volante, es más, habrían menos accidentes viales si los conductores hubieran sido pacientes. La gestión del espacio entre vehículos es clave cuando manejamos, también para que pasen los conductores impacientes. Con esto no me refiero a que conduzcas muy lento, simplemente que debes saber y entender que la presión y mal humor de otros no es tu problema.

2. Sigue las reglas más sencillas

Siempre es importante que nos actualicemos con lo que dice el Reglamento de Tránsito. Nadie te preparará adecuadamente para esto a menos que tengas la fortuna de tener a un copiloto bien informado y experimentado. Debes tener en cuenta los límites de velocidad, dónde sí y no puedes estacionarte, cuándo y por qué te pueden multar, entre otras reglas básicas.

3. Deja pasar a los camiones que vayan a toda velocidad

Es muy común que suceda en la ciudad, siempre los camiones van a toda velocidad haciendo “carreritas” con otro, y ‘aventando la lámina’ para que los dejes pasar. Tú no tienes, ni deberías tener, la necesidad de estar compitiendo con ellos. Por tu seguridad, déjalos pasar y evita un accidente que ellos mismos puedan ocasionar para culparte a ti. Sí, ellos saben cómo golpear tu auto para que la aseguradora crea que fue tu culpa.

4. Mira lo más lejos que puedas mientras conduces

Los instructores de manejo siempre insisten en que mires hacia adelante sin importar qué, pero ¿qué tan lejos debes mirar? Los mejores conductores siempre miran todo lo que puede captar su capo visual, pues ese hábito permite que identifiques cualquier peligro en las carreteras y te ofrecerá el tiempo adecuado para esquivarlos.

5. Cómo usar debidamente el claxon

Todos pensamos que no necesitamos lecciones sobre cómo usar el claxon de nuestro auto, por eso los instructores de manejo pueden asumir que este conocimiento no es importante. Por eso, un pitido rápido es más que suficiente para crear conciencia y comunicase con otros conductores. No lo uses enojado, sino como medida de seguridad y comunicación. Hay países en los que está penalizado dejar apretado el claxon por un largo tiempo.

6. A veces la luz verde del semáforo puede ser engañosa

Normalmente te enseñan que el verde significa “siga” pero ¿y si el camino no está claro o los semáforos no sirven? Algunas reglas deben ser rotas. En este tipo de semáforos tienes que concentrarte, ser observador y no depender de las luces, ya que no son más que una mera tecnología y no ofrecen una garantía del 100%. Reduce la velocidad y revisa tus puntos ciegos, para saber si puedes o no avanzar.

 

 

 

Facebook Comments

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".