Ford, decidida a cambiar la movilidad del futuro

Ford is committing to deploy cellular vehicle-to-everything technology — or C-V2X — in all of our new vehicle models in the United States beginning in 2022.

En el CES 2019, la marca muestra a los asistentes cómo está construyendo un ecosistema para cumplir con su promesa de crear vehículos inteligentes para un mundo inteligente, que ayudará a las personas a moverse de manera más confiable, libre y segura.

El evento tecnológico más importante a nivel mundial sigue dando de qué hablar en el mundo automotriz, hoy Ford dejó claramente demostrado su compromiso por la movilidad del futuro, para ello brindará a sus clientes productos equipados con tecnologías innovadoras e inteligentes para mejorar su experiencia de usuario y por ende transformar la manera en que se mueven.

El rumbo autónomo

Ford está diseñando intencionalmente un negocio autónomo, logrando que todo funcione en conjunto con el usuario como centro de todo. La empresa está desarrollando y probando el modelo y la tecnología en paralelo para crear un ecosistema de vehículos autónomos que permita escalar y desplegar un servicio a sus clientes, mediante la producción masiva de vehículos con este propósito, y todo a partir del ya no lejano año 2021.

Anuncios de CV2X–Tecnología Cellular-Vehicle-to-Everything

Recordemos que en el pasado CES Ford dio a conocer su alianza con Qualcomm para desarrollar la tecnología C-V2X (Cellular-Vehicle-to-Everything), cuya adopción global podría ofrecer vehículos que ayuden a las ciudades de todo el mundo a crear un entorno más seguro donde las personas puedan moverse con mayor libertad. Hoy, un año después, Ford anuncia que esta tecnología se aplicará en todos los modelos de Estados Unidos que se fabriquen a partir del 2022.

La tecnología C-V2X es una tecnología de comunicación inalámbrica que tiene la capacidad de “hablar” y “escuchar” a vehículos similarmente equipados, personas e infraestructura de gestión del tráfico como los semáforos, con la finalidad de transmitir información importante y ayudar a que la movilidad de la ciudad sea más segura y menos congestionada.

Acompañado por el desarrollo de la red 5G, C-V2X permite una comunicación directa entre dispositivos conectados, lo cual significa que la señal no necesita viajar a la antena, permitiendo a los vehículos enviar y recibir información de manera instantánea. De esta manera, los conductores pueden saber a qué se aproximan, incluso antes de encontrarse con ello.

Las ciudades podrían incluso utilizar esta tecnología para permitir que los vehículos “hablen” con los sistemas de gestión de tráfico inteligentes, para crear sistemas de transporte que fluyan mejor.

“C-V2X funcionará con Ford Co-Pilot360®, un paquete avanzado de asistencia al conductor y características de seguridad estándar en todo Norteamérica en sus líneas de vehículos como SUV y pick-ups, incluida el F-150.

Cruzar intersecciones será muchísimo más fácil con C-V2X, ya que los vehículos serán capaces de comunicarse entre sí para “negociar” cuál es el que debe pasar primero. De la misma forma, un vehículo que está involucrado en un accidente puede reportar su estatus a vehículos que se encuentren en una ubicación cercana, brindándoles una notificación anticipada de una situación potencialmente peligrosa. Incluso un peatón con un smartphone podría compartir su ubicación a otros vehículos, asegurando que todos aquellos que están en la ruta están al tanto de personas que podrían estar fuera de su espectro de visión.

Interesante la propuesta de la marca del óvalo para mejorar la movilidad tan compleja de las grandes ciudades, muy pronto podremos comprobar su eficiencia y todas las ventajas que en cuestión de seguridad representarán estos novedosos sistemas.

Sobre 

Comunicóloga especializada –y apasionada– de los medios impresos y electrónicos.

¿Qué opinas?