Audi e-tron prototype: prueba de recuperación de energía en Pikes Peak

Audi e-tron prototype: prueba de recuperación de energía en Pikes Peak

El futuro ahora. Aún recordamos los primeros pasos de Audi cuando hablaba del E-Tron y lo mostraba como base en un R8 eléctrico. Hoy en día, la historia es otra definitivamente

Es por eso que el Audi e-tron prototype combina elevado rendimiento y alta eficiencia. Con una potencia de sistema de 408 HP, el SUV acelera de 0 a 100 km/h en menos de 6 segundos. En el ciclo de homologación WLTP, cubre más de 400 km con una carga de su batería. Un factor determinante en esta autonomía es el concepto de recuperación de energía más innovador en la categoría, como ha demostrado el SUV eléctrico en la impresionante prueba realizada en Pikes Peak.

Con sus 4.302 metros, el pico Pikes Peak se alza imponente al sur de las Montañas Rocosas. En el mismo escenario en el que Walter Röhrl ganó la prueba de montaña más famosa del mundo al volante del Audi Sport quattro S1 en 1987, el Audi e-tron prototype causa ahora sensación con su sistema variable de recuperación de energía, el más eficiente de entre todos sus rivales. En los 31 kilómetros de descenso, el SUV eléctrico es capaz de devolver a la batería una cantidad de energía tal, que sería posible volver a recorrer la misma distancia de nuevo. La diferencia de altitud, de unos 1.900 metros, proporciona las condiciones ideales para ello. El Audi e-tron prototype recupera energía con un par de hasta 300 Nm y 220 kW de potencia eléctrica, más del 70 por ciento de su potencia de sistema. Hasta el momento, ningún otro modelo de producción ha alcanzado una cifra semejante.

También te puede interesar   Manejamos la gama Sport de Audi

El concepto de recuperación: de la marcha por inercia al “one pedal feeling”
El sistema de recuperación de energía contribuye en hasta el 30 por ciento de la autonomía del SUV eléctrico. Implica tanto a los dos motores eléctricos como al sistema de control integrado de frenada electrohidráulico. Por primera vez, se combinan tres modos diferentes de recuperación: manual, mientras el auto rueda por inercia utilizando las levas en el volante; de forma automática, en modo de marcha por inercia a través del asistente predictivo de eficiencia; y recuperación mediante los frenos, con una suave transición entre la deceleración eléctrica e hidráulica. Hasta 0,3 g, el Audi e-tron prototype recupera energía mientras es frenado únicamente a través de los motores eléctricos, sin utilizar el sistema de frenos convencional, lo que cubre más del 90 por ciento de las situaciones de frenada. De este modo, la energía regresa a la batería en casi todas las frenadas de este tipo.

Facebook Comments

Suscríbete a nuestro Newsletter

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".