Tesla está destruyendo poco a poco la industria automotriz, como veneno de efecto retardado

Tesla está destruyendo poco a poco la industria automotriz, como veneno de efecto retardado

Con base en un análisis hecho por Alexander Berezin de Forbes Rusia, me hizo pensar acerca del impacto que Tesla está haciendo en la industria automotriz. No digo que todo sea para bien, aunque posiblemente esté tocando un tema sensible para aquellos que admiran a Elon Musk y todo lo que ha logrado, al pisar el pedal a fondo para impulsar la construcción de autos eléctricos.

Empecemos con el rápido crecimiento de Tesla y la ausencia de competidores…

En el tercer trimestre del 2018, Tesla produjo 83,500 automóviles, superando a Porsche y Jaguar. En términos monetarios podríamos referirnos a la cantidad de más de 5,000 millones de dólares -y al tipo de cambio de ahora, ya te imaginarás-. También, en el segundo trimestre del 2018, la compañía estadounidense fue significativamente superior a todos los competidores en cuanto al número de autos producidos.

Sus ventas en septiembre 2018  crecieron un 563.6% en comparación con el año pasado. Esto es solo el comienzo. El año que viene, el lanzamiento del mismo Modelo 3 se duplicará. En 2020, se lanzará un crossover en la misma plataforma.

Tesla ha estado diseñando autos eléctricos seriales completos durante muchos años y los ha estado fabricando durante seis años. Sus competidores no tienen tal experiencia, por lo que durante mucho tiempo estarán en condiciones de ponerse al día. No puede comenzar a trabajar en un producto complejo con un retraso de varios años e inmediatamente ponerse al día con un competidor.

Menos empleos, autos eternos

El motor del Model 3 superó los 1.6 millones de km en el banco de pruebas, esto equivale a 80 años de carrera para el propietario promedio de un automóvil. En principio, los mismos bloques de motores y transmisiones se encuentran en los autos semi eléctricos de Tesla, que comenzarán a producirse en el 2019. Según las estadísticas del 2018, la batería que usa la marca americana ahorra el 90% de la capacidad después de 300,000 km de carrera (15 años para un conductor que no es taxista o UBER), después de lo cual, la pérdida de capacidad disminuye.

La mayoría de sus conductores simplemente no vivirán mucho tiempo para ver el final de la vida útil de sus autos. Además, esto generará un desempleo masivo, dado que se necesitan menos partes para armar un automóvil eléctrico.

Tesla fue el primero en el mundo en fabricar un vehículo eléctrico con baterías enfriadas por líquido, lo que permitió no solo calentar el coche sin energía innecesaria, sino también cargar y descargar baterías rápidamente sin sobrecalentarse, lo que constituye la principal contribución al desgaste de la batería de litio.

Vale la pena recordar que Tesla, no gasta un solo dólar en publicidad, creyendo que “no hay mejor publicidad que los rumores” y la difusión de tales en las redes sociales y el twitter de Elon Musk.

Tesla es un “veneno de acción lenta” para la producción de petróleo

Teniendo en cuenta el hecho de que Tesla produjo unos 80,000 vehículos eléctricos en el tercer trimestre de 2018, la industria petrolera podría perder unos $ 20 mil millones USD . La disminución de la demanda de gasolina tendrá un efecto inmediato. Si bien no es suficiente, “los envenenados” no sienten nada, pero cuando hay suficiente para sentir algo, será demasiado tarde para hacer algo.

Hasta ahora, el único país donde los autos eléctricos llevaron a una caída en las ventas de combustibles líquidos es Noruega. El resto del mundo se enfrentará con esto a principios de la década de 2030. Para la economía de los habitantes de un gran país productor de petróleo: “dos tercios del combustible mundial es consumido por vehículos automotores, y ningún otro consumidor puede absorber tanto petróleo”.

Modelo de negocio nada funcional

Tesla utiliza el modelo colonial de relaciones con la economía global. Según Forbes Rusia, “no se integra en las cadenas de suministro existentes, cuando las ventas de su producto estimulan la producción de subcontratistas, además de los productores de combustible, más los concesionarios. En su esquema, compra materiales, alambre de cobre, litio, níquel, manganeso, cobalto, aluminio, y luego en sus fábricas hace motores, baterías y todo lo demás”.

Al mismo tiempo, las ventas de sus autos no estimulan a los productores de petróleo o fabricantes de baterías solares y turbinas eólicas, pues vende sus propias baterías solares tanto que su generación anual cubre con creces el consumo de energía de sus automóviles.

Otro futuro ejército de desempleados son los empleados de los concesionarios. Solo en Estados Unidos, recientemente hubo una nota que indicaba que hay más de 2 millones. También, Tesla no tiene distribuidores, solo un pequeño número de tiendas. Está en manos de los concesionarios, hay un millón de autos estables que no podrían venderse rápidamente, entonces Tesla casi no tiene restos. Ya que el auto se entrega a pedido directo al cliente por internet. La cadena de suministro de Tesla no requiere grandes áreas o muchos empleados.

 

 

Sobre 

A través de mi labor periodística busco entregar una opinión que pueda trascender, siempre yendo más allá de lo ordinario. Abrazar mis errores me brinda la oportunidad de seguir aprendiendo y así crecer como persona, celebro el riesgo de intentar cosas nuevas.

¿Qué opinas?