Seat Ibiza 1984
,

Seat Ibiza: ¿sabes de dónde viene?

La firma española considera al mercado mexicano como uno de los más importantes fuera de Europa y se respalda con múltiples modelos que han probado ser del gusto de nuestros paisanos. No obstante, esta...

/octubre 9, 2020

La firma española considera al mercado mexicano como uno de los más importantes fuera de Europa y se respalda con múltiples modelos que han probado ser del gusto de nuestros paisanos. No obstante, esta ocasión me gustaría platicar de su ejemplar más popular tanto aquí como al otro lado del mundo: el Seat Ibiza. 

Un coche tan presente en nuestro país que probablemente en algún punto te has subido a uno de estos. Sin embargo, ¿alguna vez te has preguntado de dónde viene y cómo llegó aquí? Esta es la historia de nuestro #ViernesVintage que es bastante más curiosa y repleta de sorpresas de lo imaginabas. 

Colaboración ejemplar

Seat Ibiza se atribuye como el modelo que le permitió no sólo sobrevivir a la marca sino eventualmente asociarse con nombres gigantescos dentro de la industria automotriz. 

Todo comienza a principio de la década de los ochenta cuando Seat aún se encontraba bajo propiedad del gobierno español y estaba urgido por un best seller para sobrevivir la ardua competencia en el mercado compacto europeo. 

La idea de la firma española fue… atrevida. Seat entendía que un aspecto fundamental para el éxito de su nuevo modelo era el principio tan básico “del amor nace la vista”. Por ello, la primera de sus alianzas fundamentales sería con Giorgetto Giugaro para crear la carrocería. El diseñador de Italdesign fue autor de los coches más populares en los ochenta como Volkswagen Caribe y se notó con su aspecto muy peculiar.

El diseño de Giugaro para Seat Ibiza

Lo segundo a considerar era el proceso de industrialización; es decir, la estandarización de las autopartes de manera efectiva y disponible a todos los rincones en Europa. Por ello, el segundo aliado de Seat sería el fabricante alemán Karmann para diseñar la plataforma del coche. Ibiza sería basado en el Seat Ronda quien tenía inspiración a su vez del Fiat Ritmo. 

Pero esto no era suficiente para Seat. También fundamental era por supuesto una experiencia de manejo tanto divertida pero al mismo tiempo sin sacrificar la confiabilidad que tanta fama tenía el coche europeo. De aquí sale la tercera gran alianza de Seat: Porsche, quien sería el diseñador tanto de la caja como el sistema de propulsión del automóvil. 

Un modelo para soñar

Fue así que Seat Ibiza en colaboración con Giugaro, Porsche y Karmann sería presentado en el Paris Motor Show en 1984. Bautizado por el icónico centro vacacional en el mediterráneo, Seat iba por un mercado joven y que apelara al nacionalismo español. 

Interiores Seat Ibiza 1984

Además de aprovechar el chasís de Fiat Ritmo, Seat partiría con el diseño base que Giugaro le propuso a Volkswagen para la segunda generación de Golf pero que fue rechazado por la firma. A pesar de pertenecer al segmento compacto, era más grande que Ford Fiesta y Opel Corsa lo que le daba una ventaja sobre su competencia. 

Ficha técnica Seat Ibiza (1984)

  • Años de fabricación: 1985-1993 (primera generación)
  • Motor: 4 cilindros en línea 1.2 litros
  • Potencia: 62 HP
  • Velocidad máxima: 155 kilómetros por hora
  • Transmisión manual de 5 velocidades 
  • Consumo medio de gasolina: No especificado

El éxito del vehículo fue inmediato. No solamente era divertido de manejar y proporcionaba hasta 1,200 litros en cajuela con los asientos abatidos; sino que el espacio interior era bueno para los pasajeros a pesar de contar con acabados sencillos. 

Con un chasís de 3 a 5 puertas, las principales variantes de la gama eran las versiones L, GL y GLX; donde en su versión más poderosa proporcionaba un motor 1.5 litros que erogaba 107 caballos de potencia. 

Las ventas notables llamaron la atención del resto de las marcas establecidas ya en Europa. Entre ellas, Volkswagen. Al convertirse Seat Ibiza en el coche más popular en toda España con medio millón de unidades producidas, Seat firmó un acuerdo para ser adquirida por Volkswagen Group en 1986.

Para promocionar esta nueva alianza y darle todavía más continuidad a este modelo, en febrero de 1992 durante los juegos olímpicos de Barcelona, Seat Ibiza junto con Toledo Mk1 se convirtieron en los vehículos oficiales de las Olimpíadas. Impresionante lo que este coche pudo lograr en tan poco tiempo. 

Seat en las Olimpíadas de Barcelona 1992

El primer rediseño de VW

La segunda generación de Seat Ibiza comenzó a ser planeada por la marca española y Volkswagen Group desde 1991. La idea era mejorar lo más que se pudiera la cuestión de motorización así como la calidad de interiores para seguir activos en la competencia. 

En 1993, Seat Ibiza lanza al mercado su segunda versión basada directamente de la plataforma de Volkswagen Polo. Disponible nuevamente en carrocerías de 3 a 5 puertas, una versión sedán/coupé se introdujo también llamado Seat Córdoba. 

Segunda generación de Seat Ibiza – 1993

En cuanto a los interiores, elementos de Volkswagen estaban presentes, prestados desde el Polo Classic hasta el Seat Inca. Esto contribuyó a una mayor cantidad de ventas tanto en España como el resto de Europa.

Los paréntesis de 1996 y 1999

A pesar del éxito que estaba teniendo Seat Ibiza en la línea de coches europeos, dentro de esta segunda generación se realizó un rediseño estético total para el vehículo apodado el Ibiza 6K. 

Esto incluyó unos parachoques más suaves, un cambio completo de parrilla y las luces frontales inéditas. Además de esto, la propulsión y aspectos de la caja también fueron actualizados para eventualmente llegar con un motor de 2 litros que erogaba 147 caballos de potencia. 

Seat Ibiza 1996

Este rediseño nuevamente fue increíblemente popular a nivel europeo y por lo tanto Volkswagen decidió expandir el automóvil todavía más. Nuevamente partiendo de otro rediseño estético, la versión de Seat Ibiza Mk2 de 1999 fue la primera en llegar a México. 

Aparte de su nuevo look el cual conocemos perfectamente en nuestro país, vino a la par con los primeros modelos Cupra, enfocados a la deportividad. Distinguió este facelift por su motorización donde un 1.9 litros de inyección directa turbocargada (TDI) se ofreció junto con motores diesel. 

La versión de 1999 fue la primera en llegar a México

Iniciando en 49 caballos de potencia hasta los 177 del modelo Cupra R, fue con este modelo que las bases de Seat a nivel mundial fueron planteadas. Ibiza fue pieza clave de la creación de la planta en Martorell que al día de hoy es estandarte de la marca. Sin el éxito de Ibiza a nivel mundial y en México, quizá no estaríamos hablando del primer coche español producido a nivel mundial. 

Consulta nuestra sección de #ViernesVintage para más coches históricos

Visita nuestro canal de Youtube para nuestras pruebas en video

Comentarios
Ir a la barra de herramientas