Reliant Robin
, ,

Reliant Robin: un coche destinado al fracaso

Hacer un coche de tres ruedas suena a una locura. Y sin embargo, Reliant Motors llevaba haciéndolo por 60 años.

/julio 30, 2021

Existen ejemplares increíblemente inusuales en la industria automotriz. Pero dentro de los más extraños, el Reliant Robin es un caso simplemente increíble. Todo apuntaba a que este coche iba a ser un fracaso. La idea central, para muchos absurda, simplemente jamás podría pegar en el mercado. Y sin embargo, lo logró. 

Fabricado por Reliant Motor Company en Tamworth, Inglaterra; el Robin se trata del segundo coche diseñado en fibra de vidrio más vendido en toda la historia. Además, tiene una gran importancia dentro de la cultura británica y al día de hoy se considera como un artículo de colección. Pero, ¿cómo pudo lograrlo? 

Una mala decisión con buenos resultados

Dicen que la definición de locura es hacer exactamente lo mismo esperando diferentes resultados. Pues el Reliant Robin resulta estar construido bajo ese principio. Todo comienza con Reliant Motors, una empresa británica que desde 1932 se dedicó a producir vehículos para un nicho que muchos llamarían inexistente: coches o motos de tres ruedas y deportivos. 

La idea de la marca era distinguirse de la competencia con una oferta única y además ofrecer un coche barato. Después de todo, la Gran Bretaña aún se encontraba en periodo de recuperación tras los estragos de la Segunda Guerra Mundial. 

Varios intentos se realizaron con la fórmula del coche de tres ruedas. Entre ellos estaban el Bond Bog, el Regent y el Regal pero ninguno de ellos pegaría en el mercado. Sin embargo, la firma inglesa no iba a rendirse. Sería hasta la llegada del Robin al mercado, donde contra todos los pronósticos, el coche sería un rotundo éxito de ventas. 

Reliant Regent, uno de los intentos de tres llantas de la marca. 
Fotografía de Wikipedia Commons
Reliant Regent, uno de los intentos de tres llantas de la marca.
Fotografía de Wikipedia Commons

Se dice que más de medio millón de vehículos de Reliant fueron producidos y exportados en al menos nueve países. Incluso se habla que desde 1970 a 1990 que Reliant fue la segunda marca británica más grande después del gigante British Leyland. Pioneros en su diseño en fibra de vidrio, la compañía pasó de ser un hazmerreír a un gigante en Europa. Y todo gracias al Robin. 

El nacimiento de un ícono súper inglés

La generación Mk. 1 de Reliant Robin comenzó su producción en 1973. Partiendo con el concepto de tres ruedas, una al frente y dos atrás. Con solamente tres puertas para el vehículo, el Robin se fabricó con colaboración de la firma Ogle Design como los líderes del proyecto. 

Una gran ventaja del Robin fue que gracias a su configuración de neumáticos así como un motor de apenas 750cc, el Robin era considerado legalmente como una motocicleta. Por lo tanto, en el Reino Unido, bastaba con una licencia de motocicletas tipo B1 para manejarlo. Esto hizo que muchos clientes jóvenes pudieran evitar el costoso proceso de adquirir la licencia para manejar. 

Reliant Robin en carretera
Reliant Robin en carretera

Otra gran ventaja venía de su tamaño ultra compacto que otorgaba un excelente rendimiento de combustible. Esto fue naturalmente apreciado por los clientes que empezaban a notar en sus bolsillos el aumento de precio del petróleo. Además, era el vehículo perfecto para andar en ciudad o el campo sin necesidad de gastar mucho en un coche tradicional. 

Ficha técnica Reliant Robin (1973)

  • Años de producción: (1973-1981)
  • Motor: OHV de 4 cilindros en línea
  • Potencia: 32 HP
  • Velocidad máxima: 80 kilómetros por hora
  • Transmisión manual de 4 velocidades
  • Consumo medio de gasolina: 17.2 kilómetros por litro

El vehículo como habíamos comentado empezó con un motor de 750cc pero en 1975 recibió un aumento a 850cc. El problema de este aumento de potencia que hacía llegar al coche hasta 136 kilómetros por hora fue una serie de accidentes… inesperados. 

Debido a ese aumento de velocidad y su configuración de tres llantas, esto significaba que en una curva muy pronunciada el coche podía quedar de lado si no tenías cuidado. Además, como una motocicleta, la potencia podía levantar la trompa del vehículo lo cual era muy problemático considerando que la dirección sólo se controlaba con la llanta delantera. 

A pesar de estos… pequeños detalles, el Robin fue un súper éxito de ventas. Se vería esta primera generación hasta el año de 1981 donde eventualmente sería reemplazado por el Reliant Rialto, que preservaría muchas de las claves de diseño de su predecesor. 

Generaciones posteriores

A pesar de su descontinuación, existieron dos intentos para revivir al Reliant Robin. El primero lo veríamos en 1989 con la introducción de la versión Mk 2 que contaba con un cuerpo de fibra de vidrio completamente nuevo. Además, podías conseguirlo en nuevas carrocerías de tipo hatchback o vagoneta. Rialto se continuó produciendo junto a Robin hasta 1998 como una versión sedán. 

Mk2 Reliant Robin 1989
Mk2 Reliant Robin 1989

En esta iteración veríamos nuevos neumáticos de 12”, frenos mejorados y un interior más sofisticado. La división de la gama se dividía en cuatro opciones donde la más cara no superaba las 9,000 libras esterlinas. En ese momento, era una de las opciones más baratas del mercado. 

El segundo intento llegaría en 1999 con la versión Mk 3 rediseñada por Andy Plumb. Esta versión tendría nuevamente cambios totales en su diseño con paneles nuevos y faros heredados del Vauxhall Corsa. Se convertiría además en el primer Robin diseñado por computadora. 

Después de varios años en producción, en el año 2000 se anunció la construcción de las últimas 65 unidades de Robin que serían una edición limitada con pintura dorada metálica e interiores premium por 10,000 libras esterlinas. El último en salir de la fábrica fue rifado por parte del periódico inglés The Sun en el Día de San Valentín en 2001. 

Reliant Robin Mk 3 Edición Especial 65
Fotografía de Vintage Everyday
Reliant Robin Mk 3 Edición Especial 65
Fotografía de Vintage Everyday

Todo estaba en contra de este pequeño y atrevido vehículo. Sin embargo, el Reliant Robin se consolidó no solamente como un éxito de ventas sino como uno de los diseños más arriesgados en la historia de la industria automotriz. 

Continúa en #ViernesVintage para más historias de coches clásicos

Visita nuestro canal de Youtube para ver nuestras pruebas en video

Comentarios


Ir a la barra de herramientas