Rally Dakar, Sainz uno más que muerde el polvo

Dakar 4

Los Peugeot se caen a pedazos y lejos estábamos todos de imaginarnos que los dos pilotos que estaban marcando la pauta en esta edición del Dakar, Sébastien Loeb y Carlos Sainz, se despedirían con más pena que gloria, tras haber acabado con sus 2008 DKR. Así se está construyendo la historia y aún le queda cuerda a esta carrera.

La décima etapa estuvo llena de emociones como ya se esperaba, con una arrancada mixta de motos y coches que puso a más de uno a sudar adrenalina y ahí Sainz arrancó como líder de la general de autos. Sin embargo, su Peugeot 2008 DKR no resistió el fragor de la batalla y una falla en el motor y la transmisión terminaron con las aspiraciones de otro de los favoritos a llevarse la gloria del Dakar.

Por su parte el catarí, Nasser Al-Attiyah, del equipo MINI las cosas tampoco resultaron favorables y con un espectacular accidente que lo llevó a dar vueltas de campana vio diluirse la oportunidad de acercarse a los del equipo francés.

De esta manera todo queda en manos del 11 veces campeón del Dakar, el francés, Stéphane Peterhansel, quien asumió el liderato en los coches y buscará validar toda su experiencia para salvar a Peugeot de un fracaso, toda vez que, de irse sin la corona sería algo estrepitoso dada la calidad de pilotos y auto invertidos este año.

En las motos el australiano Toby Price de KTM logró el tercer puesto del día y con ello se mantiene en el liderato de la categoría.

Mañana equipos y pilotos sortearán de la localidad de La Rioja a San Juan un total de 712 kilómetros todos llenos de arena y pendientes que pondrán al limite a máquinas y hombres en busca de la inmortalidad que sólo da esta competencia.    

Facebook Comments

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".