Harley-Davidson Riding Academy día 2

Harley-Davidson Riding Academy día 2

Tras completar la teoría ponemos en práctica todas las enseñanzas del día primero: llegar puntuales, hidratados, equipados. Nada se debe dar por descontado y tomar a la ligera, ya que el conjunto de estos factores y las buenas o malas decisiones que hayamos tomado se reflejarán en nuestra experiencia de manejo. 

Previo al equipo, las indicaciones de: cómo subir a la moto, liberar el soporte lateral o integrar al descender son reglas que tienen que tomarse como lección básica de manejo. Si dejamos el soporte fuera podremos sufrir una caída al virar del lado izquierdo, mientras que si no lo bajamos al descender, la moto se caerá y podrá lastimarse o lastimarnos.

Tras calzarse botas, chamarra, chaleco con radio, casco y guantes, en ese orden, tomamos la instrucción primera que consta en guardar el equilibrio y tomar el manubrio con la mirada al frente, arrancar el motor y liberar el clutch para empezar a rodar. Esta acción, por sencilla que parezca, es una de las más complejas, y pondrá a prueba nuestro control, templanza y equilibrio.

13118940_1151375994882359_2081244270455962165_n

Felicidades estás manejando una Harley-Davidson, ¡disfrútalo!

Un momento indescriptible sucede y mediante círculos al interior de un  trazado delimitado, seguimos andando. La instrucción es manipular el embrague, acelerar en primera y desacelerear con el freno trasero (pie derecho), no más.

Luego de dominar esta prueba vendrá la acción de frenado combinado y la secuencia dice: 5, 4, 3… 2 y 1 (desacelero meto freno delantero con los cuatro dedos sin manipular el acelerador y a la cuenta del 2 estabilizo con el freno trasero, meto clutch y descanso del lado izquierdo). Esta forma es la correcta y la natural para frenar, y aplica cuando sé que debo detenerme.

Conoce más de Harley-Davidson Street 750

Una vez dominado este ejercicio tomamos un descanso y reanudamos con pruebas de velocidad controlada, es decir: slalom y ocho maniobrando a baja velocidad sin necesidad de acelerar, hágalo si es necesario. El ejercicio pone a prueba equilibrio, mirada al frente y, cuando se requiere, frenado combinado. 

13102823_1151376024882356_9218381988471049300_n

Tras un breve descanso, es hora de cambiar de velocidad.  En una circunferencia amplia se pone a prueba el encendido de la moto, el corte de clutch, la aceleración y el cambio de primera a segunda velocidad y viceversa. Obviamente un servidor ingresó neutral en varias ocasiones, pero no pasa –absolutamente– nada mientras se mantenga la calma, el control, se siga andando en la dirección deseada y se intente de nuevo; se debe recuperar velocidad bajar a primera y luego ascender para contrarrestar. Seguimos y frenamos de forma correcta una, dos, tres pasadas hasta que al total del equipo le salga el ejercicio el mismo número de ocasiones consecutivas.

La hora de la verdad, frenado de emergencia. A la velocidad que nos sintamos cómodos, viajamos de manera natural pensando que todo irá bien, pero a cierta distancia hay que frenar fuertemente y controlar la motocicleta, la instrucción es detenerse. Reflejos y la acción principal de mantener vista al frente y no girar el manubrio son la prueba esencial: desacelero, freno delantero y trasero al mismo tiempo con toda la presión, mantengo el equilibrio y meto clutch. Si se apaga el motor no importa, si voy al piso tampoco, pero no me quiero frenar con la caja de un trailer, auto o atropellar a un niño.

FB_IMG_1462053901605

Datos útiles: el freno delantero se cruza naturalmente con la acción del acelerador, se deben modificar estos hábitos para poder completar los ejercicios; acelero rotando la muñeca hacia mí, freno liberando acelerador y jalando la palanca de freno con cuatro dedos. El clutch es esencial en todo momento, con él se controla potencia, cambio de velocidades, frenado y más, hace total diferencia y es básico dominarlo rápidamente. La distancia de frenado con la rueda trasera sirve para estabilizar la motocicleta, pero hará poco por nosotros si queremos detenernos de manera ágil. Si frenamos y en esta acción jalamos del manubrio, bloquearemos la rueda delantera e iremos al piso; vista al frente en todo momento y control de las emociones. Al reducir la velocidad y realizar ejercicios de agilidad, se deben cerrar las piernas, sin apretar el tanque, ello mejorará nuestra estabilidad, mientras que al trazar ochos o realizar el slalom, habremos de ver hacia el frente y no bajar la mirada, la vista debe ir hacia el lugar de destino, las manos harán lo demás.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Marco Alegría

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".

¿Qué opinas?