Esto es lo que sucede cuando conduces y tu cuerpo está deshidratado

Esto es lo que sucede cuando conduces y tu cuerpo está deshidratado

Sabemos de antemano que debemos tomar mínimo 2 litros al día, y hay quienes tienen otras teorías. Sin embargo, todas apuntan a que necesitamos agua para subsistir. Si eres de aquellos que no toman suficiente líquidos y pasan bastante tiempo detrás el volante, podrías tener algunos resultados peligrosos.

Según un estudio del 2015, publicado en Physiology & Behavior, encontró que cuando los conductores se encontraban levemente deshidratados, cometían significativamente más errores detrás del volante que aquellos que estaban adecuadamente hidratados.

Para que te des una idea, según los investigadores, la magnitud de los descuidos que cometían las personas del estudio, fue similar a los errores que realizaban conductores con una concentración considerable de alcohol en la sangre, o aquellos que manejan con demasiado sueño.

La deshidratación puede dar lugar a reflejos lentos, un aumento en el cansancio del cuerpo, visión borrosa, aturdimiento, mareos y falta de concentración.

Es importante mencionar, que no es tan sencillo cuando nos encontramos con falta de líquidos. Es más, te puedes sentir muy bien antes de darte cuenta que tu cuerpo necesita más agua para poder funcionar.

Aunado a esto, mientras conducimos también nos deshidratamos, sobretodo si estamos sentados durante mucho tiempo en un viaje por carretera o en el tráfico de la ciudad; y más si hace mucho calor, debido a que nuestros cuerpos empiezan a sudar en mayor cantidad.

Además, si normalmente usas el aire acondicionado en tu auto, esas tomas de aire hacen que se reseque con mayor facilidad tu piel, eliminando un cierto porcentaje de agua, aunque tu cuerpo continúe expulsando más sudor para nivelar la temperatura.

Cuando esto se combina, con la pérdida normal de fluídos a través de la respiración, puede ser muy fácil deshidratarse en el automóvil sin darse cuenta. A pesar de que no realices algún esfuerzo físico, tu cuerpo está constantemente perdiendo agua, particularmente en los puntos de contacto entre tu cuerpo y el asiento.

Foto: canstar.com.au // Foto de portada: scienceabc.com

Una buena práctica que puedes empezar a aplicar, es agarrar una botella de agua o dos cada vez que te detengas en un semáforo o para cargar combustible. También, puedes tomar bebidas con sales o electrolitos de forma consistente, para evitar que tu cuerpo se deshidrate.

Para saber con mayor precisión si necesitas tomar más líquidos, el estudio recomienda que tomes como una pista tu orina: si es de color claro probablemente muestre que estás bien hidratado, mientras que los colores más oscuros pueden sugerir que no estas bebiendo lo suficiente agua.

 

 

Sobre 

A través de mi labor periodística busco entregar una opinión que pueda trascender, siempre yendo más allá de lo ordinario. Abrazar mis errores me brinda la oportunidad de seguir aprendiendo y así crecer como persona, celebro el riesgo de intentar cosas nuevas.

¿Qué opinas?