Te decimos por qué los papás que aman los autos son los mejores

Te decimos por qué los papás que aman los autos son los mejores

Tener un papá petrolhead no sólo es divertido. En realidad, es probable que sus hijos desarrollen desde pequeños habilidades poco comunes  y vivan experiencias que dejarán huellas indelebles.

Mientras la mayoría va al cine o simplemente asiste a comidas familiares, ellos ensuciarán sus manos por acompañar a su padre en su pasión por los autos.

¿Restaurar un auto? Ahí estará su hijo o hija. Lavar el auto, ¡su hijo le ayudará! ¿Arreglar una pieza mecánica? Su hijo o hija será quien le pase las herramientas.

Estos padres generalmente crían niños poco miedosos: desde temprana edad empiezan a andar en bici y se vuelven muy kinestésicos.

A su vez, estos papás les ayudan a desarrollar una inteligencia visual aguda. Desde temprana edad aprenden a diferenciar los autos y reconocer sus componentes.

Son niños que desde pequeños han estado en contacto con la conducción. Muchos niños incluso practican motociclismo de montaña o son muy hábiles en la bicicleta.

¿El fin de semana perfecto? Qué tal un viaje todoterreno, asistir a una carrera, a una competencia, a una prueba de manejo o a Monster Jam.

Un video peligroso, ¡pero representativo!

Un video peligroso, ¡pero representativo!

Anécdotas de orgullosos papás petrolheads

Te compartimos las mejores anécdotas contadas en distintos foros por papás petrolheads, con respecto a sus hijos que heredaron y aprendieron su amor por los autos.

“Recuerdo que de 2000 a 2005, el ejercicio favorito de mis hijos consistía en sentarse en la parte trasera del automóvil y durante la noche identificar coches por sus faros.”

“La mejor manera para que la familia pase el domingo es tener una tortilla tamaño king hecha por papá, limpiar todos los vehículos en el garaje e ir a una prueba de manejo de autos recién lanzados”.

“A la edad de 8 años, mi padre, que era mecánico de aviones, reconstruyó el motor de la Ford 1940 familiar. Me hizo limpiar partes y me mostró cómo funcionaban las herramientas de compresión de anillos y también cómo apretar las válvulas.

Desde ese momento en adelante, he tenido un gran interés en los automóviles. He tenido más de 40 autos en 50 años, además de haber participado en la restauración de tres o cuatro autos.

Recientemente restauré una camioneta Chevy 3600 de 1953. Mi camión ha ganado 11 trofeos hasta ahora. Tendré un ávido interés en el hobby automotriz hasta el día de mi muerte, gracias a mi padre que me interesó hace tantos años.”

“Mi hija (18 meses) y yo pasábamos tiempo en nuestro balcón señalando y mirando todas las bicicletas que pasaban. ¡Ahora, cada vez que salimos a caminar, ella insiste en querer sentarse en las bicicletas estacionadas!

Desde entonces he comenzado a reducir el entusiasmo por las bicicletas. ¡No quiero que se preprograme! Es demasiado arriesgado que ande en bicicleta ahora. Las historias de la hora de acostarse ahora giran en torno a los animales”.

“Mi hijo tiene una actividad en la escuela que trata de identificar objetos. Un día, su atención se centró en los automóviles. Identificó todos los automóviles de BMW, Lambo, Mercedes, Alto, Wagon R, Audi y otros.

Su maestra estaba tan impresionada que lo mencionó en su informe anual. Todo esto fue posible debido a las historias de autos a la hora de dormir.”

“Mi hija de 1 año juega con un sólo coche de Hotwheels que, incidentalmente, pertenece a su madre desde la infancia. (Sí, aún se conserva).”

“El tractor, una excavadora y un camión hormigonera son los vehículos favoritos de mis hijos. Entonces todas las historias de la hora de acostarse giran alrededor de estos vehículos. Y sí, tiene 2.5 años y decide qué vehículo tomará el centro de la escena esa noche.”

¿Cuál es tu anécdota?

Sobre 

Futurista. Disfruto descubrir nuevas tendencias y descifrar los enigmas de la era tecnológica. Con experiencia en sustentabilidad, mi mundo se ha revolucionado desde que los autos tocaron a mi puerta, ¿porque acaso no es el automóvil el juguete del adulto?

¿Qué opinas?