CUPRA e-Racer, 100% eléctrico en la pista

CUPRA e-Racer, 100% eléctrico en la pista

Como no podía ser de otra manera, CUPRA también participará en competición. La nueva marca asumirá las responsabilidades y las tareas que hasta ahora desempeñaba SEAT Sport. CUPRA hereda las aportaciones que SEAT ha realizado al mundo del automovilismo durante más de 40 años, sin dejar de ser consciente de que el futuro de las carreras pasa por sistemas de propulsión alternativos. El objetivo de CUPRA es preparar el camino y liderar el cambio hacia la energía limpia y eficiente en la competición.

Teniendo esto en cuenta, el CUPRA e-Racer va a tener un papel protagonista muy especial en el stand de CUPRA en el Salón del Automóvil de Ginebra 2018. Desde 2014, SEAT ha sido el principal punto de referencia en la categoría TCR International Series con el León Cup Racer, y cabe recordar que SEAT Sport fabrica todos los modelos del Grupo Volkswagen que participan en las TCR (Audi RS3 LMS y Volkswagen Golf GTI TCR), tanto a nivel regional como internacional.

El CUPRA e-Racer es un coche de competición 100% eléctrico basado en el Cup Racer de gasolina. Además de utilizar una energía mucho más limpia y respetuosa con el medio ambiente, el CUPRA e-Racer es mucho más silencioso, cuenta con un rendimiento asombroso, quizá incluso mayor al de un coche de competición convencional. Lo mejor de todo es que ofrece numerosas ventajas más. En primer lugar, los motores eléctricos son mucho más sencillos y requieren mucho menos mantenimiento, y lo que es más importante, son más eficientes, ya que utilizan prácticamente toda la energía suministrada, mientras que los motores de combustión solo utilizan, en el mejor de los casos, el 30% de la energía del combustible. Además, la energía cinética se aprovecha para recargar las baterías en las fases de frenado y desaceleración. Por si fuera poco, el par motor máximo de los coches eléctricos se obtiene en el momento en el que se pisa el acelerador, es decir que no es necesario alcanzar un régimen de motor determinado para conseguir el máximo rendimiento, por lo que las cifras de aceleración mejoran notablemente.

El CUPRA e-Racer es un verdadero coche de competición, que ofrece una potencia continua de 300 Kw y un techo de potencia de 500 Kw (680 hp), con un sistema de control vectorial del par motor dirigido al eje trasero, que adapta el par motor entre la rueda interior y la exterior a la curva para ofrecer el máximo rendimiento en todo momento. El CUPRA e-Racer está equipado con una nueva tecnología de visión trasera proporcionada en el tablero. El vehículo usa tres cámaras en lugar de los tradicionales retrovisores.

El CUPRA e-Racer puede alcanzar una velocidad máxima de 270 km/h, acelerando de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos, y tan sólo 8,2 segundos para pasar de 0 a 200 km/h.

Sobre 

Apasionado del mundo automotor, periodista por afición y amante de los vehículos que usan los elementos refinados del petróleo. Coeditor del suplemento semanal Autos Publimetro, en donde ponemos especial cuidado en todo aquello que se mueve gracias a un tren motor y ruedas.

Entusiasta de los aviones, aprendiz de las redes sociales y fiel observador de la cartografía mundial, así como de las diferentes culturas del globo terráqueo.

¿Qué opinas?