¿A dónde llegan las autopartes que no se reciclan?

¿A dónde llegan las autopartes que no se reciclan?

Recientemente encontraron ballenas muertas en Alemania que tenían partes de autos y plástico en sus estómagos. Lo que nos hace reflexionar acerca del ciclo de vida de un auto cuando llega al final de su vida útil. Pues no es la primera vez que encuentran animales marinos con autopartes en sus entrañas, además de otras cosas de plástico.

Según National Geographic, pueden morir las ballenas de insuficiencia cardíaca, por problemas digestivos o simplemente sus órganos internos pueden colapsar. Pensando que lo que comieron eran calamares o algún otro tipo de alimento “normal”.

Foto: pieldetoro.net

La industria automotriz ha puesto manos a la obra

No podemos ignorar que son grandes cantidades de plástico las que terminan en el mar. La ventaja, es que poco a poco se ha tomado consciencia acerca de los autos y sus componentes. Ya que gracias a sus materiales se pueden reutilizar muchas de sus partes, si se hace responsablemente. Las nuevas tecnologías e iniciativas permiten hacer más eficiente este reciclaje.

Por ejemplo, un coche viejo se somete a un proceso de separación y clasificación. Para poder rescatar el mayor número de piezas. Antes de que éste sea triturado con todo lo que no se pudo rescatar. Siendo actualmente un 87% de vehículos que forman parte de este proceso, de los cuales, el 95% de sus partes sirven para repuesto de otros vehículos y artefactos comunes.

Hay diferentes lugares en México que se ocupan del reciclaje y reutilización del metal y otros componentes de automóviles. Buscando ayudar al medio ambiente a descontaminar, dándole un uso comercial a todo lo que las personas desechan. O bueno, a la mayor parte de estas cosas.

Foto: voanoticias.com

Lo que no se puede reciclar se reutiliza

Por ejemplo, hace poco escribimos acerca de lo que se puede crear con los cinturones de seguridad que ya no funcionan. También, el plástico con el que están hechas las bolsas de aire se puede reutilizar, los cristales, parabrisas y faros. Hace poco vi cómo hacían macetas con neumáticos, y dependiendo su estado pueden servir para el suelo de canchas deportivas o parques infantiles.

Lo importante es no abandonar un auto viejo a la mitad del camino, sino llevarlo a las dependencias más cercanas. E incluso a la distribuidora que le corresponde para que puedan darle un mejor uso. De esta manera te aseguras que no termine al fondo del mar y afectando a otros seres vivos en el planeta.

 

 

Sobre 

A través de mi labor periodística busco entregar una opinión que pueda trascender, siempre yendo más allá de lo ordinario. Abrazar mis errores me brinda la oportunidad de seguir aprendiendo y así crecer como persona, celebro el riesgo de intentar cosas nuevas.

¿Qué opinas?