Nuevo Porsche 911: octava generación.

Nuevo Porsche 911: octava generación.

Aproximadamente cada seis o siete años, el Porsche 911 nos presenta una nueva generación con cambios profundos. Este año llegó la nueva octava generación de la mano de muchas mejoras, diseño, tecnología y digitalización.

 

Mantiene la esencia pero es otro 911.

 

Al exterior, muchos dirán que se trata de un 911 muy parecido y lo es, ya que la silueta del 911 es todo un ícono mundial. Justamente ahí está el reto en el diseño y adaptación a la actualidad. Esta octava generación (992) presume nuevos faros con tecnología Porsche Matrix Led (opcionales) y una posición un poco más vertical con respecto a la generación anterior (991).

El cofre se vuelve más largo y en la parte inferior ahora es cuadrado, emulando el majestuoso cofre del 911 de los años setenta. Además, ahora se aprecian dos líneas en el cofre que acentúan linaje de deportividad. La facia delantera fue completamente rediseñada para mejorar aerodinámica y entrada de aire para refrigeración a los radiadores frontales que conectan hasta el motor en parte trasera.

 

La mayor parte de la carrocería está hecha de aluminio para compensar el peso, ya que si bien con este movimiento pierde kilos, los ha ganado en otros rubros, pero valdrán la pena. En la parte lateral, presume nuevos espejos laterales y nuevas manijas de apertura de las puertas, que se esconden y asoman eléctricamente para darle mayor limpieza a todo el diseño.

 

En la parte trasera, el cambio más notorio. Se unen las calaveras alineándose con el diseño que presentan todos los hermanos de la marca, como Cayenne, Macan, Panamera y hasta el famoso Taycan. La facia es completamente nueva y se incorporan nuevos diseños de colillas de escape dependiendo de la versión. Destaca que los emblemas han cambiado, incorporando el 911 con tipografía de otras generaciones.

 

Redondean nuevos diseños de rines y un arreglo que jamás se había visto en Porsche: rines más grandes en la parte trasera comparados con la parte delantera, en términos de diámetro. Esto se debe a que se puede transmitir mayor fuerza directamente al pavimento con rines de mayor tamaño.

Mantiene la base de motor, pero hay mejoras.

 

Para esta octava generación del Porsche 911, se mantiene la base del motor seis cilindros bóxer 3.0L Biturbo, pero se crece en potencia. La versión base, Carrera podría crecer desde 370 hasta 385hp, aunque la cifra está por confirmarse. La versión Carrera S, monta el mismo motor pero de 420 caballos de fuerza, se va hasta los 450 (cifra del 911 Carrera GTS anterior).

Se han equipado nuevos turbocargadores con compresores y turbinas más grandes; se han cambiado de posición los inyectores directamente en la cámara de combustión, se rediseñó el flujo de paso por intercoolers para mejorar su funcionamiento aún más y desde luego, un nuevo sistema de escape.

La transmisión se actualiza también a una PDK (doble embrague) ahora con 8 velocidades, para mejorar el consumo. Los cambios han sido ajustados para hacerlos un poco más rápidos y predictivos para mejorar aún más la sensación de manejo. Desde luego, habrá una opción manual pero con 7 relaciones para poder desfogar un poco más al motor. Cabe destacar que la velocidad máxima llega a un nuevo límite de 306 km/h en cifras oficiales. Pronto sabremos cuáles serán la cifras de las demás versiones que con el tiempo irán debutando en esta generación.

Al interior, el cambio es fenomenal.

 

Un tablero completamente rediseñado y nuevamente emulando a la silueta del tablero de los primeros 911, destaca por sobre todo. Ahora incorpora una pantalla central de 10.9 pulgadas para controlar todo el info entretenimiento y detrás del volante, permanecen los 5 marcadores típicos de Porsche de manera digital, excepto el tradicional tacómetro en la parte central que permanece físicamente. Para desplegar los marcadores, se incorporaron dos pantallas de 7 pulgadas a los lados del tacómetro, en donde se muestra mucha información.

En la consola central ahora encontramos cinco teclas de acceso rápido, personalizables según sea el caso. La palanca selectora cambia radicalmente su diseño y la posición de las rejillas de ventilación ahora se encuentran poco visibles. Los asientos también han recibido mejoras estructurales más que de diseño, pero manteniendo siempre la posición de manejo de un verdadero 911.

Mucho más que contar.

Porsche agrega un nuevo modo de manejo: Wet Mode. Muy destacable que se le sugiera al conductor activar este modo de manejo cuando el 911 detecta que hay suficiente cantidad de agua en la calle, como para ponernos en peligro. Esta detección se logra a través de sensores ultra sónicos situados en las loderas, debajo de las salpicaderas.

Por primera vez, se incorpora Porsche Digital con distintas aplicaciones para usuarios del nuevo Porsche 911, ofreciendo servicios de concierge 24 horas, asistencia y hasta trazado de rutas. Por si fuera poco, se encuentran aplicaciones para calcular nuestra huella de carbono generada con el manejo y se ofrecerán distintas opciones para poder compensarla.

Se espera que llegue a nuestro país alrededor del primer trimestre del 2019 y aun no existen precios confirmados. Para los curiosos, les dejamos algo en que pensar. La plataforma de esta nueva generación del 911, es lo suficientemente flexible como para permitir una versión híbrida. Nunca digamos nunca.

Sobre 

Ingeniero Industrial especializado en el sector automotriz, con una profunda pasión y conocimiento por la mecánica y funcionamiento de todos los autos.
Desde pequeño, exaltado por el manejo deportivo en cualquier instancia y fanático de los autos europeos.
Aficionado a la aviación y con experiencia en los medios, TV y radio.
@zuckermann7

¿Qué opinas?