Irresistiblemente atractivo: Toyota C-HR

Cuando Toyota presentó el C-HR, sin duda estaba escuchando al cliente. Ha sorprendido por sus formas, por la manera atrevida de llegar a quien quiere una camioneta o “crossover”pero también desea un auto deportivo, que debería de ser hatchback pero sin dejar de lado la comodidad y funcionalidad para la ciudad. Sin duda, en el C-HR se nota como escucha al cliente que lo quiere básicamente todo y que muestra su personalidad.

Sorprendió, es la palabra cuando presentaron la idea, Toyota lanzaba un modelo que se apegaba a lo emocional en las líneas, quizás hasta sensuales en su diseño que nunca le habíamos conocido y con ello rompía toda una época de líneas y tipos de vehículos más tradicionales. Este C-HR es vivo reflejo de una nueva era en los trazos, tecnología y concepción de vehículos Toyota, de hecho cuando usted lo maneje se dará cuenta qué toque se vive por fuera con una personalidad que conquista al exigente joven que desea atractivo y al adulto que quiere frescura en su día a día, se vive por dentro con total funcionalidad.

Toyota mismo lo define como una mini SUV con los beneficios de un deportivo coupé y dimensiones superiores a lo esperado, y es por eso que hay que manejarlo, subirse y no solo verlo pasar, además de ser atractivo, conquista al tenerlo día a día en el garage por su gran funcionalidad.

Lleno de estilo 

Es difícil describir al C-HR por sus formas, pero lo que sí le puedo decir es que la aerodinámica combina con trazos que a la vista son más que atractivos, no pasa desapercibido y también aterriza un concepto de deportividad inusual para el segmento con lo cual consigue una innovación, que lo deja casi sin competidor, por lo bien logrado de este concepto.

Puntos claves de lo que debe conocer, es que sus grupos ópticos firman al auto con luces diurnas LED, lo cual le aumenta la vanguardia en diseño, véalo por delante y de verdad es agresivo pero amigable y además sensual. De lado es ese atleta que todos quisiéramos ser o auto deportivo que invita a manejar y disfrutarlo, sus líneas de tensión viajan bien y nunca sacándolo de buenas proporciones en todo su conjunto, y por detrás, aunque las líneas son muy vanguardistas sus formas logran rematar con gran deportividad. Vea el deflector de aire trasero, que combina con las calaveras y las defensas. Cuando se realiza un vehículo de este estilo se corre el riesgo de que no se hable el frente con la parte trasera y aquí sí lograron que lo hicieran plenamente.

Lo sexy…

No se imagine que queda solo en las formas, Toyota le ha dotado en México de un motor 2.0 litros de cuatro cilindros con 148 caballos, que para ciudad es un gran compañero en eficiencia pero también en comodidad, cuando le digo que maneje es importante para que comprenda su gran comodidad y su caja que es continuamente variable inteligente que le deja sentir el paso de la velocidad, el manejo y visibilidad por su dimensión y altura hacen el gran compañero partidos los días. Recuerde que el sistema de apertura variable de válvulas de los motores Toyota le permite mayor eficiencia, pero también mejor respuesta a cualquier régimen para darle lo que usted pida en el acelerador.

En el tema del desempeño, concibieron el C-HR en la nueva plataforma de Toyota, la conocida como “Toyota New Global Architecture”, que cuenta con una excelente rigidez, lo que mejora la dinámica de manejo y asegura en carretera un gran comportamiento.

Seguridad de alto nivel 

Así como usted ve el diseño, la seguridad también es sorprendente bajo el concepto del “Star Safety System” de la marca, que en ciudad le da gran desempeño al C-HR en cualquier situación de lluvia, tracción o bajo coeficiente de agarre, así como protección ante cualquier accidente. En un resumen rápido, el sistema de control de estabilidad, el de tracción –por cierto, es tracción delantera–, la distribución electrónica de la fuerza de frenado, asistencia en poder de frenado, y el asistente para pendientes, le hacen ser el perfecto compañero para frenadas súbitas en ciudad o para sortear curvas de alta velocidad en carretera. La polivalencia de ser hatchback y crossover, también se vive en el mejor auto de ciudad pero con gran capacidad para carretera.

En conclusión 

No podemos dejar de lado y concluir una opinión del auto sin decir que en el interior se vive toda la nueva era del diseño de la marca, como se ofrece en una sola versión, a esta le han puesto de todo, la apuesta fue ofrecer C-HR al cliente que lo quiere todo en equipo desde sistema Smart Key que le permite entrar, cerrar y encender sin llave, hasta la pantalla de siete pulgadas y seis bocinas, o su sensor de lluvia para limpiadores, el “spoiler” trasero con luz LED y el volante deportivo forrado en piel con acabados en “piano black”.

Remata el conjunto unos rines de 17pulgadas de diseño específico, para creare un vehículo que conquista al exigente en diseño, para quien quiere sobresalir de lo normal, pero quiere crecer su estándar en cuanto seguridad, manejo deportivo para un vehículo de ciudad. Si no necesita una SUV, y no le satisface la altura de un hatchback, ya se aburrió de un sedán, Toyota ha creado C-HR, para aquellos que adoptan las tendencias y lo quieren todo, pruébelo y comprobará el buen juicio de Toyota escuchando al cliente.

Toyota C-HR 

2.0 litros

4 cilindros

1 6 válvulas

148 caballos de potencia

Transmisión CVTi-S de  7 velocidades

Star Safety System

7 bolsas de aire (incluye para rodillas del conductor y tipo cortina)

Tanque: 50 litros gasolina

Peso: 1,470 kg

Volumen de carga: 297 litros

Rines 17 pulgadas, (incluyendo refacción)

Precio 374,900 pesos mexicanos (varía sin previo aviso)

Sobre 

Periodista y fundador de varias publicaciones de relojes y automotrices con mas de 20 años de experiencia en TV, radio, periódico, revistas e internet. Director Editorial del suplemento semanal Autos Publimetro. Director General en www.watchesworld.com.mx
Fanático de las redes sociales, entusiasta aguerrido de las motos, aparatos de medición y mapas.

¿Qué opinas?