, , , ,

El Rey de los Roadster: AMG GT Roadster

Finalmente llegó la versión que tanto nos preguntábamos si aparecería, de uno de los autos más emblemáticos del mundo: AMG GT Roadster.

/marzo 30, 2017

Finalmente llegó la versión que tanto nos preguntábamos si aparecería, de uno de los autos más emblemáticos del mundo: AMG GT Roadster.

La cita de la presentación mundial y prueba de manejo internacional fue en Arizona, entre un calor impresionante y abundantes paisajes desérticos.

Por la mañana, con los autos de fondo, nos dieron toda la información necesaria para poder probar este bólido alemán a fondo.

 

 

Prestaciones de un líder.

Existen 2 versiones: GT Roadster y GT C Roadster. Varias diferencias entre ambos, principalmente motor, prestaciones y precio.

Toda la familia de AMG GT monta el mismo motor V8 4.0L Biturbo, pero con algunas modificaciones para su desempeño, dependiendo la versión.

En particular, el GT Roadster cuenta con 476hp y 630nm de torque disponible desde las 1700 rpm, transmisión AMG Speedshift DCT de 7 velocidades con cambios al volante y logra el 0 a 100 km/h en tan solo 3.9s.

El AMG GT C Roadster, en cambio, desarrolla 557hp y 680 nm a partir de las 1950 rpm, derivado de un aumento en el tamaño de la turbina y compresor de los turbocargadores (igual que en el AMG GT R) aumentando así la presión de 1.1 hasta 1.25 bares. Monta la misma transmisión AMG Speedshift DCT de 7 velocidades en la parte trasera para equilibrar la distribución de pesos y en conjunto, catapulta a ese misil alemán hasta los 316 km/h!! La cifra de cero a 100 km/h: 3.6s.

 

 

La variante GT C tiene mucho del miembro más crudo y deportivo de la gama; el AMG GT R, que es prácticamente un auto de carreras homologado al límite para las calles.

 

Un facelift.

Adentrándonos en diseño, tiene líneas laterales más marcadas que recaen en los estribos de aluminio, además de otro diseño de rines y rematado en color oscuro. Es 5.7 centímetros más ancho en la parte trasera, heredado de su hermano AMG GT R y por tanto, aumenta su estabilidad y modifica también sus bordes en las salpicaderas luciendo más ancho y musculoso.

Así mismo, todos los modelos presentan una nueva y sensacional parrilla llamada Panamericana, haciendo honor a la famosa Carrera Panamericana que tantos nombres ha inspirado en la industria automotriz.

 

 

Además, el GT C Roadster tiene el eje trasero direccional, para poder ayudarnos a corregir nuestro camino. Con tan solo abrir o cerrar las ruedas traseras 1.5 grados, en sentido contrario a las delanteras cuando vamos a menos de 100 km/h y en el mismo sentido cuando superamos esa velocidad.

 

Ponerse detrás del volante.

Por dentro, encontramos mucho terminado piano black, así como fibra de carbono en tablero. La consola central es de gran tamaño y tiene un super diseño elegante, muy deportivo y de gran calidad.

Al igual que en la versión Coupé, los asientos tienen alcántara y son de cubo para mayor sujeción, pero en ningún momento resultan incómodos.

Se notan perillas selectoras de los 5 modos de manejo: Individual, Confort, Sport, Sport+ y Race. Botones especiales para controlar los modos de la transmisión automática, así como control de suspensión y apertura y cierre de escapes.

El volante recortado en la parte inferior es completamente ergonómico y esta forrado en alcántara para prevenir resbalones repentinos.

 

 

Ya en marcha.

Desde que se enciende el auto, se nota que es un todo poderoso. Se nota que es un AMG desde lejos, pero por el rugido al encenderlo.

Tuvimos tramos en ciudad a velocidad controlada y la marcha resulta bastante confortable, cosa que no es fácil en un Roadster. Tiene tanta potencia que hay que ser gentil con el acelerador.

Al estar ya en camino abierto, las ganas vencieron a la prudencia y pisamos el pedal a fondo. La respuesta, simplemente brutal. Como buen AMG, quiere comerse cada centímetro de pavimento y a cualquier auto que represente una amenaza. La reacción es fantástica, la transmisión muy rápida y el rugido del V8 Biturbo cautivará a quien lo maneje.

 

 

En curvas, hace excelentemente bien su trabajo. Siempre se mantiene pegado al piso y no permite ni el más mínimo rolling de carrocería. Gracias al eje trasero direccional, el límite máximo en curvas se ha llevado a otro nivel. Parece que no es mucho, pero cuando se toman curvas a 200km/h, la diferencia es abismal.

Las frenadas, como debe ser. Un auto completamente balanceado para sus prestaciones y no permiten que sean rebasados a ninguna velocidad. Un detalle muy bueno de estos frenos de competencia es que a pesar de su dureza, no rechinan en frio, cosa que algunos autos deportivos no han podido reparar al 100%.

Las recuperaciones son además de brutales, exquisitas. Circulando a 80km/h, en 7 segundos más, estamos ya cruzando los 200km/h y pareciera que este auto no tiene final. Llega a los 250km/h muy fácil. No estoy seguro de que pasando 300 km/h, comience a dejar de acelerar.

La competencia lo espera, pero creo que no está enterado de sus capacidades. Un verdadero Roadster alemán ha llegado a nuestro país, listo para destronar a cualquiera. Sus rivales tienen un nuevo modelo por el cual preocuparse, no solo por su gran apariencia, sino por sus capacidades.

Estará en nuestro país en el 2do semestre de 2017 y los precios aproximados son de 2.7 millones de pesos para AMG GT Roadster y para AMG GT C Roadster será de 3 millones de pesos.

También, está casi confirmado que llegará la versión más extrema: AMG GT R para finales de año o principios de 2018 en aproximadamente 4 millones de pesos.

¿Cuántos van a querer?

Comentarios
ESCRITO POR
Ingeniero Industrial especializado en el sector automotriz, con una profunda pasión y conocimiento por la mecánica y funcionamiento de todos los autos. Desde pequeño, exaltado por el manejo deportivo en cualquier instancia y fanático de los autos europeos. Aficionado a la aviación y con experiencia en los medios, TV y radio. @zuckermann7
Ir a la barra de herramientas