Shelby Eleanor, la historia del auto que te hizo suspirar

Shelby Eleanor, la historia del auto que te hizo suspirar

Shelby Eleanor, ese famoso vehículo que protagonizó la película 60 Segundos (Gone in 60 Seconds) jamás existió. Al menos no como generalmente pensamos todos: un GT500 de 1967, objeto de culto y coleccionismo. Y lo anterior tiene razón en que el bólido se menciona en la cinta como un Shelby GT500, pero nunca estuvo preparado ni estilizado de esta forma.

 

Shelby Eleanor, el original 

Sí, Gone in 60 Seconds fue una cinta de 1974, que contó con un Ford Mustang Sportsroof de 1971 (Mach 1) rediseñado. Este bólido aparecía con claras modificaciones para hacer lucir al auto como un 1973. Sí, justo antes de cambiar de generación. Lucía un cofre más alargado y con cuadros ópticos traseros totalmente diferentes. Evidentemente la versión utilizada en la cinta original montaba un V8, pero no se especifica la potencia. Este ejemplar tuvo tanto éxito que se solicitó a Shelby desarrollar unas cuantas unidades y ponerlo a la venta.

Shelby Eleanor del 2000

Shelby Eleanor, el mítico auto pilotado por Randall “Memphis” Raines. Fue el auto seleccionado para el remake de la película en el cambio de milenio. Este ejemplar también fue producto de un cambio estético y preparación diferente. Básicamente el director Dominic Sena solicitó al equipo de Unique Performance y Chip Foose el desarrollo de un bólido especial. Y para lograrlo se utilizó un Ford Mustang Fastback con piezas pedidas a Shelby a fin de hacerlo lucir similar al GT500 del 67.

La buena noticia de ello es que hasta la fecha puede ser solicitado aUnique Performance. Pues desarrollan una que otra unidad en diferentes versiones denominadas Shelby GT500E. Las cuales van desde los 325 caballos hasta los 575 hp de poder.

Estos ejemplares son montados sobre chasises de Ford Mustang 1967 y 1968 con carrocería Fastback. Y adaptados en prácticamente todo. Son objetos de colección, más no un vehículo original. Finalmente, para la cinta se ocuparon 9 vehículos solicitados a Unique Performance. De los cuales algunos se fueron subastados y otros más destruidos durante el rodaje.

Marco Alegría

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".

¿Qué opinas?