Ford Ghia 92
, ,

Ford Ghia: el lujo como sinónimo

La guía del éxito. Ese fue el slogan de la campaña en México para Ford Ghia; el descendiente con más personalidad y lujo basado en uno de los nombres automotrices más grandes en la...

/febrero 27, 2020

La guía del éxito. Ese fue el slogan de la campaña en México para Ford Ghia; el descendiente con más personalidad y lujo basado en uno de los nombres automotrices más grandes en la historia: el Ford Topaz.

¿Qué tan grande fue Topaz a nivel mundial? Creo que para entenderlo mejor hay que explicarlo con números.

Desde su inicio de producción en el año de 1984 bajo el nombre Ford Tempo hasta su año final en 1994, se produjeron 2 millones, 732 mil 542 unidades. Esa cantidad notable de vehículos fue la excusa perfecta para llevar a cabo un proyecto exclusivo para México. Un modelo de lujo del existente Topaz. Ford Ghia.

Ford Ghia Poster

Publicidad de Ford Ghia en México

Topaz y Tempo; sus hermanos gemelos.

Nuestro #ViernesVintage pasado hablamos de un vehículo deportivo histórico, el Chevrolet Corvette Stingray. Esta vez, nuestro viaje por la historia comienza hacia el padre de Ford Ghia y un best seller de Ford en la década de los 80: Ford Topaz o Ford Tempo, como era conocido en Estados Unidos.

Topaz nace de un plan de rejuvenecimiento de Ford. La búsqueda de la armadora norteamericana era crear vehículos más eficientes y amables al medio ambiente pero al mismo tiempo con diseños más modernos para competir con los rivales asiáticos. En 1983 llegaba el primer modelo de Topaz simultáneamente al mercado mexicano y el norteamericano.

La oferta iniciaría con un chasís de tracción delantera con un motor de 4 cilindros y basado en la plataforma del Ford Escort. El éxito fue rotundo. El primer modelo de Topaz subsistiría hasta 1988 donde la segunda generación vendría un rediseño que eventualmente nos traería al Ford Ghia en 1992

Ford Tempo 1984

Ford Tempo o Topaz como se conocería en México

Un Topaz más fifí

La segunda generación de Topaz en México vendría equipado este vehículo con una caja de cambios de 5 velocidades (una más que el pasado) y la introducción de un motor V6 Vulcan.

Nueva parrilla, nuevos faros, nuevos asientos; la adaptación de Topaz al mercado de sedanes más equipados comenzaba. Sin embargo, Ford quizo dar todavía un salto mayor de calidad con este popular vehículo. Era hora de ofrecer un auto mediano económico y fiable pero con acabados más lujosos para competir con rivales como el Chrysler Shadow.

¿La decisión? El Mercury Topaz norteamericano sería la base para este proyecto de idear un Topaz más lujoso en nuestro país. Un vehículo caracterizado por una parrilla única en diseño, menos cristal y un motor de 4 cilindros y acabados base. Sin embargo, había un problema muy grande. Mercury no existía en México.

Mercury Topaz 1992

Mercury Topaz 1992, modelo base para Ford Ghia

Ante el temor de perder ventas ante un nombre desconocido para el público mexicano y generar confusión en los consumidores, el gigante azul decidió asociar el vehículo a un sinónimo de lujo para su marca ya conocido. El coche se llamaría Ford Ghia.

Ficha técnica Ford Ghia (1993)

•Años de fabricación: 1992-1994

•Motor: 6 cilindros de familia Vulcan

•Potencia: 132 hp

•Velocidad máxima: 170 km/h

•Transmisión: automática de 3 velocidades

•Consumo medio de gasolina: 8.5 kilómetros por litro.

¿De donde viene Ghia?

Probablemente han escuchado el nombre Ghia antes. Incluso algunos lo recordarán presente en modelos de marcas como Alfa Romeo, Fiat, Plymouth e incluso Volkswagen y Volvo.

El nombre viene de una compañía italiana armadora y de diseño llamada Carrozzeria Ghia SpA establecida por Giacinto Ghia en 1917. 

Ghia inició construyendo modelos de peso ligero en aluminio; principalmente vehículos deportivos. Sin embargo, poco a poco el nombre comenzó a elevarse en prestigio al ofrecer diseños únicos y especiales para modelos ya existentes.

Ghia adquirió un nuevo significado particularmente en su asociación con Ford. Si veías en la calle un Ford con la etiqueta Ghia, esto significaba que estabas frente a un tope de gama. Ejemplos de modelos que portaron este emblema fueron el Fiesta, el Sierra, el Orion y por supuesto, el Mondeo.

El lujo de los 90

Nunca antes la insignia de Ghia se había utilizado por sí sola en un vehículo del fabricante americano. Ford Ghia se convirtió en una versión de lujo exclusiva para el mercado mexicano.

¿Cuál era la definición de lujo de los 90? Ford Ghia contaba con espejos, vidrios, seguros y asientos eléctricos como estándar. Su parrilla iluminada al centro así como rines especiales lo distinguían de su hermano más austero, el Topaz.

Ford Ghia

Ford Ghia (Autor Bull Dozer)

Detalles como una antena de radio que emergía automáticamente, una luz interior para la zona de pies tanto para conductor como pasajero; y hasta un sistema de sonido estéreo con un ecualizador de 5 bandas eran algunas de sus particularidades.

En cuanto a los interiores, los insertos tipo madera y sus asientos extremadamente cómodos lo hacían destacar de otros modelos de Ford. Para ofrecer personalización y comodidad al conductor, el volante era ajustable de arriba a abajo, una característica inusual para la época.

El fin de una era llegaría en 1994. Ford introdujo el Ford Contour y el Mercury Mystique como los reemplazos para el Topaz y el Ghia.

Estos modelos se enfocarían más en revolucionar la tecnología de la marca, debido a que la plataforma del Topaz y por lo tanto de Ford Ghia se veía como antigua y necesitada de una renovación.

Por lo tanto, Ford Ghia eventualmente finalizaría su producción en México. Pero como buen automóvil clásico y resistente, aún siguen varios allá afuera. Así que un buen reto para nuestros lectores es de todos los Ford Topaz aún en circulación, si alguno de ustedes pueden llegar a identificar a su hermano fifí: nuestro querido Ford Ghia. 

Comentarios
Ir a la barra de herramientas