Entendiendo el deporte motor con la fuerza de Rolex

Sergio Perez (MEX) Racing Point F1 Team RP19 in the race.

Sin duda, el matrimonio entre los relojes y los autos de competencia es un feliz lugar en el imaginario colectivo que une a entusiastas, coleccionistas, apasionados, profesionales, deportistas, a muchos otros hombres y mujeres que se siguen y nos demuestra claramente dos industrias que comparten la precisión, la disciplina y la vanguardia en todo lo que hacen, Rolex es prueba de ello.

Podría decir que dentro de cada reloj Rolex vive una pasión especial, ahí late el mismo corazón de quien lo lleva al unísono, es ese “tic-tac” en vivo que vemos en cómo la manufactura fortalece a los autódromos del mundo. Basta darse una vuelta por cualquier pista de Fórmula 1 y ver cómo los segundos, minutos y horas son protagonistas y las dispone públicamente Rolex, así su dedicación por el deporte motor es mayor.  Le puedo decir que no se entendería un área de pits sin estar presente el gran tótem de Rolex, simplemente hace falta ver estas emocionantes áreas de las pistas, desde donde se viven históricas arrancadas de las carreras o se sale de una parada a pits, para comprobarlo.  Vea las fotos en las 24 horas de Le Mans, Daytona o cualquier fecha de la Fórmula 1, el tótem verde de Rolex está presente.  Así como lo está en muchos relojes monumentales alrededor de la pistas, marcando la hora de manera análoga y públicamente.

Rolex y la velocidad…

No es casualidad, Rolex ha estado presente en esta alianza con el deporte motor desde hace décadas, hay que recordar, por ejemplo, cómo en 1930 Sir Malcolm Campbell rompe la barrera de las 300 millas por hora (482 kilómetros por hora) en tierra con su bólido “Blue Bird”, él llevaba un Rolex en su muñeca.

The FIA Safety Car.

En otro de los hechos que demuestran este apoyo al deporte motor, un año sin duda especial es 1959 cuando se une en definitivo a la Daytona International Speedway, lo que quedaría impregnado por siempre en la casa con su potente cronómetro Daytona.

En ocasión del Gran Premio de México 2019 tuve oportunidad de platicar con uno de los grandes campeones aún en activo del deporte motor en muchas actividades de soporte y sobre todo como un gran amigo de Rolex, Sir Jackie Stewart, no solo para una entrevista sino día y medio completos disfrutando con él y conociendo a la persona que hay detrás del corredor, al hombre que sostiene al piloto tres veces campeón del mundo, solo así se puede comprender que su pasión no únicamente se vertía en las pistas, que sin duda son su vida, pasión y disciplina, sino también esa búsqueda por la pulcritud y por el buen vestir, exigiéndose y exigiendo a su equipos el estar presentables para todas sus ocasiones y vida personal, en las pistas, en una cena de gala o en un cocktail, eso lo llevó siempre en la mente, con la principal idea de respetar el lugar y la ocasión a donde se atiende.

El caballero Stewart

Ese mismo “Gentleman” me platicaba cuando en sus tiempos de inicio la abundancia económica no era lo que regía sino el valor del futuro por lo que estaba logrando, él mismo con uno de sus primeros ingresos económicos de las pistas entró en Estados Unidos a una joyería y se compró un Rolex, seguramente en ese momento tenerlo como exactamente también hoy sucede, le marcó un momento especial de logro, éxito e inolvidable en las pistas.

 

Jackie Stewart (GBR).

De hecho, me mostró y pude verlo durante los días que compartimos en la Ciudad de México. Quién iba a pensar que esa misma empresa se fijaría en él, en 1968 para formar una alianza que hoy tiene más de 50 años y está más viva que nunca.  Sí, hablamos de sus carreras, de sus retos y de los momentos especiales en la vida, es más, hasta lo vi abrazar y bromear con su acérrimo rival en las pistas, el señor Emerson Fittipaldi (dueños del campeonato mundial entre 1971 y 1974, alternándose el título esos años), lo que me llevó a conocer a ese sonriente hombre, con quien tuve oportunidad de caminar los pits y escucharlo hablar de cada detalle, de cómo el paso del tiempo ha cambiado a equipos, hombres del deporte motor, disposición de tecnología, llanteras, hasta políticas, usos y costumbres entre pilotos y equipos, etcétera, la inacabable riqueza de quien ha vivido en las pistas con una pasión especial y un Rolex en la muñeca, que hoy lo mantiene con un corazón de logro y que aún le late al máximo pues se le nota cada sonrisa en cada paso que da en los pits, paddock o en las ocasiones sociales que compartimos.

Así, es para darse cuenta cómo Rolex también contribuye a que el deporte motor esté más vivo que nunca, que sus protagonistas cuenten el tiempo que les tocó vivir, lo atesoren y alimenten a las siguientes generaciones. Las razones de estar en la pista para la relojera son mucho más valiosas que solo una presencia de la corona, es un compromiso de apoyo a todos los que participamos en ellas, así tal cual, imagino a otro como yo en 30 años con Tom Kristensen, ganador nueve veces las 24 horas de Le Mans y también testimonial vivo de Rolex, paseándose por los pits del Hermanos Rodríguez atesorando el deporte motor y la relojería. Cambiarán los autos, las tecnologías, los materiales, los pilotos en activo y hasta las reglas, pero seguro seguiremos viendo un cronómetro Rolex alimentando la pasión del deporte motor.

Rolex y la F1 en México…

Estos días con Sir Jackie Stewart, enriquecedores como ningunos otros que he vivido con el deporte motor, se convirtieron en la entrevista que mi vida más me ha enriquecido en todos los sentidos, pues simplemente no se puede escribir sino hacer vivir sus palabras.

Y quizás muchos vivan en el mito de la Fórmula 1, pero le puedo asegurar que es totalmente verdad, esta competencia no está hecha de una pista y algunos autos, es una empresa mayor para la humanidad impactar a tantos países, tantas ciudades, tantos eventos, tantos kilómetros, en un deporte que es el más global, el de mayor audiencia televisiva, pude entrar al centro de televisión móvil con más de 70 personas y 300 cámaras en vivo y ver la consola de lo que se manda al aire y vemos.

También la sala de los oficiales mayores de pista y médico, quienes toman decisiones trascendentales de lo que pasa en la pista y ver cómo son miles de mexicanos involucrados en la carrera, entrar a los pits y ver que el trabajo en equipo es el que da él éxito.  Es un deporte que requiere de cuantiosas inversiones para ponerlo en pantalla, es una actividad hecha de atletas del mundo y de hombres y empresas de visión a largo plazo que muestran el compromiso con una actividad que indudablemente hace de este mundo uno mejor predicando con disciplina diaria y deporte, con valores y un imparable desarrollo, justo ahí Rolex encuentra la unión perfecta con el deporte motor, pues queda demostrado que ambos buscan siempre el nuevo reto, el nuevo estándar y la precisión.

 

Desde la tribuna de ser mexicano gracias a Rolex por permitirme tener el contenido y vivencias para escribir este espacio y a Sir Jackie Stewart por hablar tan bien de México, por demostrarme que es realmente una pasión de vida la que lleva al éxito humano y profesional en todas las áreas, y en lo personal comprobar que la actividad profesional de la industria automotriz, el deporte motor, la actividad relojera mundial y el amor a la familia, son y valen la pena como ejes para sentirse realizado en este mundo…

Facebook Comments

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".