¿Cómo mantener tu auto en mejor estado que el año pasado?
,

5 señales de que amas a tu auto con pasión y locura

Muchas personas compramos un auto no solo por funcionalidad, sino por puro amor.

/diciembre 30, 2020

Si tienes alguna de estas 5 señales, seguro amas a tu auto con pasión, locura y harías todo por él para tenerlo en perfectas condiciones.

Muchas personas compramos un auto no solo por funcionalidad, sino por puro amor a su. Amar al auto no es para todos, solo para aquellos que somos apasionados de los motores y las ruedas.

Si haces estas 5 cosas, bienvenido al club, pues eres uno de los que amas a tu auto tanto como si fuera un miembro más de la familia.

  • Siempre tienes tiempo para limpiarlo. Eres de los que mantiene el auto impecable por dentro y por fuera; cuidas su pintura, vestiduras, volante, alfombra y lo mantienes a salvo de cualquier mínima partícula de polvo.
  • Tiene nombre propio. ¡Ya! confiésalo, ¿cuál es el nombre de tu auto? ¿Palomo, Christine, Rojo? es tu fiel compañero, si amas a tu auto con pasión y locura es normal que te dirijas a él como si fuera una persona.

Te puede interesar: Psicópatas al volante ¿eres uno?

  • Lo celas como si fuera tu novio/a. Los celos no solo son de persona a persona, tu auto también puede causarte este sentimiento igual que en el amor y quieres sobre proteger una relación.
  • Tu auto es tu segundo hogar. O hasta el primero, es tu refugio, amas estar en él tan solo para escapar del bullicio de las personas. te gusta manejarlo para desestresarte, para llamar por teléfono o simplemente escuchar música.
  • Lo personalizas. Amas a tu auto con pasión y locura si siempre buscas personalizarlo de acuerdo a la época. Le pones adornos por fuera, estampas, o le cuelgas cositas por dentro; eso es amor puro.

Síguenos en Twitter

Comentarios
ESCRITO POR
Comunicóloga de profesión (egresada de la UIC), periodista por afición y especializada en autos por pasión. Entusiasta de la velocidad y el manejo con clase. #soyBélgica y @medicenbk


Ir a la barra de herramientas