, , ,

Eleanor, la verdadera historia del Shelby GT500

Conoce la verdadera historia de Eleanor, el Shelby GT500 que nunca existió

/enero 13, 2020

Todos recordamos a Eleanor, ese famoso vehículo que aparentaba ser un Shelby GT500 y que protagonizó la película 60 Segundos (Gone in 60 Seconds) pero que nunca existió.

Al menos no como generalmente pensamos todos: un GT500 de 1967, objeto de culto y coleccionismo. El bólido se menciona en la cinta como un Shelby GT500, pero nunca estuvo preparado ni estilizado de esta forma.

Continúa con: GT500 2020, el Shelby más poderoso de la historia

El original Shelby Eleanor 

Sí, Gone in 60 Seconds fue una cinta de 1974, que contó con un Ford Mustang Sportsroof de 1971 (Mach 1) rediseñado. Este bólido aparecía con claras modificaciones para hacer lucir al auto como un 1973. Sí, justo antes de cambiar de generación.

Diferencias entre un Shelby GT500 y Mustang Sportsroof

Utilizaba un cofre más alargado y con cuadros ópticos traseros totalmente diferentes. Evidentemente la versión utilizada en la cinta original montaba un V8, pero no se especifica la potencia. Este ejemplar tuvo tanto éxito que se solicitó a Shelby desarrollar unas cuantas unidades y ponerlo a la venta.

Shelby Eleanor del 2000, ¿qué coche era en realidad?

Shelby Eleanor, el mítico auto pilotado por Randall “Memphis” Raines. Fue el auto seleccionado para el remake de la película en el cambio de milenio.

Este ejemplar también fue producto de un cambio estético y preparación diferente. Básicamente el director Dominic Sena solicitó al equipo de Unique Performance y Chip Foose el desarrollo de un bólido especial. Y para lograrlo se utilizó un Ford Mustang Fastback con piezas pedidas a Shelby a fin de hacerlo lucir similar al GT500 del 67.

La buena noticia de ello es que a la fecha puede ser solicitado aUnique Performance. Pues desarrollan una que otra unidad en diferentes versiones denominadas Shelby GT500E. Las cuales van desde los 325 caballos hasta los 575 hp de poder.

Estos ejemplares son montados sobre chasises de Ford Mustang 1967 y 1968 con carrocería Fastback. Y adaptados en prácticamente todo. Son objetos de colección, más no un vehículo original. Finalmente, para la cinta se ocuparon 9 vehículos solicitados a Unique Performance. De los cuales algunos se fueron subastados y otros más destruidos durante el rodaje.

Visita nuestro canal de YouTube 

A subasta, uno de los 3 sobrevivientes de la filmación

El distribuidor alemán Chrome Cars enumeró el Mustang, que lleva el número de chasís 7R02C173895, en su sitio web. Explicó que es el séptimo de 11 ejemplos construidos por Cinema Vehicle Services (CVS), y es especial porque es uno de los autos que se utilizaron para la filmación de Gone in 60 Seconds, uno de los que no fueron destruidos para efectos de la película.

CVS vendió los coches supervivientes a coleccionistas y el número 7 llegó a Alemania después de pasar un tiempo en Inglaterra. En cuanto a especificaciones la potencia proviene de un motor V8 de 351 pulgadas cúbicas (5.7 litros) construido por Ford Racing capaz de desarrollar 400 caballos de fuerza a las ruedas traseras, cuenta con transmisión manual de 4 relaciones. El vehículo cuenta con 72,815 millas desde 2000, o sea más de 115 mil kilómetros.

El precio estimado debería superar el millón de dólares con total facilidad, ya que un ejemplar en 2013 superó esta cifra en subasta por Mecum.

Continúa con: la historia de Lamborghini Miura.

Síguenos en Instagram.

Comentarios
ESCRITO POR
Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.


Ir a la barra de herramientas