Logotipo Mercedes-Benz AMG
, , ,

¿Qué significa AMG en Mercedes-Benz?

Averigua porqué solamente algunos modelos son dignos de portar esta histórica insignia.

/julio 7, 2021

¿Alguna vez se han confundido respecto a la enorme cantidad de modelos, insignias y siglas dentro del mundo automotriz? Sin duda, a mí me ha pasado. AMG es uno de los acrónimos que probablemente has visto aparecer más de una vez y actualmente pertenece a un legado histórico dentro de Mercedes-Benz.

¿Pero qué significan estas tres letras? ¿Es una gama exclusiva? ¿Un vehículo especial? ¿Acaso se trata de una marca totalmente diferente? ¿Por qué algunos vehículos sí lo tienen y otros no? Hoy vamos a responder todas esas preguntas y más sobre la historia de las siglas que al día de hoy son sinónimo con la firma alemana. 

La historia de AMG

Todo comienza para Mercedes-Benz AMG en 1967 bajo el nombre AMG Motorenbau und Entwicklungsgesellschaft mbH. Si nada de esto hace sentido, no te preocupes. En corto, AMG es una división de carreras bautizada por dos de los ingenieros más importantes en la firma: Aufrecht y Melcher. La letra final se refiere a Großaspach, la localidad germana de la que ambos eran originarios. 

Hans Werner Aufrecht y Erhard Melcher, fundadores de AMG

Existe una confusión común de pensar que las siglas en realidad significan Affalterback Motor Group. Sin embargo, cada vez que veas esta en un vehículo Mercedes-Benz, esto quiere decir que el vehículo monta un motor diseñado por AMG. Esto significa que portas un motor con mayor potencia y desempeño de lo usual. Naturalmente, esto significa que no lo verás en las gamas inferiores de la marca. 

Durante su formación en 1967, originalmente empezó diseñando motores de carreras y probándolos para futuras cerreras. El primero fue diseñado para el Mercedes-Benz SE sedán que en su momento fue el vehículo alemán más rápido del momento. 

La esperanza muere al último

Mercedes-Benz AMG parecía ir por buen camino… hasta que la marca cerró su división de coches deportivos. Tanto Aufrecht como Melcher estaban bastante desilusionados pero eso no los detuvo. Determinados a crear los motores más veloces disponibles, continuaron trabajando en su tiempo libre. 

El primer paso fue conseguir un sedán 300 SEL como referencia. El coche era bastante pesado y sin duda no estaba hecho para ser un vehículo de carreras. Ni Aufrecht ni Melcher se intimidaron por ello y reemplazaron su motor e instalaron el suyo. Se trataba de un 6.8 litros que producía la sorprendente cifra de 428 caballos de potencia. 

El 300 SEL AMG que compitió en Bélgica

El Mercedes modificado por AMG fue bautizado Red Pig e hizo su debut en las 24 Horas de SPA en Bélgica. El resultado fue increíble. Un sedán originalmente concebido como un coche de lujo había aniquilado a coches creados para la pista. Su récord fue de 10 victorias, algo simplemente inexplicable.

Naturalmente, después de esto, AMG obtuvo una reputación envidiable. Fue así que en los años 70, la división expandió su trabajo para producir carros personalizados para los clientes. Por ejemplo, se presentaron paquetes de accesorios y renovaciones no oficiales de coches para las familias del SL Roadster, el Clase S, el Clase E y la Clase C. 

De experimento a división oficial 

Durante los años 80 y principios de los años 90, Mercedes-Benz AMG obtuvo aún más independencia, mejorando más paquetes en cuestión de motorización. Además, se tomó la decisión de presentar rines exclusivos AMG para diferenciar estos modelos con un fabricante totalmente separado de Daimler-Benz

Para 1990, AMG y Daimler Benz acordaron que de ahora en adelante las versiones AMG de los vehículos de la firma alemana podían presentarse en los auto shows.  Y para 1999, AMG pasaría ser controlada de forma oficial por parte de Mercedes-Benz y pasaría a formar de ahora en adelante la gama más prestigiosa en cuanto a motor de la firma.

Lo que podemos encontrar de manera típica en AMG son motores con mayor cilindrada, trenes de válvulas más ligeros y levas más agresivas. Un ejemplo sensacional de esta brutalidad fue la presentación del Mercedes-Benz AMG Hammer. Era básicamente un 300 SE Sedán como Red Pig pero ahora con un V8 modificado, una cilindrada que Mercedes no había utilizado desde los setentas. 

Mercedes-Benz AMG Hammer

Sin embargo, los cambios no solo eran mecánicos sino también cosméticos. Los cuerpos de AMG generalmente contaban con spoilers frontales más agresivos para su distinción. Otras opciones adicionales eran asientos Recardo, clusters instrumentales, detalles en cromo, estéreos de alta calidad e incluso terminados interiores en madera para algunos coches. 

¿Qué podemos esperar ahora en AMG? 

Al día de hoy, Mercedes-Benz AMG es una de las divisiones in-house más reconocidas en el mundo automotriz. Con una filosofía distinta a la división M en BMW por ejemplo, ya no tiene tanto enfoque a cuestiones deportivas como tal.

Ahora, se trata de combinar un gran desempeño pero con manejo relajado, practicidad y confort para el conductor. Además, se presentan monstruos como CLK GTR diseñados para romper barreras en todos los sentidos. 

Colección de vehículos AMG

¿Cuál es el proceso de trabajo en AMG?

Cuando Mercedes-Benz lanza una nueva línea de vehículos, el equipo de AMG colabora con los diseñadores. Por supuesto, la primera cuestión es asegurar una potencia superior al motor. Luego, se introducen el resto de tecnologías de la división. 

Por ejemplo, se toma en consideración la dinámica longitudinal y lateral para asegurar la comodidad del conductor. Tampoco se trata de que la potencia sea tanta que el coche se convierta totalmente incómodo. Al día de hoy, también se encuentran trabajando en estrategias eléctricas.

Ingeniero AMG trabajando en un motor

Por ello, los ingenieros prestan especial atención en la transmisión, los frenos, los ejes, la carrocería y los amortiguadores. Esto asegura que cada elemento del vehículo funcione bien con todos los demás para proporcionar ese doble propósito: manejo cómodo incluso a altas velocidades. 

Cabe mencionar que todos los motores AMG son hechos a mano. Solamente un ingeniero trabaja por cada motor y al final del ensamblaje, se monta una placa con la firma de la persona quien lo montó. Las siglas AMG son signo de orgullo y sin duda una de las divisiones más emocionantes dentro del mundo automotriz. 

No olvides visitar nuestro canal de Youtube para nuestras pruebas en video.

Comentarios


Ir a la barra de herramientas