Ferrari Roma
, ,

Para comprar un Ferrari, hace falta más que sólo dinero

Ferrari tiene estrictos requerimientos para todo aquél que quiera ser parte de su historia.

/julio 12, 2021

Cuando pensamos en la idea de comprar un Ferrari o algún otro vehículo de una marca exclusiva, la mayoría de nosotros pensamos que existe un proceso de compra bastante simple y familiar. Vas a una agencia, escoges el modelo que te gusta, seleccionas el color, defines la configuración exacta que deseas, pagas y listo. 

Sin embargo, en la esfera del caballo galopante, las cosas son muy distintas. Aunque no lo creas, no basta tener el dinero suficiente en tu cartera para adquirir ese modelo Ferrari de tus sueños. Pero si el dinero no es suficiente, ¿entonces qué necesito para ser un orgulloso dueño de Ferrari?

Bienvenido al mundo del supercar

Para comprar un Ferrari o simplemente adquirir alguna de las marcas pináculo en cuanto a lujo, exclusividad y desempeño; hay que entender cómo funciona el mercado actualmente. La realidad es que la mayoría de las firmas fabricantes de súpercoches o hypercars tienen una demanda sobresaliente. 

Por poner un ejemplo, Toyota, un fabricante enfocado a producción en masa, fabrica alrededor de 10 millones de automóviles al año. Mientras tanto, Ferrari sólo produce 8,400 de sus vehículos al año. ¿Por qué tan poco? Esto se debe principalmente a la estricta filosofía de la marca de producir lo más posible del coche a mano, que termina por retrasar el proceso enormemente. 

Obviamente, los números de Ferrari a comparación de Toyota parecen migajas. Por lo tanto, esto significa que la oferta simplemente no es capaz de alcanzar a la demanda. Muchos dueños aunque tengan el dinero se van a quedar esperando meses o incluso años para su recibir su preciada compra. 

Esto todavía es más notorio cuando se trata de vehículos de edición limitada. Coches como el Ferrari Enzo o el F50, que su producción se restringió a menos de 500 ejemplares, su adquisición se vuelve todavía más latosa. Para algunos, incluso imposible.  

2002 Enzo Ferrari
Fotografía de Classic Driver

Entonces… ¿cómo le hago? 

Ya nos queda claro que para comprar un Ferrari no basta con solo soltar la lana. ¿Pero cómo decide la marca quién recibe sus carros? La respuesta es simple. El principal criterio de la marca siempre va a ser el mismo: ¿Eres un verdadero apasionado de Ferrari? 

Esta pregunta es básicamente el test de lealtad que te hará Ferrari para saber si realmente compartes la pasión de la marca por los automóviles. Es importante para ellos saber que no vienes solamente a comprarte un juguete para presumir a tus amigos ricachones. Necesitas demostrar interés y pasión por su historia y sus vehículos.

Por ejemplo, ¿sabías que es básicamente imposible que un cliente sin historial en la marca adquiera un Ferrari nuevo por parte de una agencia autorizada? Todo cliente que al día de hoy cuenta en su garage con modelos de agencia, tuvo primero que adquirir un Ferrari en el mercado de segunda mano y tenerlo un par de años. 

De esta manera, Ferrari se asegura de que este potencial cliente ya conoce la experiencia de manejar un coche de la firma y que tiene interés en sus coches. Si ya cumpliste este paso, lo que sigue es comprar uno de sus vehículos nuevos en lugares autorizados. Puede ser por ejemplo un Portofino o un FF que son modelos no limitados y están disponibles en su catálogo actual. 

¿Y si quiero algo más exclusivo? 

Ya cumpliste tus primeros pasos para comprar un Ferrari. Ya incluso cuentas en tu garage con algunos modelos nuevos de agencia. ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Cómo funciona la marca en cuanto a sus ediciones limitadas? ¿Existe una lista de requisitos? 

En este caso, tomemos de ejemplo al magnate canadiense Robert Herjavec. Quizá lo conoces por su participación en el programa Shark Tank de ABC. Sin embargo, su fortuna viene de crear soluciones en cuanto al sector de seguridad digital. Resulta que entre las pasiones de Herjavec, Ferrari toma un lugar muy querido en su corazón. 

Robert Herjavec en su LaFerrari
Fotografía de Herjavec Group

Al día de hoy, Herjavec cuenta en su garage con una colección de alrededor de 20 vehículos. Entre ellos, destaca el espectacular LaFerrari, un modelo que solamente se produjeron 499 ejemplares a nivel global. Con ejemplares tan limitados de una marca de por sí rara y exclusiva, ¿cómo le hizo?

La respuesta es simple. Herjavec ha demostrado ser un verdadero fan de Ferrari. De su colección, 7 modelos son obras de la firma italiana. Podemos ver que tiene un Testarossa (1986), un GTO (2021), un 599 Aperta, un 458 Italia, un FF, un F60 y un 458 Speciale. Además, es competidor regular en el Ferrari Challenge, evento diseñado exclusivamente para dueños de la marca. Y por si fuera poco, también tuvo una reunión personal con Pierro Ferrari, el único hijo vivo del legendario fundador Enzo Ferrari. 

El cliente Ferrari demuestra compromiso y lealtad

Para comprar un Ferrari, como sucedió con Robert Herjavec, tienes que contar no sólo con una pasión desbordante por el mundo automotriz sino que un amor y lealtad hacia sus vehículos. 

Aunque muchos asumen que simplemente se trata de que un millonario ofrezca pagar hasta 5 veces el precio de un vehículo exclusivo y convertir esto en una especie de subasta con el clásico “quién da más”, la realidad es que la palabra final la tiene Ferrari. La marca valora principalmente a sus clientes más cercanos y leales.

Ferrari Challenge; la carrera especial para los clientes

Por lo tanto, mientras mejor relación tengas con ellos y tu historial sea mayor con sus vehículos, mejores serán tus oportunidades para ser dueño de sus coches súper limitados. Esto también se encuentra muy ligado a que estos automóviles al ser tan raros y de alto valor coleccionable, mucha gente trata de comprarlos simplemente para revenderlos en unos años a un precio mayor. 

Ferrari quiere evitar esto. Por ello, la marca siempre valorará tu compromiso. Después de todo, un coche existe para que se maneje y disfrute. Para Ferrari, su marca no es simplemente una forma para que un rico se aproveche de su prestigio que tanto trabajo les costó conseguir. Por eso existen estos estrictos lineamientos. Si no fuera por ellos, Ferrari no sería la increíble marca que conocemos ahora.

¡Visita nuestra prueba de video del Ferrari Portofino!

Comentarios


Ir a la barra de herramientas