Mustang vs Camaro vs Challenger ¿cuál es el mejor?

Mustang vs Camaro vs Challenger ¿cuál es el mejor?

Un selecto club que reúne a tres leyendas del musculoso y poderoso automóvil americano revive sus años de gloria y la pasión para enfrentarlos en pleno siglo XXI. Y es que estos tres bólidos marcaron época y propiciaron un deseo que traspasó fronteras, tanto así que en Europa son más apreciados que un Ferrari, Bugatti o cualquier otro superdeportivo que se pueda admirar en las calles de Ginebra, por ejemplo.

Amados u odiados, los autos norteamericanos fabricados entre los años 60 y 70, fueron… y son autos para hombres, o mujeres muy divertidas. Sus características de diseño son tan fáciles de distinguir como de nombrar: cofre alargado, llantas anchas y bajas, tamaño medio (4 plazas), motor de alta cilindrada y consumo, dos puertas (en su mayoría) y la más importante: fabricados en los Estados Unidos. Asimismo, sus ejes rígidos y tracción trasera eran también un aspecto a destacar, sin embargo no eran una constante, y hoy han prácticamente desaparecido para dar paso a un mejor dinamismo sin sacrificar la diversión de “perder” la parte trasera del vehículo, efecto conocido como sobreviraje.

Animados, en su mayoría, por enormes V8, los Muscle Cars de esta era resurgieron para competirle al emblemático pony car, es decir el Mustang, que ha sido el único dentro de esta comparativa en gozar de una oferta ininterrumpida, por lo que abundaremos en su leyenda…

MUSTANG 

Su nombre es tan grande como su leyenda, y a pesar de que apenas ha cumplido 50 años, ha despertado más emociones –quizá– que ningún otro automóvil norteamericano, ha sido inspiración para canciones, películas y es sinónimo de la industria estadounidense. Su nombre es Mustang, y fue presentado en 1965, justo cuando el país vecino necesitaba un auto lleno de adrenalina, diseño y prestaciones que pudieran competir con los superautos europeos.

Denominado pony car, el coupé cuenta con un capó sumamente largo y una corta parte trasera, mientras que hasta la quinta generación presentó un eje trasero rígido, por lo que su manejo es sumamente divertido, pero poco efectivo en trazados curvos. Asimismo, el Mustang detonó el origen de una nueva generación de automotores, que después serían conocidos como muscle cars, no obstante la categoría del Mustang es considerada de menores dimensiones, aunque siempre se ha caracterizado por equiparse con motores de amplia cilindrada. Cuenta con seis generaciones de producto, siendo esta última la que nos invita el día de hoy a realizar esta comparativa:

 

Chevrolet Camaro

Surge en 1967 justamente como pony car para hacerle frente al Mustang, y para ser la respuesta a una gran demanda de vehículos de este tipo. Fue presentado en Detroit Michigan en 1966 y más tarde en el Auto Show de Los Ángeles, oficialmente a la venta en septiembre del 66 como modelo 67. El primer Camaro compartía el bastidor delantero semi-monocasco del Chevy Nova, y se ofertaba en tres diferentes versiones (generales) RS (Rally-Sport) apariencia deportiva, el SS con motor V8 de 288 caballos o 33o ponis, mientras que el Z/28, con frenos de disco delanteros y transmisión manual de 4 cambios Muncie, además de carburador Holley de cuádruple cuerpo. Así pues, el Camaro fue un digno rival de Mustang y debió adaptarse a las reglas de consumo y emisiones de los Estados Unidos, proponiéndose en versiones menos poderosas y más eficientes, hasta que en 2002 su producción cesó con una cuarta generación. Luego de siete largos años entre conceptos apareció la quinta generación, y hace un par de años, la más reciente. Que propone tres motorizaciones: 4 cilindros turbo, V6 aspirado y un V8. Además de unas más briosas con sobrealimentación.

Dodge Challenger 

Tres generaciones desde 1970 hasta la fecha comenzaron su venta en 1970 gracias a la visión de John y Horace Dodge, originarios de Michigan, quienes desde pequeños desarrollaron el oficio que les enseñó su padre, enfocado a la construcción y reparación de motores para el uso de la marina norteamericana.

Fue el último de los pony cars, no obstante su legado en el cuarto de milla le ha colocado como un automóvil que marcó época en estilo y potencia, logrando ser modificado para recibir motorizaciones superiores a los 800 hp. No obstante, el modelo de producción debutó basado en la plataforma del Plymouth Barracuda agregando dos pulgadas a la distancia entre ejes para mejorar la habitabilidad, conjunto que era animado por un 6 en línea, o un V8 con carburador de seis gargantas para 440 caballos y el imponente Hemi 426, gestionados por una caja de 4 relaciones con palanca Hurst Shifter, asimismo la suspensión fue reforzada, mientras que opcionalmente se optaba por dirección asistida. Diferentes versiones se comercializaron, entre convertibles, Hardtop, v8, V6 y las versiones RT, no obstante para el 71 y 72 los Challenger debieron reducir dramáticamente sus potencias para cumplir con las normas gubernamentales, dejando de producirse en 1974 luego de cinco años gloriosos que servirían apra dar inicio a la leyenda. Finalmente, el nombre Challenger fue utilizado por Mitsubishi, que desarrolló un vehículo y lo vendió entre 1978 y 1983 como Dodge Challenger, antes de entrar al renacer de esta leyenda…

También te puede interesar   GMC Sierra 2019, ¡espectacular!

En la actualidad, producto del oleaje del diseño vintage propiciado por el Mustang de 2005, Chrysler estrenó el 6 de febrero de 2008 la generación tercera de su Challenger en el Chicago Auto Show y el Auto Show de Filadelfia. Diseñado en carrocería coupé de dos puertas, fueron presentados como SRT8 con motor Hemi V8 6.1 litros y transmisión AutoStick de 5 relaciones, mientras que el SE de seis cilindros en V y 3.5 litros producía 250 caballos para una velocidad tope de 250 km/h. Finalmente sus versiones RT utilizaban el V8 5.7 litros para 375 caballos y caja de 5 cambios manual o automática de seis.

Actualmente se ofrecen diferentes versiones, dotadas de motores que van desde los 3.6 litros V6 para 305 caballos, y el SRT Hellcat con un 6.2 Supercargado de 707 caballos de potencia gestionados por una caja de 8 relaciones del tipo automático, y sí, leyó usted bien ¡¡¡707 caballos!!!. La suspensión es multi-link y multi-link adaptativa de competencia respectivamente, cuenta con frenos de seis pistones para la SRT Hellcat y escape de cuatro salidas, duales para el V6. En 2019 vendrán incrementos de potencia, no así el Demon, del cual ya se fabricaron las últimas unidades. El último ejemplar de Challenger lleva por nombre Redeye, y empuja con 797 caballos de puro músculo.

Facebook Comments

Suscríbete a nuestro Newsletter

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".