¿Cuánto vale la seguridad de tu hijo?

¿Cuánto vale la seguridad de tu hijo?

¿Tú fuiste  de la generación de niños que viajaban sin cinturón de seguridad o en el asiento del copiloto?  Yo sí lo fui y hoy en día me parece inconcebible. Viéndolo fríamente no ha pasado tanto tiempo, pero en estos años la evolución de los sistemas de seguridad de los vehículos ha sido notable y más la que involucra a los más pequeños, afortunadamente.

Los números no mienten

Más que un dato alarmista, las estadísticas nos invitan a tomar conciencia de los puntos en los que debemos tener especial cuidado. La Secretaría de Salud reporta que, en México, los accidentes de tránsito son una de las principales causas de deceso de pequeñitos de 1 a 4 años. A ellos se les considera los pasajeros más vulnerables y por ende quienes deben trasladarse de formas específicas.

Por qué tus brazos no son suficientes

Hay quienes piensan que llevar a los pequeños en brazos es lo mejor pero no es así, basta decir que no portar cinturón de seguridad aumenta hasta cinco veces el riesgo de sufrir lesiones mortales.

El Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México es claro al respecto: los pasajeros menores de 12 años o que midan menos de 1.45 metros de altura deben ocupar las plazas traseras, de hecho debe ser la inmediatamente posterior a los asientos del conductor y piloto. Para no ser acreedor a una multa, pero sobretodo a un susto ante algún percance dentro del auto, los niños deben llevar un cinturón de seguridad de mínimo tres puntos, en un sistema de retención infantil (autoasiento) o asiento elevador debidamente colocado (booster).

Dentro del Reglamento se pide que los autoasientos cumplan con certificación estandarizada, con un sistema de anclaje y sistema de ajuste adecuado; sin embargo, estas normas son rigurosamente dictadas en otros países como Estados Unidos, donde se revisan desde los materiales, caducidad de los mismos, pruebas de alto impacto y más.

¿Viendo al frente o hacia atrás?

Los autoasientos deben ser colocados de espaldas al parabrisas del auto (viendo hacia atrás), hasta que el niño pese menos de 18 kilos. Si el vehículo cuenta con bolsas de aire en el asiento en el que se coloca el sistema, éstas deben ser desactivadas, para evitar lesionarlo.

Los asientos elevador o boosters también son vigilados, ya que se ocupan únicamente en niños mayores de 4 años o con más de 13 kilos de peso, y deben estar sujetos por el cinturón de seguridad del vehículo.

Un autoasiento seguro debe tener un diseño que envuelva al pequeño de todas las formas posibles; por ejemplo, debe proteger su cabeza, huesos y órganos internos de las fuerzas involucradas en percances de tránsito.

Algunas de las principales características a revisar son los cinturones de seguridad, que en México se pide sean de mínimo tres puntos, dos sobre los hombros y uno en la entrepierna, estos deben ser acolchados y sin roce a su piel. La hebilla de seguridad debe diseñarse para bloquearse cuando todas las partes estén enganchadas y no de manera parcial, además de que su botón para abrir debe ser rojo.

*Fotos: Graco.

 

Facebook Comments

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".