, ,

Conectividad y autos eléctricos, tendencias hacia el 2030

En su encuesta para altos directivos, KPMG devela que la tendencia continúa en conectividad y vehículos eléctricos, aunque estos no dominarán el mercado.

/marzo 19, 2019

La firma consultora KPMG realiza cada año una encuesta a directivos de la industria automotriz, en la que se plasman ciertas perspectivas y tendencias del mercado a futuro.

Este año, se presentó la vigésima edición de la encuesta en la que se destaca que para el 2040 la industria automotriz será totalmente diferente a como la conocemos.

Pero en un futuro inmediato, algunas características retoman relevancia. Por ejemplo, la conectividad y la digitalización vuelven a ser la tendencia clave número uno, luego de que los dos años previos de la encuesta aparecieran en segunda posición.

El 59 por ciento de los ejecutivos encuestados calificaron la conectividad y digitalización como la tendencia clave automotriz más importante hasta el 2030. Esta premisa se basa en que existirá un nuevo ecosistema de movilidad en el futuro, el cual será individualizado, seguro y bajo demanda.

Este año la encuesta se enfocó sobre las tendencias clave para 2030. Otro de los resultado interesantes correspondió a los vehículos eléctricos y vehículos eléctricos de celda de combustible, ya que ambos son las principales tendencias clave para el 2030.

Directivos de equipo original, es decir los que proveen a la industria automotriz, tienen una mayor confianza en la movilidad eléctrica, debido a que los vehículos eléctricos, híbridos y de celda de combustible son las principales tendencias de este año.

A pesar de que la movilidad eléctrica fue nuevamente calificada como alta, el análisis vislumbra que varias tecnologías de propulsión coexistirán entre sí durante un periodo largo. De acuerdo con la consultora, las tecnologías varían de un país a otro ya que el hablar de motores eléctricos, también se habla de aplicación, entorno y uso del vehículo.

Los ejecutivos de la industria automotriz están convencidos de que, si bien los proveedores de equipo original son de alguna manera los que establecen la agenda tecnológica en las últimas décadas, los reguladores serán quienes impulsarán la agenda del desarrollo a futuro.

Para el 77 por ciento de los ejecutivos encuestados, la agenda tecnológica del futuro se verá considerablemente influenciada por los reguladores. Esta agenda tecnológica también está determinada por factores externos como los recursos de materia prima.

El análisis de KPMG destaca también que la industria automotriz se dirige a una fase de reestructuración, en la que cada vez es más importante desarrollar competencias básicas.

La industria mira hacia el oriente

Para los directivos de las automotrices China continuará desempeñando un papel fundamental. Ya que los ejecutivos globales están conscientes de la fortaleza de China en innovaciones. Este año el 47 por ciento de los ejecutivos chinos y el 42 por ciento de los ejecutivos fuera de China están de acuerdo en que el país asiático saltará al mercado con sus vehículos eléctricos.

Además considerando que China es uno de los tres principales países proveedores de materia prima para baterías.

El panorama en cuanto a producción de vehículos se visualiza también en oriente. Con China como gran productor de vehículos eléctricos y donde Europa tendrá ciertas dificultades, en buena medida debido a los costos de producción.

Dos de cada tres ejecutivos todavía creen que para 2030 menos del 5 por ciento de la producción mundial de automóviles se originará en Europa occidental. Esto solo equivaldría a 6.1 millones de unidades de producción global para 2030, según los pronósticos actuales del mercado.

Continuará la tendencia eléctrica, aunque no dominarán el mercado

Respecto a la cuestión sobre qué tecnología de propulsión dominará. Tanto los ejecutivos como consumidores encuestados por KPMG señalan la influencia de las materias primas de un país en la tendencia tecnológica.

El 77 por ciento de los ejecutivos y el 69 por ciento de los consumidores están de acuerdo que los países ricos en materias primas, como el petróleo y el gas, se esforzarán por conseguir motores de combustión y tecnología de celdas de combustible, por ejemplo Estados Unidos, mientras que los países con alta capacidad eléctrica tenderán a apuntar al motor eléctrico, como es el caso de China.

Los ejecutivos chinos encuestados apuntan a que para el 2040 un 35 por ciento de los vehículos que se comercialicen serán completamente eléctricos.

Esto se refleja en lo que el consumidor requiere, ya que solo el 6 por ciento de compradores chinos buscará un vehículo con motor de combustión en los próximos cinco años, mientras que el 35 por ciento de los consumidores de los Estados Unidos optarían por un vehículo con motor de combustión.

Otras tendencias

La encuesta de KPMG agrega otras tendencias clave en la industria automotriz. En segunda posición se suman los vehículos eléctricos, mientras que los de celda de combustible e híbridos se ubican como la tercera y cuarta posición.

Crecimiento del mercado en países emergentes, ecosistemas de movilidad y big data continúan en el interés de los directivos.

Es curioso que la conducción autónoma y vehículos autónomos se ubica en la octava posición de interés para los altos ejecutivos de la industria automotriz.

Comentarios
ESCRITO POR
Periodista egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, con más de 15 años de especialización en el sector automotriz. Entusiasta de las motocicletas bajo la premisa de libertad que otorgan.
Ir a la barra de herramientas