¿Cómo deben viajar los niños en el auto?

Lo más recomendable es utilizar sillitas adecuadas a cada etapa del bebé.

Según la organización británica Child Seat Safety, dos de cada tres pequeños viajan de manera incorrecta en el automóvil, sigue leyendo y descubre si estás cometiendo algún error, recuerda, la seguridad de ellos es una prioridad.

Cuando te conviertes en papá tu visión de seguridad cambia radicalmente, por eso me parece increíble en estos tiempos ver a niños “sueltos” dentro de los vehículos, sin sillita, sin cinturón de seguridad, pero ese no es el único error que podemos cometer como papás hay otros que también pueden tener graves consecuencias en caso de accidente y SEAT se ha dado a la tarea de ennumerarlos para que pongamos manos a la obra.

SEAT comparte 10 reglas de oro para lograr la seguridad de los niños en el auto.

Los 10 puntos a considerar

Pongamos todo en perspectiva, el estudio de Child Seat Safety revela que la mayor parte de los papás empleamos sistemas de retención inapropiados y por lo tanto, nuestros pequeños están asegurados de forma incorrecta. Según la Dirección General de Tráfico española, si se corrige este aspecto se logra una reducción del 75% en el riesgo de muerte y del 90% en lesiones. Solo hay que seguir las normas básicas:

1.- El autoasiento debe estar homologado de acuerdo con la altura y peso del crío, recordemos que no solo es la edad la que determina qué tipo se debe usar, sino su peso y medida.

Javier Luzón, responsable del departamento de Desarrollo de la Seguridad en el Vehículo de SEAT afirmó a este respecto que: “es sumamente importante que se use la sillita del grupo adecuado, porque el diseño de cada uno responde a unas necesidades específicas de protección del cuerpo de los pequeños”.

Por otro lado hay que tener cuidado con las sillas heredadas o de segunda mano, ya que tienen fecha de caducidad. Tras un largo periodo de tiempo los materiales tienden a deteriorarse y puede que no garanticen la protección original. Después de un accidente es indispensable sustituirlas.

2.- No olvidar que los asientos traseros siempre son los más seguros. Por eso es dónde siempre deben viajar los niños. Aun cuando el asiento del copiloto está habilitado para colocar sistemas de retención infantil, solo se recomienda usarlo en ocasiones muy excepcionales, por ejemplo, cuando los de atrás ya están ocupados y en estos casos, hay que desconectar el airbag.

3.- Asegurar el correcto anclaje. Es importante leer detenidamente las instrucciones de la silla para instalarla correctamente y, después comprobar en cada viaje que está bien fijada. El método más sencillo y cómodo es el Isofix. Si el modo de anclaje es con el cinturón de seguridad, “debemos cerciorarnos de que pasamos correctamente la correa por los puntos que indica el fabricante”, explicó Javier Luzón.

4.- El arnés bien tensado. A menudo los pequeños lo llevan demasiado holgado, con lo que hasta pueden sacar los brazos, algo que podría tener graves consecuencias en caso de colisión. Los arneses deben ir tensados y lo más ajustados posible a su cuerpo. Un truco es intentar pellizcar la correa. Si se puede, se deben ajustar un poco más.

5.- Colocar la silla en contrasentido el máximo tiempo posible.“En caso de colisión frontal, el cuello de un bebé no está preparado para soportar el peso de su cabeza impulsada hacia delante”, explica Luzón, por eso las sillas de los grupos 0 y 0+ están diseñadas para colocarse solo en contrasentido de la conducción. En Europa, por ejemplo, es obligatorio alargar esta posición como mínimo hasta los 15 meses, y si es posible hasta los 1.05 m de altura.

6.- No descuidar los trayectos cortos. Los desplazamientos de casa a la escuela acumulan el mayor número de conductas de riesgo. Según el Real Automóvil Club de España, el 37% de los conductores reconoce haber llevado a sus hijos en alguna ocasión sin sillita. Otros dejan que los niños mayores se abrochen solos el cinturón de seguridad, sin comprobar si lo han hecho correctamente.

7.- Abrigos y mochilas fuera. En los viajes de pocos minutos, a menudo se deja a los pequeños con el abrigo puesto o incluso con la mochila en la espalda. Son elementos que aumentan la holgura entre el cinturón y el cuerpo del niño, y pueden dificultar el buen funcionamiento del arnés. Y aunque sean pocos kilómetros, “nunca se debe olvidar que la seguridad es clave desde el primer metro”, señala Luzón.

8.- Todo a la cajuela. Equipaje y objetos en los asientos o en la bandeja trasera pueden convertirse en proyectiles en caso de un frenado brusco o choque.

9.- Predicar con el ejemplo. La coherencia entre lo que se dice y lo que se hace es un requisito indispensable para la educación, también en seguridad vial. El cinturón es obligatorio para todos y los niños imitarán la conducta de los padres, porque el ejemplo vale más que mil palabras.

10.- En caso de accidente. Siempre que sea posible, hay que sacar a los pequeños del vehículo accidentado en su silla. Salvo riesgos inminentes, nunca hacerlo en brazos ya que se les podría provocar una lesión grave.

Tomar en cuenta  estas recomendaciones que nos ha enviado SEAT nos permitirá reducir los riesgos cuando nuestros hijos se encuentren a bordo del nuestros vehículos.

Rita Segura

Comunicóloga especializada –y apasionada– de los medios impresos y electrónicos.

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".

¿Qué opinas?