#ViernesDeVelocidad – Polaris Snowmobile

#ViernesDeVelocidad – Polaris Snowmobile

476x476_position2Uno de los vehículos más impresionantes de la Tierra, perdón de la nieve. Generalmente pensamos en ellos cuando vemos una persecución tipo James Bond o alguna película de acción, pero en realidad sí existen y la marca más dominante en este segmento: Polaris.

Basada en Estados Unidos, puntualmente en la ciudad de Minneapolis Minnesota, fundada por Edgar Hetteen y Allan Hetten, quienes debido a las necesidades de desplazamiento en nieve buscaron desarrollar un vehículo capaz de conducirse en nieve.

04Existen cuatro diferentes modelos: Rush®, Switchback®, RMK® e Indy®, cada uno de ellos es una marca registrada debido a las prestaciones que ofrece, y comenzando por el primer vehículo mencionado, hablamos del 600 y 800 Pro-R, que cuenta con suspensión frontal independiente, un chasis Pro-Ride y suspensión adaptable de acuerdo a la conducción del terreno.

Pasamos al segundo modelo, que lleva por nombre Switchback, en configuración de 66 y 800 centímetros cúbicos. Su slogan confiesa que puede llegar a subir y recorrer caminos donde otras no pueden, y qué creen, es totalmente cierto.

s476x231_power-to-dominatePasamos al vehículo que responde a la configuración RMK®, chasis de fibra de carbón ideal para competición y motor de 800 centímetros cubos con suspensión deportiva e independiente en la parte delantera.

 

 

 

indy-performance-lightboxLlega el turno de abordar las –agresivas– bondades de la Indy®, un bólido para la nieve que te llevará a los sentimientos más extremos de la conducción, que además en su versión 800 centímetros cúbicos te ofrece dos importantes primeras posiciones en el mercado: velocidad punta y aceleración en cuarto de milla. Con lo que podemos apuntar que estos vehículos están hechos para disfrutar de la naturaleza helada en la montaña, o incluso en la arena.

Sobre 

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

¿Qué opinas?