El hackeo y la seguridad automotriz – Parte 1

El hackeo y la seguridad automotriz – Parte 1

Cuando nos ofrecen los sistemas de infoentretenimiento en la compra de un vehículo, nos emociona el saber qué ofrecen en cuanto a su sistema de navegación, audio y video, conexión a nuestro teléfono, etc. También cuando hablamos de “seguridad” de estos sistemas, las empresas nos ofrecen cada vez mejores beneficios en cuanto a prevención de accidentes y, para la mayoría, eso es lo más relevante en términos de seguridad. Sin embargo, muchas personas aún no piensan en la vulnerabilidad que conllevan estos sistemas en cuanto a su privacidad y robo por crackeo (intento de violación de seguridad de estos sistemas). En un mundo donde la tecnología avanza a pasos agigantados y donde los autos inteligentes están a la vuelta de la esquina, ¿quién de ustedes realmente piensa en términos de crackeo cuando les ofrecen seguridad en su auto? En esta primera parte de la nota, entenderemos de manera general lo que es el hacking y el cracking desde el punto de vista de los expertos y su implicación en el ramo automotriz.

 

Desde el caso Snowden (exagente de la CIA que evidenció la vigilancia por parte del gobierno a los ciudadanos por medio de sus dispositivos personales), la preocupación por la vulnerabilidad en la red ha ido en aumento a nivel mundial. Cada vez hay un mayor número de personas que se informan con respecto a la protección de su privacidad y demandan una mayor protección de sus datos personales. Sin embargo, todavía hay un camino por delante en esta materia. ¿Qué opinan los expertos? Keren Elazari (analista israelí de seguridad cibernética) opina que el hackeo no es lo que comúnmente pensamos, donde la persona detrás del incidente es “el malo” de la historia. Por el contario, en su plática en TEDx ella expresó que al ser “el acceso a la información una moneda crítica de poder, una que los gobiernos quisieran controlar”, los hackers “a veces nos enferman, pero también son los que encuentran esas amenazas escondidas en nuestro mundo”, obligándonos a prestar atención y poner bajo el ojo público cuestiones de seguridad que generalmente pasan desapercibidas, y que gracias a ellos podemos demandar como sociedad algo mejor. Por otro lado, Jamie Barlett –periodista experto en tecnología y social media–, reitera que se debe mejorar la seguridad en internet debido a que la falta de políticas claras en este tema conlleva al uso de redes ocultas. Muchos hackers incluso aconsejan que todos aprendamos de hackeo para estar mejor protegidos de los llamados crackers –personas que violan sistemas de seguridad por motivos ilegales–.

 

Cuando los hackers dicen que todos “deberíamos saber de hackeo”, no quiere decir que estén incitando el desorden social cibernético, se refieren a que podemos estar mejor informados de la seguridad que debemos exigir a las empresas que nos ofrecen servicios de conectividad. Por ello, es indispensable que ahora que los vehículos modernos trabajan como un “sofisticado dispositivo multicomputadora” (como dice Avi Rubin) y que los actuales sistemas de infoentretenimiento del auto implican una mayor conectividad con nuestros dispositivos personales, estemos enterados de las opciones que tenemos para proteger nuestra seguridad y privacidad en términos de crackeo, y evaluar minuciosamente lo que nos ofrece cada empresa. En la segunda parte, analizaremos a detalle cómo se podrían hackear los sistemas de un automóvil.

 

Sobre 

Futurista. Disfruto descubrir nuevas tendencias y descifrar los enigmas de la era tecnológica. Con experiencia en sustentabilidad, mi mundo se ha revolucionado desde que los autos tocaron a mi puerta, ¿porque acaso no es el automóvil el juguete del adulto?

¿Qué opinas?