Toyota We. Me. ecológico, personal y no muy agraciado

toyotawemers1 Jean-Marie Massaud es un diseñador francés multipremiado por sus trabajos de arquitectura y diseño, pero ahora tuvo una idea sobre un auto y la movilidad “amigable” así que se puso a trabajar en conjunto con el centro de Diseño de Toyota de Europa, pensando en conceptos como: adecuación, síntesis y modernidad.

Los tres conceptos tratan de llevarnos a la creación de no un coche como articulo aspiracional, bien durable o capricho, sino un simple medio de transporte; al final un gran porcentaje de los autos vendidos sólo es para ir al trabajo y eventualmente viajes carreteros, por lo que cientos de caballos o grandes dimensiones se quedan fuera a la hora de enfrentarnos al mundo real.

El nombre del auto hace alusión al “yo” (Me) y “nosotros” (We) viéndonos a nosotros mismos como un ente individual pero también como parte de una sociedad.

toyotawemers2La construcción del chasis es de aluminio mientras que la carrocería es de polipropileno expandido un tipo de espuma más resistente que el poliestireno con resistencia a la deformación, no es muy flamable, propiedades aislantes y además de que cuenta con una textura suave. Con ese material el peso total del auto se queda en los 750 kg.

Dichos paneles además tendrán la posibilidad de intercambiarse para que tengan la textura y terminado de nuestro agrado, y podemos ver algunos ejemplos en la galería. Al interior podemos ver la simpleza a su máxima expresión con dos bancas de asientos, volante, aire acondicionado, reproductor de música y ya… de hecho es lo que en general siempre usamos.

MIRA AQUÍ LA GALERÍA DEL WE. ME.

Del apartado mecánico no se habla pero seguramente sería eléctrico. Existe un concepto en la actualidad que habla que en nuestros tiempos de consumismo las marcas nos venden cosas que no necesitamos pero las adquirimos por status, y la pregunta sería ¿si existieran estos autos, los comprarías para moverte entre semana al trabajo?

Sobre 

Cuenta cuentos profesional, con un especial gusto por la velocidad, y una calma innata por vivir mientras el mundo gira a prisa. De gustos extremos nacidos en el ciclismo y luego evolucionados al mundo motorizado.

Aquel que puede pasar horas viajando en una carretera o un instante en las pistas de competencia, aunque viviendo, volando y dejando todo problema en el camino en mi motocicleta. De gustos particulares y enemigo de los autos aburridos que no transmitan sensaciones de manejo.

¿Qué opinas?