VC-Turbo de Infiniti, el primero de compresión variable

VC-Turbo de Infiniti, el primero de compresión variable

El primer motor de compresión variable llegó a Infiniti, y fue presentado en el Paris Motor Show, como la principal apuesta en tecnología de combustión interna de cara al futuro.

La era del downsizing estará llegando a los diferentes productos de la marca, y su sedán más popular estaría asumiendo nuevos beneficios producto de la innovación y desarrollo de la firma. Un motor turbo de compresión variable está a la vuelta de la esquina.

VC-T, así lleva por nombre la tecnología que presentará Infiniti para contar con lo mejor de ambos mundos: un motor de relación y compresión variable, el primero de producción en el mundo estaría llegando con 2.0 litros de desplazamiento y una entrega de potencia de 268 hp y 288 libras pie, que mejorarán hasta en 27% la economía de combustible.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Cómo lo logra?

Los motores sobrealimentados (turbo-supercargados) cuentan con una relación de compresión más baja para evitar la detonación, cuando se fuerza el aire adicional en el cilindro y se mezcla con el combustible, es más probable que haya un boost prematuro, cuando no necesariamente se necesita, causando un conflicto en el manejo y un gasto adicional de combustible. Con estas mejoras, la relación de compresión varía de 8,0:1 – 14,0:01, que varía de acuerdo a las necesidades de conducción, y se ajusta a cualquier número posible entre estas dos indicaciones, incluso modificar a ciclo Atkinson para lograr mayor eficiencia.

La relación de compresión es la cantidad de volumen de aire que ingresa en el cilindro comparado con la cantidad en el extremo de la carrera de compresión. La relación de compresión variable permite este nuevo motor turbo maximizar el ahorro de combustible cuando el turbo no es necesario al aumentar la relación de compresión.

Sobre 

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

¿Qué opinas?