Musee L´Aventure Peugeot, un paseo por la historia

Musee L´Aventure Peugeot 1

Viajamos a Francia a conocer las novedades de Peugeot en el Auto Show de París, en donde brillaron sus nuevos modelos 2008 y 3008, los cuales llegarán a México el próximo año, pero antes de ponerlos a prueba en una vibrante prueba de manejo, de Francia a Italia, hicimos una escala en el museo de la marca y vaya que si tienen mucha historia que contar.

La firma fue fundada en 1810, por Armand Peugeot, y comenzó a producir vehículos a partir de 1976, por lo que es la segunda más antigua de la industria automotriz detrás de Mercedes-Benz quienes vieron la luz en 1926.

Desde sus principios la marca gala no ha hecho más que innovar en los diferentes campos de la movilidad, el deporte motor, además de ofrecer algunos de los autos más bellos que se hayan visto circular por las calles del mundo.

Ubicado en, Sochaux, en Francia a un lado de la fábrica que ve nacer a los actuales 3008, 5008 y 308, este complejo reúne toda la historia de la marca, desde sus primeras bicicletas, motocicletas, primeras incursiones de carros tirados por uno o varios caballos, hasta sus prototipos de los vehículos que marcaron cuál sería la genética de sus autos en diferentes épocas.

Asimismo recoge su paso por los saleros, pimenteros, molinos de café e incluso máquinas de coser con los que Peugeot tenía éxito en diferentes segmentos del mercado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al volante de la nostalgia.

Al visitar este museo se tiene la oportunidad de ponerse al volante de algunos de los autos más emblemáticos de su historia, como lo es el caso de las series: 601, 402, 203, 403, 304, 404 y 504. Vehículos que son considerados como unas verdaderas joyas automotrices y cuya posibilidad de conducirlos por las calles de esta pequeña ciudad, no debe pensarse dos veces.

Como viajábamos con prensa de todo el mundo los lugares eran más que peleados, por lo que teníamos los ojos puestos en un auto en particular, el Peugeot 403 desarrollado por la casa Pininfarina y que fue conocido en todo el mundo por la seria Colombo, en su versión convertible.

Este clásico se produjo de 1955 a 1966 en versiones cuatro puertas, cinco puertas, convertible, station wagon e, incluso, en pick up. Nosotros nos pusimos al volante de la edición cuatro puertas con motor delantero y tracción trasera, su motor cuatro cilindros desarrollaba caballos de fuerza y estaba acoplado a una transmisión manual de cinco velocidades.

Al sacarlo nos convertimos en el imán de miradas de la localidad, junto a sus hermanos de historia, pudimos apreciar la belleza de sus líneas y su desempeño que sigue siendo impecable considerando que los años no pasan en balde y sorprendiéndonos de que su tour sea frecuente. Porque como bien señala la gente del museo “una máquina que no se usa se atrofia.”

Con una historia tan amplía, Peugeot tiene aún mucho que compartir en el asfalto y quién sabe tal vez sus actuales modelos estén llamados a ocupar un lugar en la leyenda de esta marca francesa que se forja con cada modelo que sale de la línea de producción.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sobre 

Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la UNAM. Apasionado de los autos y del deporte motor, la adrenalina y la gasolina corren por sus venas. Acompáñenlo a recorrer kilómetros llenos de emoción y a compartir historias.

¿Qué opinas?