Infiniti Q30, a la conquista del mundo

Infiniti Q30, a la conquista del mundo

Viajamos a Portugal para poner a prueba a uno de los vehículos más apasionantes en años recientes, el Infiniti Q30, el cual ha salido del garaje de la filial de lujo de Nissan con hambre de triunfo y vaya que si tiene argumentos para conseguirlo. Este auto llegará a México a mediados de 2016 en busca de noquear a sus rivales en el segmento de los compactos premium y, no sólo eso, será producido en la planta de Aguascalientes a partir de 2017.

Presentado como concept car en el autoshow de Frankfurt en 2013 ya mostraba la evolución del diseño con el que la marca se consolidaría en los diferentes mercados en los que compite. Hoy es una realidad y el Q30 está llamado a convertirse en punta de lanza de la revitalizada ofensiva de Infiniti alrededor del mundo.

Las versiones que llegarán a nuestro país son dos: una impulsada por un motor 1.6 litros que entrega una potencia de 154 caballos de fuerza y otra más radical con propulsor 2.0 litros que desarrolla 208 caballos de potencia. Ambas están acopladas a una transmisión automática (de doble embrague) de siete velocidades. Se estima que su precio arranque esté en 350 mil pesos, pero habrá que esperar un poco más para que estén definidos.

Su producción será compartida por México, con otras cinco plantas de la marca, en cuatro países, lo que llevará a que su materialización esté presente en tres continentes. Por el momento se fabrica en el complejo de Sunderland, Inglaterra.

Qué Infiniti haya tirado la casa por la venta en el desarrollo de este auto, no es poca cosa y se tienen grandes expectativas acerca de su éxito, toda vez que, llegará con un equipamiento de primer nivel, así como lo mejor del desarrollo motriz de la marca, la cual aprovechó su alianza con el grupo  Daimler, para ofrecer un producto cuya relación costo beneficio deje a sus competidores mordiendo el polvo.

Para muestra basta un botón, en México de cumplir su promesa, de estar por debajo de los 400 mil pesos en el modelo de entrada, superarían la oferta de Mercedes-benz con su Clase A, que arranca en los $429,900, mientras que el Serie 1 de BMW hace lo propio, en la versión cinco puertas, en $401,900 pesos. Un gancho al hígado a sus principales adversarios. 

 

Lisboa y su encanto europeo.

Las calles de la capital lusitana se convirtieron en el laboratorio de pruebas perfecto para ver de qué está hecho el Q30 y, no podíamos estar más felices, ya que la configuración de sus caminos es muy similar a las que tenemos en México, es decir, llenos de curvas de todos los sabores y colores, pero sin los baches y hoyos dignos de una cinta de guerra, que caracterizan el asfaltado mexicano.

Tras haber tomado la introducción teórica del auto, así como las recomendaciones de seguridad para circular en Lisboa nos pusimos en marcha hacia una nueva aventura.

Al entrar al habitáculo de inmediato se percibe la fuerte influencia que tiene de Mercedes-benz, derivada de su alianza con grupo Daimler, con una configuración del panel de instrumentos y comandos al volante prácticamente igual que los autos de la casa de la estrella. Sin embargo, el vanguardista diseño le da un carácter propio de Infiniti.

Los materiales son de gran calidad con ensambles sólidos y bien logrados, sus comandos de infoentretenimiento son muy intuitivos y de fácil acceso, gracias a los controles al volante y a su pantalla táctil, mientras que su sistema de sonido ofrece una alta fidelidad convirtiendo su interior  en una auténtica sala de conciertos sobre ruedas.

Tras ponernos cómodos había llegado la hora de la verdad y encendimos el motor y nos enfilamos a la conquista de Lisboa.

De inmediato percibimos la eficiencia de sus suspensión la cual nos otorgó un andar suave en los tramos de ciudad, mientras que el hermetismo de su cabina dejó el ruido exterior en el olvido. Sus sistemas de seguridad nos alertaron en todo momento sobre la proximidad de otro vehículo o algún obstáculo reduciendo significativamente el riesgo de un accidente.

Una vez en los tramos de carretera le dimos rienda suelta al motor el cual demostró una entrega de potencia soberbia, mientras que su dirección nos permitió llevar el auto hacia a donde apuntaba la mirada y con la ayuda de sus sistemas de tracción y estabilidad pudimos sortear los caminos sinuosos a un excelente ritmo.

La soltura con la que se mueve este Q30 es destacada, su desempeño superó las expectativas, mientras que su equipamiento está adelantado a su época, además de contar con un agresivo y futurista diseño exterior que lo convierte en un imán de miradas las cuales fuimos recolectando en la medida que sumábamos kilómetros en Lisboa. 

La conclusión es que Infiniti ha dado en el clavo en su nueva aventura en el segmento de los compactos premium cuya relación costo-beneficio será muy difícil de superar, asimismo este vehículo es la punta del iceberg de lo que viene para la firma ya que su ofensiva en el mercado internacional estará llena de revolucionarios vehículos. habrá que estar muy pendientes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sobre 

Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la UNAM. Apasionado de los autos y del deporte motor, la adrenalina y la gasolina corren por sus venas. Acompáñenlo a recorrer kilómetros llenos de emoción y a compartir historias.

¿Qué opinas?