Fórmula e en México, emociones electrizantes

F e 8

El Autódromo Hermanos Rodríguez vibró al calor de las baterías de los bólidos que compiten en este campeonato de autos eléctricos, que por primera vez visitó nuestro país, en una fecha que pasará a la historia como un adelanto de lo que serán las competencias del deporte motor, en un futuro cada vez menos distante.

Las tribunas mostraron una entrada mejor de la esperada por muchos escépticos, que no le auguraban una gran convocatoria a la quinta fecha, de diez, del calendario de la Fórmula e. Con mucha expectación los semáforos se pusieron en verde y así arrancó la carrera, la cual tomó a muchos por sorpresa al ver a estos autos acelerar a toda velocidad emitiendo sonidos dignos de una película de Star Wars.

El pit del equipo Renault e-Dams, líder del campeonato, nos acogió y desde este privilegiado punto pudimos conocer a fondo cómo es que se desarrolla una carrera de este serial.

Las diferencias con cualquier campeonato FIA son evidentes, toda vez que, todo se lleva a cabo en un sólo día, es decir, prácticas, calificación y carrera, por lo que todo el equipo entra en un frenético sistema de ajustes para poder pelear por la cima del podio.

Desde luego, las escuderías cuentan con asesores alto nivel como Alain Prost, tetracampeón de la Fórmula 1, quien sigue paso a paso el desarrollo de su hijo Nicolas Prost quien corre defendiendo los colores del Renault e-Dams, además de estar involucrado en aspectos que lleven a esta categoría a un nivel de emoción nunca antes visto.

Vuelta a vuelta las acciones en pista levantaban a la afición de sus asientos, en total se completaron 43 vueltas, con un ritmo de velocidad que superó los 200 kilómetros por hora, además de que el mexicano Salvador Durán recibió todo el apoyo de la afición nacional, que a través del Fan Boost le otorgó la posibilidad de usar potencia extra para hacer rebases, al final no hubo suerte y el piloto nacional terminó en décimo sexto.

La pelea por los primeros lugares estuvo protagonizada por los volantes del Renault e-Dams, con un Sébastien Buemi que se lanzó en una lucha implacable por conseguir la primera posición seguido de cerca por un bravo Nicolas Prost que hizo gala de un manejo agresivo, para seguir la estela de los líderes.

Faltaban cinco giros para la bandera a cuadros cuando los volantes del equipo Renault se lanzaron a un matar o morir por la victoria. Sin embargo, El brasileño Lucas Di Grassi defendió con todo su ventaja y aseguró la cima del podio, dejando la batalla entre Jerome Dámbrosio y Sébastien Buemi por el segundo lugar y, en un final de alarido, el primero logró conservar la posición a centímetros de ser superado por el piloto suizo. 

La celebración en el podio fue épica con Adrián Fernández como maestro de ceremonias y los tres ganadores interactuando con la afición nacional como nunca antes se había visto, tal fue el furor que los tres pilotos se tomaron una selfie para cerrar con broche de oro esta carrera.

Justo cuando todo parecía que sería miel sobre hojuelas, para el piloto brasileño Di Grassi, quien se había proclamado como nuevo líder del campeonato, fue descalificado ya que su monoplaza superó el peso permitido por la FIA y con ello del gozo se fue al pozo. En el deporte motor nada está escrito hasta que el último de los comisarios dé el visto bueno.    

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sobre 

Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la UNAM. Apasionado de los autos y del deporte motor, la adrenalina y la gasolina corren por sus venas. Acompáñenlo a recorrer kilómetros llenos de emoción y a compartir historias.

¿Qué opinas?