De qué están hechos los ingenieros de Infiniti Engineering Academy

De qué están hechos los ingenieros de Infiniti Engineering Academy

La respuesta es evidente en su manera de conducirse; en la forma en la que narran su vida y experiencias, además de la forma en la que explican el por qué decidieron emprender este reto y convertirse en ingenieros de la Fórmula 1…

A partir de noviembre se encuentran en el Infiniti Technical Centre Europe y en el equipo Renault Sport F1 Team, estamos hablando de la “clase” 2016 de esta iniciativa, que está conformada por: Alex Paleológos (México), Caitlin Bunt (EE. UU), Felix Lamy (Canadá), Riccardo Manfredini (Italia), Li Xuezi (China), Shihab Solaiman (Emiratos Árabes Unidos) y Jaden Partridge (Australia).

¿Cómo le va al mexicano?

Alex Paleológos pone en evidencia lo mucho que extraña la gastronomía nacional, pero también del sueño que le llevó a estudiar la carrera de ingeniería. El ganador de la edición 2016 también está enfocado en el área de transmisiones para los vehículos Infiniti, específicamente en cómo se acopla el poder de la batería y del motor a combustión, un área que es de suma importancia para la marca, pues más del 20% de ventas del Q50 y QX60 corresponden a las versiones híbridas.

Postdata, segunda edición

En la segunda edición, que se lanzó el 16 de enero de este año, se espera que la participación de los estudiantes mexicanos sea aún más espectacular. Los alumnos de todas las universidades ya pueden consultar las bases de Infiniti Engineering Academy en este enlace academy.infiniti.com para participar en el programa que ya se ha establecido como una oportunidad de reclutamiento única en la industria y que brinda grandes oportunidades al talento internacional. Sin duda, el programa proveerá un rango de experiencias y oportunidades sin igual a los siete ganadores de la edición 2017.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sobre 

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

¿Qué opinas?