De las pistas a los clientes: Infiniti Eau Rouge

De las pistas a los clientes: Infiniti Eau Rouge

eau-rouge-large-image

Comenzó siendo un auto concepto, hoy está a punto de llegar al siguiente nivel y con muchas posibilidades de convertirse en una realidad, los estudios de factibilidad así lo indican, estamos hablando del Infiniti Q50 Eau Rouge.

Presentado por primera vez en el Salón Internacional del Automóvil de Detroit de este año, originalmente se creó como una variante de alto desempeño del Infiniti Q50. La marca quería saber cómo luciría un sedán deportivo y para ello se inspiró en la apariencia exterior de los autos de Fórmula 1 –fabricados en fibra de carbón–, manteniendo la elegancia de los interiores que caracteriza a Infiniti.

Fue en el salón de Ginebra cuando dio a conocer que lo equiparía con el motor V6 de doble turbo del Nissan GT-R con el que ofrece una potencia de 560 caballos de fuerza, par motor de 600 Nm, una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos y una velocidad máxima de 290 km/h.

Pasión por la velocidad

El prototipo Infiniti Q50 Eau Rouge –nombrado así en honor de la famosa curva de la pista Spa-Francorchamps– lleva tras de sí cientos de horas de desarrollo y pruebas dinámicas en la pista del centro Millbrook Proving Ground, a cargo de algunos de los mejores pilotos e ingenieros del mundo. Como parte de la colaboración técnica entre Infiniti y el equipo Infiniti Red Bull Racing de Fórmula 1, el cuatro veces campeón del mundo del equipo y director de Desarrollo de Infiniti, Sebastian Vettel, participó en las etapas preliminares de desarrollo del prototipo. Vettel, a través de un ingeniero de pista de Infiniti Red Bull Racing, proporcionó información detallada sobre el manejo, la estabilidad a alta velocidad y la capacidad de frenado del vehículo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La invaluable retroalimentación de Vettel y la gran cantidad de datos recabados en la pista de pruebas permitió al resto de las áreas involucradas trabajar en el desarrollo del diferencial del eje trasero y en el ajuste de la suspensión. Detalles en los que aún se sigue trabajando.

El Q50 Eau Rouge continuará su programa de pruebas y desarrollo, aún falta refinar su desempeño aerodinámico, sin embargo, la decisión de llevarlo a su producción en serie está sobre la mesa y amuy poco de convertirse en realidad.

Sobre 

Comunicóloga especializada –y apasionada– de los medios impresos y electrónicos.

¿Qué opinas?