Adiós cables… la carga inalámbrica es el futuro

Adiós cables… la carga inalámbrica es el futuro

El futuro ya no necesita de cables en muchos de los aparatos que utilizamos actualmente, es decir, usted puede conectar su sistema de sonido a la fuente de transmisión, su teléfono, sin necesidad de colocar algún cable auxiliar, lo puede hacer vía WiFi o Bluetooth®.

De igual forma sus audífonos no necesitan estar conectados, iPhone 7 y Samsung Galaxy S7 ya lo dejaron muy claro. Entonces el futuro automotriz se dirigirá al mismo rumbo, y aunque no es lo mismo recargar un dispositivo de estas características a enormes baterías de iones de litio para animar un vehículo de manera ágil, el futuro es inminente y comienza a partir de ya.

Mercedes-Benz pondrá el ejemplo con el S500e plug-in hybrid, que arrancará ventas el año próximo en los Estados Unidos y próximamente podría llegar a México. Esta tecnología fue desarrollada por los pioneros de la electricidad Michael Faraday y Nikola Tesla, logrando transmitir la energía gracias a la electromagnética sugerida entre dos bobinas.

Con este principio la energía de una bobina se desplaza a la siguiente gracias a que es encasillada en un camino apoyado por la electromagnética, por lo que en un futuro lejano estaríamos hablando que ese camino pudiera ser una autopista.

Este ejemplo también llegará al alto desempeño, pues Porsche Mission E Concept será una realidad hacia el futuro y promete grandes avances tecnológicos enfocados en la deportividad automotriz.

Los pasos  (Ejemplo de Qualcomm Technologies)

352376-qualcomm-halo-wevc-tech

1)La corriente eléctrica fluye desde la unidad de pared o fuente de energía a la almohadilla de carga primaria.
2) La almohadilla de carga primaria transmite la potencia a través de un campo electromagnético a la plataforma de carga secundaria situada en la parte inferior del vehículo.
5) La potencia se transfiere a continuación a través de un controlador hacia la batería

Sobre 

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

¿Qué opinas?