La siguiente estrella de Nissan está lista para competir en LE MANS

La siguiente estrella de Nissan está lista para competir en LE MANS

lemansnissanrs1 En épocas recientes, la competencia GT Academy se ha convertido en un evento importante en la historia de Nissan en Le Mans. En 2011, Lucas Ordóñez, ganador de la primera competencia GT Academy en 2008, se transformó en el primer gamer (jugador de videojuegos) en competir en las 24 horas de Le Mans. Lucas puso su nombre en alto, tomando el podio en la carrera de 2011.

Durante el mismo evento, Nissan invitó a los 12 finalistas de la competencia GT Academy 2011 en Le Mans, para mostrarles dónde podrían tener su primera victoria en una competencia. Uno de los finalistas fue Jann Mardenborough, estudiante británico que ganó la GT Academy sólo unos días más tarde. Dos años después está de vuelta en Le Mans, pero esta vez para competir.

Jann completó su primer año de competencias en el campeonato GT Británico, corriendo el Nissan GT-R Nismo GT3. Él estuvo a punto de ganar el título, llamando la atención del mundo automotor. Al final del primer año, se le había otorgado el estatus de Estrella Naciente (Rising Star) por el Club de Pilotos de Carreras Británicos, y le invitaron a unirse a la Academia MSA y ha sido nominado para numerosos premios, incluyendo un Premio Autosport.

lemansnissanrs2Al inicio de 2013, se decidió que Jann podría competir en Le Mans este año. Como había estado corriendo solo en coches GT, aprendió a conducir vehículos con carga aerodinámica, en preparación para el coche LMP2 que conduciría en Le Mans. Para acelerar su educación en las carreras, se posesionó en el competitivo Campeonato FIA Fórmula 3 Europea Ultra seleccionado en las rondas de la serie británica de Fórmula 3.

Hace apenas dos semanas, Jann consiguió su primer podio F3 y ahora está en Le Mans donde acaba de terminar los preparativos finales para la carrera de su vida.

Uniéndose a Jann en las pruebas de Motorsport Zytek-Nissan Nismo, está el Embajador y piloto del Super GT Racer, Michael Krumm; así como el gamer original que se convirtió en piloto, Lucas Ordóñez. Como la única prueba fuerte a vencer para el equipo en Le Mans, uno de los trabajos principales era completar las 10 vueltas obligatorias al circuito de 13,629 kilómetros, para calificar como participante en la próxima competencia de Le Mans.

“Todo se hizo muy real cuando estaba atado en el auto esta mañana para hacer mis vueltas de novato”, dijo Jann. “La primera vez por la recta de Mulsanne era muy desafiante, ya que tienes una sensación real de la velocidad. Sin embargo, mi pista favorita era Indianápolis, ya que puedes tomar mucha velocidad en la esquina, después de eso, hay muy poco descuido en la bajada, lo que sin duda llama la atención.

“En los últimos dos años, mi vida ha cambiado más allá del reconocimiento”, continuó. “Estar en Le Mans, una carrera contra los conductores que ves en la televisión, es una sensación increíble. No puedo esperar para la carrera. La recta de Mulsanne, las curvas Porsche… todo es tan bueno como todo el mundo ha dicho que sería”.

Lucas Ordóñez sabe todo sobre las carreras de un coche LMP2 en Le Mans, tomando un podio en su debut en 2011 y luego correr con Martin y Alex Brundle en 2012. La carrera deportiva de Michael Krumm le ha permitido competir en casi todo tipo de autos, pero hoy era la primera vez que conducía un coche LMP2.

“Las condiciones eran difíciles como lo fue hoy, medio mojado y medio seco”, dijo Michael. “Es emocionante estar en un auto abierto otra vez y me gustó mucho el torque y la potencia del motor de Nissan. Puedo ver por qué casi todo el mundo eligió este motor ahora. Hoy en día se trata de aprender sobre el auto, encontrar el límite sin tener que pasar por encima. Hemos hecho una buena preparación para Le Mans”.

Sobre 

Cuenta cuentos profesional, con un especial gusto por la velocidad, y una calma innata por vivir mientras el mundo gira a prisa. De gustos extremos nacidos en el ciclismo y luego evolucionados al mundo motorizado.

Aquel que puede pasar horas viajando en una carretera o un instante en las pistas de competencia, aunque viviendo, volando y dejando todo problema en el camino en mi motocicleta. De gustos particulares y enemigo de los autos aburridos que no transmitan sensaciones de manejo.

¿Qué opinas?