#JuevesDeRelojRacing – CHOPARD Mille Miglia

#JuevesDeRelojRacing – CHOPARD Mille Miglia

Chopard Mille MigliaPocas de las extintas carreras continúan celebrándose gracias al legado que han dejado, a las generaciones que han marcado y a la belleza de sus participantes motores como la Mille Miglia, es decir, hasta su nombre suena sensual, italiano, a diseño automotriz y velocidad que deja marcado el asfalto.

Quizá una de las razones más importantes de por qué esta competición continúa entregándonos de qué hablar, sea la relojería y, específicamente, la conexión que la liga con Chopard. Déjeme decirle que en ningún otro “deporte”, que yo recuerde, los italianos han ejercido tal supremacía, y habrá quienes digan que esto se debió a las reglas, pero la verdad es que la bandera italiana ondeó con autoridad durante las 24 ediciones.

Ahora bien, volviendo a nuestro tema de jueves, los rotores encuentran un vehículo de acero, caucho, aceites y velocidad que exhala precisión a través de la muñeca, y es que la colección homónima de Chopard, perteneciente a su línea Classic Racing, es verdaderamente el mejor tributo que pudiésemos rendir a la Mille Miglia.La mítica carrera, hoy en día, es considerada una belleza y un privilegio para quienes pueden correrla, y año con año, Karl-Friedrich Scheufele, Co-Presidente de Chopard, pone su pié en el acelerador de su colección de automóviles antiguos para asistir puntualmente a la competición.

Esta estrecha relación entre la carrera histórica más prestigiosa y la marca se remonta a 1988, el año en el que Chopard se convirtió en marca  patrocinadora de la prueba, un papel que desde entonces jamás ha dejado de desempeñar y al que ha añadido el de Cronometrador Oficial de “La Carrera más bella del mundo”.

Chopard Mille MigliaEl modelo que estamos compartiendo con usted es, nada más y nada menos que un cronógrafo Mille Miglia 2013, que está diseñado con el fin de ser uno de los participantes fundamentales de la carrera, con la misma importancia de un motor, un indicador de nivel o una suspensión. Animado por un “motor” automático dotado de un segundo huso horario de 24 horas, con fechador, la pieza resulta un homenaje al automóvil de competición y a la misma carrera. Totalmente rediseñado, una vez más es la prueba de la enorme atención que Chopard presta a los detalles de todos sus relojes. El  diámetro –de 42,8mm– de su caja está coronada por un generoso bisel de 44mm, una ingeniosa asociación que permite que el reloj mantenga su prestancia y que, al mismo tiempo, consigue que sea más cómodo para las muñecas más finas.

La  Mille Miglia mudó su categoría como “prueba de velocidad” a partir de 1961, no obstante continúa desarrollándose a manera de rallye y aunque ya no consiste en atravesar Italia del norte en ida y vuelta, en menos de 20 horas, no se trata de un recorrido de placer, sino de una auténtica competencia de alto octanaje y de inconmensurable belleza.

 

Ref. 168555-3001 – Edición limitada 2013 en acero

 

Sobre 

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

¿Qué opinas?