¿El Dakar en moto o en coche?

¿El Dakar en moto o en coche?

Y si pudieras correr el legendario Rally Dakar… ¿lo harías en dos o en cuatro ruedas? ¿Alguna vez te has preguntado si cuesta más completar el Dakar en coche que en moto? ¿O qué diferencias hay entre estas dos categorías del rally?Con 5 triunfos en moto y ahora corriendo en coche, Cyril Despres es el más idóneo para comparar ambas clases.

Tras convertirse en uno de los más grandes en la categoría de motos al vencer el Rally Dakar en cinco ocasiones, Cyril Despres decidió que era el momento de dar un nuevo paso en su carrera deportiva y se unió al Team Peugeot Total, con el fin de ir en busca de nuevos retos. Su progresión en las cuatro ruedas ha sido rápida y, en esta ocasión, se enfrenta al Rally Dakar con una importante victoria en el Silk Way Rally.

Las velocidades son diferentes.

Es cierto que con los coches top puedes seguir el ritmo de las motos, pero en realidad cada vehículo se muestra más rápido según el lugar y tienes que adaptarse a eso. Por ejemplo, si pilotas una moto y llegas a un lugar en el que hay un socavón y no puedes ver su profundidad, entonces, básicamente, tienes que parar. En el coche la suspensión es tan buena que puedes continuar.

El coche es menos exigente físicamente.

“Es mucho más físico manejar una moto, pegado en el manillar todo el día”, asegura Cyril. “En el coche se requiere mucha concentración para escuchar al copiloto y tomar la dirección correcta sin verlo con tus propios ojos. Eso no fue precisamente sencillo al principio”.

“En moto tienes mucha libertad y puedes decidir lo que sea en un segundo. El coche es diferente, tienes que recordar que vas sobre un aparato de 1,5 toneladas, así que cuando quieres parar, necesitas una cierta distancia para hacerlo.”

En la moto te pasas la mayor parte del tiempo de pie, por lo que tus rodillas son básicamente parte de la suspensión. Las piernas y los brazos reciben muchas sacudidas como consecuencia de las imperfecciones del terreno, así que tienes que sujetar el manillar muy bien. El coche es menos exigente físicamente porque vas sentado. Sin embargo, en realidad es más fácil que te deshidrates en el coche porque en la moto siempre tienes un flujo de aire alrededor que te ayuda a enfriarte. Las sensaciones que tienes en el coche son parecidas a las de la moto: puedes patinar, perder el control o saltar.

No puedes caerte en un coche.


En general, creo que el coche es un poco más seguro que la moto. Tienes una gran estructura a tu alrededor y ¡no puedes caerte! Tal vez puedas hacerlo si te subes al capó, pero no si estás conduciendo. A pesar de ello, las sensaciones que tienes en el coche son casi las mismas que en la moto: puedes patinar, perder el control o saltar. Realmente me lo paso muy bien con los coches, son mi pasión ahora. El capítulo de la moto está cerrado.

No tienes que preocuparte de la navegación en los coches.

En un coche tienes un copiloto, así que no hay necesidad de preocuparse en exceso por la navegación. La navegación era un aspecto que me gustaba mucho cuando pilotaba motos, me salía de forma natural, sin pensar demasiado, y me siento un poco extraño ahora que ya no la uso.
No hay tantas cosas diferentes que puedas hacer con la moto, pero en el coche son casi infinitas… El aprendizaje de todo esto es el mayor desafío cuando cambias las dos ruedas por las cuatro.

Hay menos parámetros de configuración en las motos.

El coche es mucho más complicado que la moto. Esto significa que hay muchos más parámetros con los que puedes ‘jugar’, y pequeños ajustes que puedes hacer. Al final, no hay demasiadas cosas diferentes que puedas hacer con la moto, pero en el coche son casi infinitas… El aprendizaje de todo esto es el mayor desafío cuando cambias las dos ruedas por las cuatro.

En un coche compartes la responsabilidad… y las recompensas.

Tal vez la diferencia más grande es también la más obvia: en un coche hay dos personas, por lo que las responsabilidades y las recompensas son compartidas. En una moto eres bastante más autónomo, pero con un copiloto la cosa es muy diferente. Él tiene que confiar en mí y yo tengo que confiar en él. Esta seguridad es algo que se tiene que construir y desarrollar juntos. No es necesariamente fácil, pero es muy importante.

Sobre 

Mujer apasionada por el Deporte Motor, siempre tratando de demostrar que las mujeres también sabemos de coches. Mercadóloga de profesión y entusiasta de la fotografía, las redes sociales y el periodismo. Nunca llegué a pensar que mi gusto y amor por los autos me fuera a llevar tan lejos y a dar las mejores satisfacciones.

¿Qué opinas?