Ford, eléctricos y 3 cilindros mexicanos

Ford, eléctricos y 3 cilindros mexicanos

Esta semana se confirmó el proyecto de Ford para su planta en Cuautitlán, el cual consiste en convertirla en un sitio de producción de vehículos eléctricos. Esta noticia es posiblemente la más importante en la historia de este tradicional sitio de producción del óvalo en México. Esta planta ha tenido desde operaciones de fundición de aluminio hasta ensamblaje de camiones, francamente en algunas décadas atrás se han tardado en confirmar el siguiente proyecto y hasta se cuestionó su futuro.

Hoy es una garantía de estabilidad este anuncio, pues se une a las nuevas tecnologías de movilidad, a la nueva era que Ford está viendo en electrificación y, si me deja pensarlo, en el futuro seguramente veremos salir los vehículos que muchos consumidores podrán ya comprar 100% eléctricos. La inversión no es poca y se une a una estrategia global de la armadora que la lleva hacia el siguiente cambio de movilidad en el mundo. Necesaria y a velocidad en su despliegue. Este proyecto fue posible ya que en Michigan necesitaban todo el espacio posible y capacidad para el desarrollo de la tecnología autónoma, con lo que este proyecto necesitaba otra casa y así se anunció para Ford Cuautitlán.

Aún no escucho ninguna noticia o confirmación de algún producto de nueva generación exclusivamente eléctrico para producirse en el país, y como sabemos muchos están en planeación, pero pocos están produciendo estas tecnologías y menos confirmando los planes futuros. Solo recordar que Ford también está produciendo el único sedán de lujo híbrido en el país con el MKZ híbrido en Hermosillo.

 

El nuevo 3 cilindros

Y adicional a esto ya inicia producción el nuevo motor Ford de tres cilindros en el que se ha invertido todo para hacerlo ligero –se dice que el bloque de motor se puede levantar con un par de dedos–, será turbo y además podrá tener potencias de más de 200 caballos de potencia. Sus aplicaciones serán muchísimas empezando con autos que se venden en Europa y de ahí, imagine lo que puede hacer Ford con este nuevo componente. Ligero, económico y potente, hecho en México y si me permite “futurear” un poco, excelente para vehículos híbridos que seguramente estarán en subida de ventas en el mundo. A este motor añada su nueva transmisión en la nueva planta de Guanajuato y tiene una fórmula perfecta de producción en el país. A ello habría que reconocerle los aproximadamente 1,500 ingenieros que tiene Ford México desarrollando y diseñando partes para todos sus vehículos a nivel global, el óvalo sin duda está en el 360 del empleo, desarrollo, producción, exportación y nuevas tecnologías en el país… ahora a descubrir qué vehículo será el eléctrico para Cuautitlán, a descubrir en próximos años…

 

@MemoLiraP

 

 

 

Sobre 

Comunicóloga especializada –y apasionada– de los medios impresos y electrónicos.

¿Qué opinas?