De patentes y cosas mejores: Continental

De patentes y cosas mejores: Continental

La industria automotriz mexicana no son solo las plantas armadoras de vehículos y sus exportaciones, o las grandes inversiones en la logística para mover dichas unidades, o las ganancias de la venta de vehículos, es un círculo perfecto que hemos creado durante los últimos 30 años donde una variable muy importante han sido los proveedores, y junto con ellos, dejar de ser solo productores a pasar a ser parte integral del desarrollo de partes, componentes y tecnologías que estarán en los vehículos.

Las grandes marcas y sus proveedores han puesto la vista en México y sus ingenieros, esos mexicanos que salen de las carreras de ingeniería y que encuentran trabajos que desarrollan su creatividad, conocimientos, inventiva y que mediante la fortaleza corporativa arropan sus esfuerzos para llegar a contar con patentes, piezas o sistemas claves para el futuro y cambiar así el paradigma de no contar con desarrollo de talento en el país.

Se imagina que el auto que manejará en cinco años ya está siendo desarrollado, y el que está a 10 años de distancia catapultará su capacidad tecnológica gracias a la ciencia detrás de los vehículos y la demanda por una nueva modalidad.

Escuche bien, 2,500 empleados en México, 19 plantas productivas, un centro de investigación y desarrollo, 40 años de historia, 23 patentes creados, más de 120 solicitudes para lograrlos y 830 proyectos científicos, y esta semana inaugura un centro donde se tendrán 1,000 nuevos empleos, la mayoría para desarrollo e investigación, lo que representa 40% más de mexicanos empleados en áreas de pensamiento dedicado a ver el futuro de la movilidad con inteligencia artificial.

Hablo de Continental Corporation en México, una compañía alemana que hoy está por los siguientes objetivos de la movilidad, que son cero accidentes, movilidad eléctrica con mucho menos emisiones y la conexión a la red de datos para controlar y hacer más efectivo el funcionamiento y comportamiento de los vehículos.

Súmele los centros de desarrollo de las americanas en México y de algunos otros proveedores y exactamente un país maquilador ya no somos, damos inteligencia de valía mundial a la industria automotriz que se encuentra en el mayor cambio tecnológico que le había tocado vivir.

Soñamos con un país de científicos, hoy tenemos mucho en la industria automotriz.

@MemoLiraP

Sobre 

Comunicóloga especializada –y apasionada– de los medios impresos y electrónicos.

¿Qué opinas?